Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018

Inesperado

Tras 10 años casados la rutina estaba más que instalada en nuestras vidas. El trabajo, las extraescolares, los compromisos, la familia... todo parecía estar por delante de nuestra relación. La cama pasó de ser un campo de batalla a un yermo terreno veraniego. A veces me quedaba observándole desde la distancia mientras jugaba con los niños o se perdía en las hojas de un libro y mi entrepierna reaccionaba. El deseo estaba latente, pero parece que nunca sintonizábamos el mismo canal a la vez. Una noche me acosté pronto con un fuerte dolor de cabeza, dejándole a él a cargo de las tareas domésticas y nuestros hijos. Somos más de dividir, pero esta vez el dolor me superaba. Pasadas unas tres horas, aproximadamente, me desperté, pero el frío invadía el otro lado del colchón. Una luz tenue procedente del salón se colaba por debajo de la puerta. Con tranquilidad me incorporé, bebí un poco de agua y descalza me dirigí hacia la claridad. La imagen desde la puerta me pareció hermosa y muy, muy su…

Inspiración sexual

Cada viernes cogía su libreta y su bolígrafo y se dirigía a una pequeña cafetería del centro donde servían una tarta de chocolate exquisita. Desde su rincón observaba el devenir de clientes que entraban a calentar su cuerpo con un café caliente entre las manos. Pero hoy su mirada se quedó parada en el rincón opuesto. Un chico ligeramente más joven que ella, delgado, de pelo castaño claro, ojos oscuros, permanecía de pie. Vestía unos pantalones de pinza color arena y un chaleco granate. Demostraba cierta soberbia, el hecho de saberse guapo. Cuando sus miradas se cruzaron eran juguetonas y ardientes. Él movía sus dedos por la pantalla del móvil a la vez que lanzaba miradas furtivas a la joven solitaria que se perdía entre las líneas de su libreta. Ella fue descendiendo su mirada por el cuerpo de él y notó un ligero movimiento por debajo de la cintura. Esto hizo que sus bragas comenzaran a humedecerse. Se levantó lentamente y se dirigió al baño, pero cuando llegó a la altura de él, se pa…

Nuestras normas

Preparó una cena ligera para compensar el exceso de las cañas del mediodía. Llevaba un moño en lo alto de la cabeza hecho de forma improvisada. Una vieja sudadera y unas mallas eran el resto de su indumentaria. A las doce en punto sonó el portero y ella, extrañada, se acercó el telefonillo a su oído lanzando un suave sí. Al otro lado, una voz ronca, varonil, seguramente influenciada por el frío, el alcohol y algún cigarro esporádico. No se veían con frecuencia, no seguían unas directrices establecidas, pero cuando uno acudía, el otro se unía. No eran una pareja, solo dos conocidos que iban profanándose a través de caricias, besos y orgasmos robados. Se recibieron con un casto beso, alguna frase formal, pero el deseo los atraía mutuamente. Los besos iban delante de las caricias, estas adelantaban a los pellizcos y cuando el calor subió sus grados la ropa fue cayendo con rabia contra el suelo. Él la empujó de cara contra la pared mientras con sus manos iba recorriendo el interior de sus …