Ir al contenido principal

Desaparecido



Sentada en el borde de la cama, buscaba entre pensamientos de aquella fugaz noche, el porqué de aquella ausencia. Sólo quedaba el olor de su cuerpo y las palabras susurradas a media voz. Apenas tres horas antes, la habitación había sido su campo de batalla. La casualidad quiso que se conocieran por primera vez en una barra de bar, donde ella suplicaba por una pequeña dosis de azúcar. Él, escuchando su dulce voz, osó a invadir un terreno que ahora ya no le pertenecía y le ofreció lo que ella tanto ansiaba, como si fuera una drogata esperando su dosis diaria. Mientras saboreaba los granillos de azúcar, sus ojos permanecieron cerrados, concentrándose única y exclusivamente en aquella labor. Por su parte, él, como quien vislumbra a un ser amado ya desaparecido a los pies de la cama, la observa con detenimiento, como si ella fuera un imán y él una pieza metálica que se siente atraída.
Cuando ella abre los ojos y se fija en él, sus labios susurran su nombre, un nombre que nunca creyó poder tocar, palpar, acariciar. 
Dos miradas incrédulas, penetrantes, temerosas se entrecruzan entre ellos dos. Los gestos se vuelven torpes e inexpertos. Sin embargo, las mentes se liberan, se tranquilizan y pronto recuerdan el pasado que hay formado entre ellos dos.
Al cerrarse las puertas del ascensor, ambos se miran intentando descubrir los ocultos pensamientos del otro. Ella, se acerca temerosa de obtener una negativa, pero él la agarra por la cintura para terminar de atraerla hacia sí; se funden en un beso que dura hasta la décima planta. La camisa de ella es desabrochada, quedando al descubierto un sujetador blanco. Su camiseta ya descansa en el suelo, mientras ella recorre sus pectorales con su lengua. Las puertas del ascensor se abren y ellos salen comiéndose a besos hasta la puerta de su casa, la de ella. Al cerrarse, él la sostriba en la misma, al mismo tiempo que hacer descender sus braguitas por sus piernas. Allí, sin preliminares, él desea penetrarla. Las rodillas de ella por su cintura; vestida sólo con los zapatos de salón y una minifalda, la hace suya para siempre. 
Ella, se pone de rodillas, y saborea su potente miembro. Lengüetazos suaves; recorrido completo por el glande hasta introducírselo poco a poco en la boca. Movimientos de boca y mano al compás, intercalando la suavidad y la rapidez. Despacio. Despacio. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Despacio. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Rápido. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Rápido. Rápido. Parar.  
Él, extremadamente excitado, la tira sobre la cama y la penetra por segunda vez, haciendo que con cada embestida toque el placer, sólo unos segundos antes de que lo toque él. Ésta sólo fue la primera batalla de aquella noche.
¿Volverás a llamar a mi puerta?, pregunta ella. Obteniendo el silencio por respuesta.

Comentarios

  1. Si fuistes buena, volveras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué significa para ti ser buena?

      Eliminar
    2. Hay muchos aspectos en los que ser buena... adivina cual, supongo.

      Eliminar
    3. Estoy siendo buena según el criterio establecido aunque realmente no sé qué valor tiene ni para quien. Una curiosidad, nos conocemos?

      Eliminar
    4. Solo te conozco por las palabras que escribes.

      Eliminar
    5. Perdona, entonces; es que acostumbro a preguntar cuando tengo dudas. Gracias por leerme.

      Eliminar
  2. Ardid, podías haberlo titulado "desaparecido en combate".
    Si no llama él, ya llamaré yo.

    (Veo más fácil que vuelva si fuiste mala)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja
      Lo malo es que sólo piensa en él aunque la esperanza ya se perdió.....
      Mala, buena, callar, hablar, distanciarse, actuar, impulsos......¿de qué sirven?

      Eliminar
  3. Disculpa que no comente pero ando muy liada con cambios en mi blog.
    Mira te dejo la nueva dirección del blog,

    http://elviajeinacabadodeohma.blogspot.com.es/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaré un vistazo durante las vacaciones porque esta semana con tanto curro es una locura. Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…