Ir al contenido principal

Desaparecido



Sentada en el borde de la cama, buscaba entre pensamientos de aquella fugaz noche, el porqué de aquella ausencia. Sólo quedaba el olor de su cuerpo y las palabras susurradas a media voz. Apenas tres horas antes, la habitación había sido su campo de batalla. La casualidad quiso que se conocieran por primera vez en una barra de bar, donde ella suplicaba por una pequeña dosis de azúcar. Él, escuchando su dulce voz, osó a invadir un terreno que ahora ya no le pertenecía y le ofreció lo que ella tanto ansiaba, como si fuera una drogata esperando su dosis diaria. Mientras saboreaba los granillos de azúcar, sus ojos permanecieron cerrados, concentrándose única y exclusivamente en aquella labor. Por su parte, él, como quien vislumbra a un ser amado ya desaparecido a los pies de la cama, la observa con detenimiento, como si ella fuera un imán y él una pieza metálica que se siente atraída.
Cuando ella abre los ojos y se fija en él, sus labios susurran su nombre, un nombre que nunca creyó poder tocar, palpar, acariciar. 
Dos miradas incrédulas, penetrantes, temerosas se entrecruzan entre ellos dos. Los gestos se vuelven torpes e inexpertos. Sin embargo, las mentes se liberan, se tranquilizan y pronto recuerdan el pasado que hay formado entre ellos dos.
Al cerrarse las puertas del ascensor, ambos se miran intentando descubrir los ocultos pensamientos del otro. Ella, se acerca temerosa de obtener una negativa, pero él la agarra por la cintura para terminar de atraerla hacia sí; se funden en un beso que dura hasta la décima planta. La camisa de ella es desabrochada, quedando al descubierto un sujetador blanco. Su camiseta ya descansa en el suelo, mientras ella recorre sus pectorales con su lengua. Las puertas del ascensor se abren y ellos salen comiéndose a besos hasta la puerta de su casa, la de ella. Al cerrarse, él la sostriba en la misma, al mismo tiempo que hacer descender sus braguitas por sus piernas. Allí, sin preliminares, él desea penetrarla. Las rodillas de ella por su cintura; vestida sólo con los zapatos de salón y una minifalda, la hace suya para siempre. 
Ella, se pone de rodillas, y saborea su potente miembro. Lengüetazos suaves; recorrido completo por el glande hasta introducírselo poco a poco en la boca. Movimientos de boca y mano al compás, intercalando la suavidad y la rapidez. Despacio. Despacio. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Despacio. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Rápido. Despacio. Despacio. Rápido. Rápido. Rápido. Rápido. Parar.  
Él, extremadamente excitado, la tira sobre la cama y la penetra por segunda vez, haciendo que con cada embestida toque el placer, sólo unos segundos antes de que lo toque él. Ésta sólo fue la primera batalla de aquella noche.
¿Volverás a llamar a mi puerta?, pregunta ella. Obteniendo el silencio por respuesta.

Comentarios

  1. Si fuistes buena, volveras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué significa para ti ser buena?

      Eliminar
    2. Hay muchos aspectos en los que ser buena... adivina cual, supongo.

      Eliminar
    3. Estoy siendo buena según el criterio establecido aunque realmente no sé qué valor tiene ni para quien. Una curiosidad, nos conocemos?

      Eliminar
    4. Solo te conozco por las palabras que escribes.

      Eliminar
    5. Perdona, entonces; es que acostumbro a preguntar cuando tengo dudas. Gracias por leerme.

      Eliminar
  2. Ardid, podías haberlo titulado "desaparecido en combate".
    Si no llama él, ya llamaré yo.

    (Veo más fácil que vuelva si fuiste mala)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja
      Lo malo es que sólo piensa en él aunque la esperanza ya se perdió.....
      Mala, buena, callar, hablar, distanciarse, actuar, impulsos......¿de qué sirven?

      Eliminar
  3. Disculpa que no comente pero ando muy liada con cambios en mi blog.
    Mira te dejo la nueva dirección del blog,

    http://elviajeinacabadodeohma.blogspot.com.es/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaré un vistazo durante las vacaciones porque esta semana con tanto curro es una locura. Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños