Ir al contenido principal

Descripciones musicales.

He copiado a peaceNrocky y hecho el juego de la música que ella ha descrito hoy en su blog. Aquí os dejo su enlace, por si queréis conocerla: http://peacenrocck.blogspot.com/
Instrucciones:
1. Coloca tu Reproductor de Música (Windows Media, Winamp, iTunes, etc.) en modo aleatorio (random).
2. Debes escribir el nombre de la canción que aparezca en cada pregunta (no importa si suena tonto).
3. Luego de cada pregunta, presiona el botón ‘Siguiente’ para otra canción.
4. Si lo deseas, pon algún comentario en paréntesis después de cada canción.

- ¿Cómo te describirías?: Una décima de segundo (suspiro!)
- ¿Qué te gusta en una persona?: Y a mí qué (...)
- ¿Cómo te sientes hoy?: Domingo Astromántico (pero estamos a sábado)
- ¿Cuál es tu propósito en la vida?: Mis demonios (atrévete a vivir) (sin palabras)
- ¿Cuál es tu apodo?: Tienes que hacerlo por tí.
- ¿Qué piensan tus amigos de ti?: Agustera.
 ¿Qué piensas de tus padres?: Si te marchas (no es que pegue mucho, la verdad).
- ¿En qué piensas muy a menudo?: Que mas da.
- ¿Qué piensas de tu mejor amiga?: Mi oscuridad (o mi iluminación) Dos caras de la misma moneda.
- ¿Qué piensas de la persona que te gusta?: Dicen por ahí.
- ¿Cuál es la historia de tu vida?: Si yo fuera un chico (los comprendería, o no).
- ¿Qué quieres ser de mayor?: Acariciándote (se supone que ya soy mayor, uff)
- ¿En qué piensas cuando ves a la persona que te gusta?: Cuatro canciones.
- ¿Qué tocaran en tu funeral?: Nada es infinito. 
- ¿Cuál es tu hobby?: Marta tiene un marcapasos.
- ¿Cuál es tu mayor miedo?: Una de Haze de 3ª Round.
- ¿Cuál es tu mayor secreto?: Una juventud perdida.
- ¿Qué piensas de tus amigos? En la línea.
- ¿Qué opinas de este test?: Me llaman Octubre. (pero nací en Noviembre)
- Yo tengo: Mala, mala (memoria para algunas cosas)
- Yo deseo: Galopa (.....)
- Yo odio: Enamorado de la moda juvenil. (qué melancólica!)
- Yo escucho: Manuela canta saetas (de Marea)
- Yo le tengo miedo: Otra sin nombre, pero esta vez heavy.
- Yo no estoy: La prinsión invisible.
- Yo lloro: El rastro.
- Yo pierdo: Fruta variada.
- Yo necesito: Nunca es tarde.
- Yo le debo: Consejos de amiga. (nunca vienen mal)
- Me duele: Hoy gano yo. (me encanta!)

Comentarios

  1. jaja, mola el juego!!! pero en mi reproductor casi toda la música es en inglés, no quedaría bien U____U

    ResponderEliminar
  2. huu no conosco ninguna cannion u.u
    las buscare xDD
    quedo henial esa de "en que piensas mas a menudo"
    saludos :DD

    ResponderEliminar
  3. Muy bien inventado este juego si señor, pero coincido con el otro comentario, muchas de mis canciones están en inglés.
    Y por cierto, de hacerle cambiar de colonia nada, ya he aclado que adoro la de Hugo Boss jiji

    ResponderEliminar
  4. Debería probarlo... haber si saco algo de tiempo... Bueno bueno, te leo miss.Ardid.

    ResponderEliminar
  5. Sirve para evadirse, Symmetry.
    Gracias por pasaros, chic@s.

    ResponderEliminar
  6. Tendre que probar a ver que onda...
    Vale las respuestas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el juego,lo mismo te lo copio jeje
    (¡sólo conozco un par de canciones! tengo que ampliar mi cultura musical)

    ResponderEliminar
  8. No te preocupes, Ms Cyanide, la mía es bastante limitada. Eso sí, algunas parecen escogidas a posta.
    Besos, Alexander.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…