Ir al contenido principal

Rompiendo la rutina.

El día había sido abrumador. Estela se había pasado la mañana respondiendo larguísimos emails, difíciles de descifrar debido a la falta de vocabulario, tendencia juvenil. El teléfono no paró de sonar. Dudas y dudas antes de partir. Sonrisas agotadas se intuían en su mirada. Al llegar a casa, sólo deseó tender su cuerpo, sentir el frescor que aparecía por la ventana y dejarse mecer por el atardecer. No le escuchó llegar. Sólo sintió cómo su mano se deslizaba entre sus piernas. Sintió el calor que su cuerpo desprendía por su espalda; una pequeña hilera de sudor recorrió su espalda, removiendo su cuerpo, agitándola de su dulce sueño. Abrió sus ojos cuando los de él se posaban sobre los de ella. Sus labios estremecieron su cuello, alterando cada poro de su piel. Su cuerpo desnudo se le ofrecía a ella. Estela llevaba una vieja camiseta y los culotes, que desaparecieron en un pestañear adormilado. Eran dos cuerpos agotados por la rutina diaria, pero dispuestos a complacerse. Trayecto marcado por el suave sabor de unos labios, desde su cuello hasta su ombligo. Caricias lentas recorren su espalda. Pellizcos en nalgas. Chupones en cuello. Agitación. Sudor. Placer. Calor. Sonrisas salvajes. Cuerpos complacidos. Orgásmico placer. 
Ahora, sólo son dos cuerpos tendidos, desnudos, sudorosos, agotados por el placer. El placer de que los sueños, mojados sueños, hayan sido la realidad, su realidad.

Comentarios

  1. Grrrrrrrrr =)
    Tienes un don para la descripción en términos eróricos, lo haces tan bien que así da gusto!
    Solo dan ganas de releer y releer =)

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  2. Bastante pasional pero muy buena como simpre.!! Que tengas un excelente finde ;)

    ResponderEliminar
  3. GUAU!

    pd: nueva dirección de blog - sanfranciscoroad.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Una descripción perfecta, no brusca ni bruta, no bestia....

    ^^ un besito y como verás te sigo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay omá! Esto es erotismo puro y duro, con elegancia. Me ha encantado

    Besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  6. Y es que aunque estes cansada... hay cosas que siempre apetecen. Besos y gracias por tus comentarios...!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo venía a comentar tu texto,pero entonces he reparado en la columna de la derecha y he visto mi blog.Muchas gracias por darme esa publicidad, en serio,gracias.

    Y ahora sí,me centro en lo que quería decirte.Me han sorprendido (para bien)algunas expresiones que has utilizado,le dan un toque especial al texto =) Además,hacen que el texto sea erótico pero de forma sutil,sin que resulte demasiado gráfico y eso me gusta.

    ¡Un besazo! (Me has alegrado el día)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Tu blog es genial.¿afiliemos, te sigo y me sigues? Mi blog es en ingles pero ay traductores en el pagina. Si te animas avisame y me dejes el link de tu blog para poder encontrarte...

    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Oh, Warcry de fondo(L)

    Los días de rutina, de estresante trabajo son horribles -.- Pero nada mejor que terminen como los de tu texto (: Creo que se compensan.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta en la manera que das cada detalle. Hace que cada persona que te lee, viaje a través de tus palabras.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta que no se digan ni hola y que vayan directamente a esto. Me encanta.

    ResponderEliminar
  12. Precioso!!! Lo mejor después del trabajo es la muestra de amor que alguien te da.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  13. Ardid, muchísimas gracias
    por tu comentario tan bien recibido como siempre!
    Siento el retraso!! Creo que me voy a tomar un tiempo de descanso. Besitos y cuidate!!

    ResponderEliminar
  14. ¿quien no rompería la rutina de esa manera? ¡me vuelven loca!
    muá

    ResponderEliminar
  15. Me encanta :)
    Y adoro tu forma de describir estos momentos^^

    ResponderEliminar
  16. Me desees lo que me desees, sé que tus deseos siempre son buenos. Gracias de nuevo por tu comentario y tus ánimos. PD: me dí cuenta de que escribir es lo que me hace sentir en el camino correcto... Besitos!!!! Cuídate

    ResponderEliminar
  17. Yo también quiero que rompan mi rutina de esa manera O_O

    Un beso guapa!

    -Da-

    ResponderEliminar
  18. Wo, me sonrrojé ><
    haha excelente relató como siempre
    me encanta leerte ;P un besito enorme ♡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…