Ir al contenido principal

Querido diario

Querido diario,

Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía. 
Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no existía porque al lado de la suya parecía una novata el primer día de carrera.
Olvidé el día que nos conocimos, el día que nos dimos el primer beso, el día que nos hicimos el amor, el día que nos casamos. Ahora sólo recuerdo el día que las caricias pasaron a ser manos levantadas. El día que su voz se alzó para gritar a los cuatro vientos, no su amor por mí, sino su odio hacia este menudo cuerpo, a esta dulce y frágil voz. El día que dejé de amarlo palpita en mi cabeza como un mensaje luminoso de cualquier casino de Las Vegas. Va retumbando de un lado a otro como el eco lanzado al monte.
A lo largo de la vida acabas encontrándote suficientes escaleras como para darte cuenta que es necesario aprender a gatear para después, con el equilibrio afianzado, comenzar pasito a pasito. Sin embargo, mi corazón siente pena porque desconoce dónde está el amor que una vez sentí, el amor que una vez él me juró. Pero, mi mente odia, maldice, culpabiliza a este nuevo ÉL.
Al cumplir mis quince años, me llevé mi corazón en una mochila porque había sido pisoteado y las tiritas no eran suficientes para tapar tanto dolor. Odié y odié. Mi madre se acercó y con esa mirada de ternura, me dijo: "el odio es sólo una palabra, no es un sentimiento. Nunca te permitas odiar a nadie porque entonces el daño será irreparable".
Las heridas no tienen tiempo de curarse. Él se encarga de abrir nuevas para azotar cada vez más esta personalidad. 
Dudo si él se cansará antes de mí o yo recogeré fuerzas abandonadas por otros cuerpos, por otras mentes para poder escapar de esta condena, de mis propias cadenas.
Y, aquí sigo, un día más ocultándome mis sentimientos porque no hay peor mentira que la que me digo a mi misma cada mañana: hoy será diferente, hoy será de quien te enamoraste.+

Comentarios

  1. De verdad, de dónde sacas la inspiración? Es que me encanta... Tan real, tan dramático... ains!!! Muy chulo, de verdad.

    Muchos besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Al empezar a leer pensé que me encontraba ante una historia de amor y no una salpicada por el odio y la ira.
    En momentos como ese hay que ser egoísta y quererse a una misma por encima de todo.
    De nada sirven esas mentiras cuando se es totalmente consciente de cual es la verdad.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó, me hizo pensar en la cantidad de diarios que dirán cosas parecidas a las que expones.A veces es más facil entender a una persona a través de su diario que personalmente, quizás no seria mala idea intercambiar diarios de vez en cuando (siempre que la intención sea buena claro).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ME encantó sinceramente, gracias por escribirme siempre que has podido, significa mucho para mi, te dejo un enorme besote ando cortita de tiempo, que rabia >.<, pero al menos alcanse a escribirte algunas cosas, te dejo un beso enorme :D

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, has conseguido que me cayera una lagrimita mientras leía, recuerdos del pasado...
    ¿sabes cual es el final?
    cuando te paras a pensar si quieres a una persona ya has dejado de quererla. No sería necesario cuestionar tu necesidad a ella si de verdad no sintieras en cada segundo que necesitas su aroma.

    ResponderEliminar
  6. Cómo duele cuando las cosas cambian, cuando las cosas ya no son cómo antes y duele aún más saber que jamás lo volvera a ser. El dejar de recordar los momentos de felicidad, porque son más fuertes y seguidos los recuerdos de dolor y sufrimiento.
    Él final me gustó mucho... Pero no me gustaria que las cosas acabaran así para ella.

    Un beso Guapa (:

    ResponderEliminar
  7. te sigo a partir de YAAAAAAAA!
    me encanta!
    pasate por mi blog noeslocuraesamor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Es tan bonito y a la vez tan triste, ya que olvidó aquellos maravillosos días que fueron loos más felices de su vida, pero fue culpa de él, ya que ahora se dedica a maltratarla, según he podido entender.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Encantador, pero muy triste lamentable es pensar que esto debe ser la realidad de muchas mujeres, gracias por leer mi blog (: cuídate mucho, besos.

    ResponderEliminar
  10. me gusta el blog
    aunque esta entrada sea triste, pero buena

    ResponderEliminar
  11. He vuelto :)
    Prometo ponerme al día con todas las historias
    un besito

    ResponderEliminar
  12. Cada dia se te presenta la oportunidad de cambiar lo que no quieres de ti.! solo hay que ser lo suficiente sabio para apreovecharlas.! Me ha gustado la entrada, como siempre escribes muy bien y plasmas de una forma especial sus pensamientos. Un beso y feliz lunes

    ResponderEliminar
  13. Uf. no sé muy bien que decir. me gusta, te sigo y congratulations por el blog!

    ResponderEliminar
  14. Las tiritas no curan nada, sólo lo hace el tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Describes muy bien una situacion que(desgraciadamente)es demasiado comun..T_T
    Te sigo!^^

    PD:Tu nick a que se debe?Me ha venido a la cabeza la reina Ardid de Olvidado Rey Gudu.XP
    Besos de tinta

    ResponderEliminar
  16. ¡gracias a Dios! no soy el único. en casa me tachan ya de enfermo... es que todo no hay que comérselo, es de mala educación! jajajaja! (:

    ResponderEliminar
  17. A veces el recuerdo es mas fuerte que la realidad. Es confuso, doloroso.
    Me gusta la facilidad con que empleas las letras, como si no lo pensaras, como si simplemente salieran.
    Disculpa la ausencia, una semana bastante complicada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Que bien escribes¡¡¡¡
    muak
    elgatoconestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. Me encanta, sabes transmitir muy bien. Sabias palabras la de la madre. Muy emotivo. Bsos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…