Ir al contenido principal

Desaparecido



Sentada en el borde de la cama, buscaba entre pensamientos de aquella fugaz noche, el porqué de aquella ausencia. Sólo quedaba el olor de su cuerpo y las palabras susurradas a media voz. Apenas tres horas antes, la habitación había sido su campo de batalla. La casualidad quiso que se conocieran por primera vez en una barra de bar, donde ella suplicaba por una pequeña dosis de azúcar. Él, escuchando su dulce voz, osó a invadir un terreno que ahora ya no le pertenecía y le ofreció lo que ella tanto ansiaba, como si fuera una drogata esperando su dosis diaria. Mientras saboreaba los granillos de azúcar, sus ojos permanecieron cerrados, concentrándose única y exclusivamente en aquella labor. Por su parte, él, como quien vislumbra a un ser amado ya desaparecido a los pies de la cama, la observa con detenimiento, como si ella fuera un imán y él una pieza metálica que se siente atraída.
Cuando ella abre los ojos y se fija en él, sus labios susurran su nombre, un nombre que nunca creyó poder tocar, palpar, acariciar. 
Dos miradas incrédulas, penetrantes, temerosas se entrecruzan entre ellos dos. Los gestos se vuelven torpes e inexpertos. Sin embargo, las mentes se liberan, se tranquilizan y pronto recuerdan el pasado que hay formado entre ellos dos.
Al cerrarse las puertas del ascensor, ambos se miran intentando descubrir los ocultos pensamientos del otro. Ella, se acerca temerosa de obtener una negativa, pero él la agarra por la cintura para terminar de atraerla hacia sí; se funden en un beso que dura hasta la décima planta. La camisa de ella es desabrochada, quedando al descubierto un sujetador blanco. Su camiseta ya descansa en el suelo, mientras ella recorre sus pectorales con su lengua. Las puertas del ascensor se abren y ellos salen comiéndose a besos hasta la puerta de su casa, la de ella. Al cerrarse, él la sostriba en la misma, al mismo tiempo que hacer descender sus braguitas por sus piernas. Allí, sin preliminares, él desea penetrarla. Las rodillas de ella por su cintura; vestida sólo con los zapatos de salón y una minifalda, la hace suya para siempre. 
Ella, se pone de rodillas, y saborea su potente miembro. Lengüetazos suaves; recorrido completo por el glande hasta introducírselo poco a poco en la boca. Movimientos de boca y mano al compás, intercalando la suavidad y la rapidez. Despacio. Despacio. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Despacio. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Rápido. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Rápido. Rápido. Parar.  
Él, extremadamente excitado, la tira sobre la cama y la penetra por segunda vez, haciendo que con cada embestida toque el placer, sólo unos segundos antes de que lo toque él. Ésta sólo fue la primera batalla de aquella noche.
¿Volverás a llamar a mi puerta?, pregunta ella. Obteniendo el silencio por respuesta.

Comentarios

  1. Si fuistes buena, volveras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué significa para ti ser buena?

      Eliminar
    2. Hay muchos aspectos en los que ser buena... adivina cual, supongo.

      Eliminar
    3. Estoy siendo buena según el criterio establecido aunque realmente no sé qué valor tiene ni para quien. Una curiosidad, nos conocemos?

      Eliminar
    4. Solo te conozco por las palabras que escribes.

      Eliminar
    5. Perdona, entonces; es que acostumbro a preguntar cuando tengo dudas. Gracias por leerme.

      Eliminar
  2. Ardid, podías haberlo titulado "desaparecido en combate".
    Si no llama él, ya llamaré yo.

    (Veo más fácil que vuelva si fuiste mala)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja
      Lo malo es que sólo piensa en él aunque la esperanza ya se perdió.....
      Mala, buena, callar, hablar, distanciarse, actuar, impulsos......¿de qué sirven?

      Eliminar
  3. Disculpa que no comente pero ando muy liada con cambios en mi blog.
    Mira te dejo la nueva dirección del blog,

    http://elviajeinacabadodeohma.blogspot.com.es/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaré un vistazo durante las vacaciones porque esta semana con tanto curro es una locura. Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…