Ir al contenido principal

¿Os cuento un secreto?



        

Os voy a contar una noticia muy novedosa porque creo que aún no os habéis enterado: "San Valentín está a punto de llegar" Siento muchísimo haberos estropeado la primicia. Os dejo unos segundos para que os recuperéis.
         Como he seguido atentamente las novedades para este día, no porque yo quisiera, sino porque me han bombardeado (y lo siguen haciendo a no ser que funda mi portátil en un momento de crisis anti-Valentín; pido perdón a los pobres Valentines que ellos no tienen la culpa de llamarse así) el email desde todas las empresas/cadenas que os podáis imaginar, creo que he aprendido más sobre todo lo necesario para San Valentín en dos semanas, que en mis cinco años de carrera. ¿Me convalidarían esto por un máster? Bueno, a lo que iba, os voy a dar las pautas para que no os olvidéis de nada. 

1. EL REGALO. Sin duda, no puede faltar el detalle porque es prueba categórica de que amáis. Y hoy en día si no amáis, mala decisión compañeros, no por vosotros, sino por todos aquellos que os recordarán una y otra y otra vez cuál es vuestro defecto para seguir estando solos. Sigamos. Ya no sirven bombones, flores, colonia, NO, NO, ahora estamos en la época del "hazlo tú mismo", conocido como DIY (Do it yourself). A más dinero tienes, más artesanal será el regalo. No os preocupéis, aún estáis a tiempo de hacer algo decente o de al menos comprar algo que no lleven cien más como fotocopias. 

2. EL LUGAR. No podéis ir al mismo bar/restaurante o similar que vais todos los fines de semana, porque eso dará a entender que os habréis olvidado del día y no habéis planificado nada. ¡Un poquito de originalidad, por favor! Porque, claro, uno de los dos debe ser el que dé la sorpresa (sí, lo sé, todos lo estamos esperando, pero abres un poco los ojos y lanzas un gritito y ambos nos creemos que es una sorpresa). Así que yo aquí aplicaría la lógica, ¿quien preparó la última sorpresa?, pues le toca al otro. 

3. LA CENA. Aquí existen dos posibilidades. La primera: si cocináis decentemente se espera que cocinéis algo especial para la ocasión. Especial, especial. No lo único que sabéis hacer. Yo recomiendo cenas ligeras si se pretende continuar con una noche romántica. Moverse con el estómago lleno puede provocar situaciones embarazosas. Muy embarazosas. Esto es para los enamorados novatos: Yo os aconsejo que no arriesguéis con recetas nuevas. Si queréis una noche exitosa, es mejor ir sobreseguro. Os estáis conociendo, cualquier cosa le va a sorprender, excepto las croquetas de tu madre. La segunda posibilidad: si no cocináis bien, hay restaurantes muy monos, asequibles y con buena cocina. Y, además, al día siguiente no tendréis platos que fregar. 

4. LA DECORACIÓN. Este apartado es imprescindible para aquellos que optan por cenar en casa. No es suficiente con una buena cena, ¡no, no! El ambiente debe ser el adecuado para la ocasión. Vajilla, cristalería, mantelería, sábanas, velas, incienso, música, flores,  y un largo etcétera que ya ni me molesto en recordar; y cada uno de ellos debe ser ideal, ideal para la ocasión, no vaya a desentonar para el día. Rojo, por favor, porque si elegís otro color parecéis que estáis llamando al maldito (éste debe ser el hermano gemelo de S. Valentín pero más cabrón) y luego la pareja os echará la culpa por hacer la combinación inadecuada. Y cuidado, no os olvidéis que tenéis la comida al fuego, se os vaya a quemar y se jodió todo y al final tenemos la cena de enamorados en la hamburguesería de la esquina. 

5. LA ROPA. Si creíais que lo que teníais en el armario os iba a servir, siento deciros que estáis muy equivocados. Leerme bien, ¡existe ropa especial para San Valentín! Sí, sí, lo que os digo. Desde hace dos semanas me mandan líneas de ropa con mensajitos de amor, dulces caritas, animalitos enamorados, etc, etc. Y, digo yo, ¿los que no celebran S. Valentín dónde comprarán ropa este último mes? Está complicado el asunto, ¿eh? Porque llevar mensajes cariñosos o esos que parecen confesiones de amor, que solamente entiende quien los lleva, después de estas fechas está out, a no ser que sea la tendencia. Ya sabemos que como sea tendencia, o te rindes o te miran como si fueras un salvaje sin domesticar. 

6. LA ROPA II. Lo siento, pero la ropa interior se merece un apartado para ella sola. Que siendo sincera a esto es a lo único que yo le veo un poco de sentido común, puesto que la finalidad de la noche es amarse; luego, si ya no lo conseguís, deberíais cambiar de táctica o de pareja, la que menos pereza de las dos os dé. Os recuerdo que hemos vuelto al sexo vainilla. No os preocupéis, ya os daréis cuenta porque han retirado los látigos, esposas y el cuero de las llamadas tiendas "normales". Siento si alguno o alguna se ha llevado una decepción, pero bueno, de toda la vida los han vendido en un sex-shop y el sexo se ha seguido practicando. Porque os cuento otro secreto, ¡¡HABÍA SEXO ANTES DE 50 SOMBRAS DE GREY!! ¿Increíble, verdad? Seguro que alguno/a aún lo está procesando.

         Y ya con todo esto podéis pasar una noche de S. Valentín amorosamente ideal. Esperad, creo que me olvido de algo, ah, sí, claro, la pareja. ¿Y qué hago yo ahora con la lista de la compra, con mi vajilla roja, mi vestido de animalitos atontados y el body negro con látigo? Ay, no perdonad, que ahora tocaba el vainilla. Este bombardeo de emails debería haber empezado por lo más interesante: búscate una pareja y después la llenas de complementos. Con derecho a devolución, ¿eh? que como dicen que los buenos ya están pillados y si no vienen defectuosos, ¿qué hacemos los solteros sin pareja?, porque mi madre me dice que ya es tarde para devolverme.


Comentarios

  1. Qué bonito debe ser celebrar un San Valentín contigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé decirte, ya no recuerdo el último. Pero todo es ponerse, oye. Gracias, guapo! Beijos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…