Ir al contenido principal

25

         Sólo quería agradecer a los veinte y cinco seguidores, a los que llegaron los primeros y a los que acaban de aterrizar en este rincón, que me leáis asiduamente así como por los comentarios que me brindáis. Me encanta compartir con vosotros mis inquietudes y poder aprender de las vuestras. Simplemente, ¡gracias!

Comentarios

  1. TE SIGO!
    Yo tambien llevo poco por este sitio, y la verdad es que me hace mucha ilusion cada vez que veo un seguidor más o un granito de arena más!
    UN BEEEESTEE

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por compartirlas con nosotros...

    ResponderEliminar
  3. Encantada de descubrir tu rinconcito! Nos vamos leyendo.
    Petó!

    (Creo que la mini falda delataba que ya estaba seducida por alma oscura, yo también hubiera ido así a la cita...)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti =)

    Tengo que ponerme al día con todos los blogs,que con esto de las vacaciones he estado un poco descolgada!

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Ardid, wapa siempre eres de las primeras que me comenta, y te lo agradesco enormemente, significa mucho para mi, leerte a ti, me encanta, la verdad si puedieras escribir más yo leeria de igual manera todos tus textos, te dejo muchos besitos guapas, y no tienes nada que agradecer se te quiero besos

    ResponderEliminar
  6. una entrada genialmente apropiada para agradecerte a ti que te pases y encima dejes tu escupitajo, ¡gracias!

    ResponderEliminar
  7. alguno mas te sigue ya, muy bueno el de alma oscura :)

    ResponderEliminar
  8. Yo soy nuevita, recien comienzo a leerte (:
    Q estes bien.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Fluir

Mis nalgas rozan tu cuerpo mientras te dirijo una mirada de disculpa. Tu mano permanece sujeta a una copa de vino y en tu mirada vislumbro la rabia por sentirme y no tenerme. Mis tacones se van alejando de ti y con cada peldaño que desciendo mi minifalda es agitada como si el viento deseara revelar mis secretos. Nos separan algunos metros, pero siento el calor de tu mirada en mi entrepierna. Veo tus susurros en la oreja de otra, tus labios acariciando su piel, tu sonrisa traviesa, pero tu mirada fija en mí, en mis ojos; divisando cómo muerdo mis labios, cómo muevo mis caderas al compás de la música. Tal vez tu mano empiece a descender y tal vez veas pasar mi trasero cerca del tuyo; tal vez te susurre desde la distancia “mis labios hubieran deseado a los tuyos”; tal vez hubieras agarrado mi mano, hubieras girado mi cuerpo y me hubieras robado un beso lento, sabroso, caliente, húmedo. Sin embargo, aquí seguimos, separados por cuerpos embriagados de alcohol, pero carentes de pasión. Dejo…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…