martes, 27 de diciembre de 2011

Mi castigo, mi condena

Y todos pagamos por nuestros malos pensamientos, por nuestros errores, por el dolor repartido a nuestro alrededor. De nada sirve que el día treinta y uno quememos el sufrimiento porque éste seguirá perdurando en nuestro pensamiento y en el de aquellos que fueron diana de inconscientes flechas de dolor. Rompes fotos en mil pedazos para borrar un pasado que una vez existió, pero cierra los ojos y piensa que inspiró cada una de ellas: momentos de improvisación, de locura, bajo el hechizo de su encantamiento. Búscate entre letras perdidas y conversaciones guardadas, porque de tanto desear encontrarte acabaste olvidando el porqué de esta búsqueda. Ni eres, ni fuiste, ni serás más que la sombra de un perfil mal diseñado. Una acumulación de caos que perdió el camino de tanto esperar en la estación por un tren sin destino ni confirmación, que nunca pasaría por esta parada llena de incertidumbre y polvo de sentimientos. Y cumple el castigo de tu condena bajo la sombra de nuevos temores que te susurran cada noche detrás de unos párpados a medio cerrar.

9 comentarios:

  1. buah! pasa de miedos nuevos...no te pegan para este 2012!;)
    Media verónica!:)

    ResponderEliminar
  2. Una mitad que se hunde en un océano oscuro. En una fosa abisal que poco puede sino cobijar entre sus frias aguas los lamentos más oscuros del hombre.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, esto si que es nuevo!!!! Gracias por la invitación...

    Que comiences un muy buen año!!!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Poetadebotella. Ya no sé ni lo que me pega. ;)
    Symmetry. No lo hubiese descrito mejor.
    La Novia. A ti, por pasarte. ;) ¡Ojalá! Que en 2012 vuestros sueños sean una realidad.

    ResponderEliminar
  5. Una vez más, un texto increíble.
    Coincido contigo, pero tal vez sea el momento de reinventarse.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  6. Eso iba a decir, que las cosas cambien para el 2012 :)

    ResponderEliminar
  7. Tal vez sea el momento, Nelly. Besos.
    En tres semanas mi vida cambiará, Miqui, sólo depende de que sea para bien.
    SweetElizabeth. El tiempo lo dirá.

    ResponderEliminar
  8. Espero que el cambio haya llegado o este en ello..

    ResponderEliminar

Confesó