Ir al contenido principal

¿Lo probamos?


-¡Chist, calla!

-¿Pero esto no lo puedo utilizar?

-No, eso tampoco.

-Pues, no sé yo si me va a gustar, ¿eh?

-Déjame a mí y verás como te gusta. Colócate ahí. 

-¿Dónde pongo las manos?

- Tus manos irán agarradas a este par de pañuelos negros. ¿Te aprietan?

-No, así están bien. Lo has hecho para evitar que te toque.

-No.

-Ah, ¿no? ¿Y entonces por qué ha sido?

-Para que tú no evites que deje de tocarte a ti.

-Te aseguro que no vas a conseguir mucho sólo con un par de besos.

-En ese caso, no te importará que también te ate por los tobillos, ¿verdad?

-No conocía este lado tuyo, le dijo él con la mirada traviesa.

Mientras ella cerraba el nudo del tobillo derecho, levantó su mirada hacia él y sin nombrar palabra, continuó con el tobillo izquierdo.

-Ahora sí cumplirás la norma, sentenció ella.

Sólo había una, la única era dar placer sólo a través de los labios. Estaba prohibido el uso de cualquier otra parte del cuerpo para generar placer.

Posó sus labios húmedos sobre su cuello y le besó muy lentamente, consiguiendo estremecer todo su cuerpo. Y fue recorriendo su piel con besos cortos hasta la altura de las vértebras. Allí, detuvo sus labios durante unos largos e intensos segundos, tratando de extraer todo el sabor de él y llevárselo en su boca. Él trataba de obtener el control de su cuerpo, que reaccionaba a los impulsos creados por ella. 

Desde el final de su cuello fue lamiendo con la punta de la lengua hasta el inicio de sus labios, que redibujó con la misma, para después abrirse espacio dentro de su boca. Él besó apresuradamente, ansioso, mordisqueando los labios de ella y cuando él más la pedía, ella abandonó el terreno para continuar transitando el cuello con pequeños besos hasta llegar al pecho. Entonces, ella se incorporó y así, a horcajadas sobre él, mirando su torso redibujado por los músculos, le miró a él. Éste pensó que ella rompería las reglas y no se resistiría a transitar sus manos por el escaso pelo que le creció en los pectorales. Sin embargo, ella dejó caer su cuerpo para justo a tiempo frenarlo con las manos apoyadas sobre el colchón, mientras su mirada estaba centrada en los ojos de él. Levemente decepcionado, tal vez. 

Recorrió con toda su lengua los pectorales hasta la altura de las ingles y volvió a subir para mordisquear sus pezones, para chupárselos. Entre sus muslos, notó como el juguete de su compañero había empezado a jugar a solito. Y ella sonrió para sí. Besó toda la línea del bóxer, aún a pesar de que éste se rindió hace ya rato sobre la alfombra del salón. Siguió bajando y, mientras él estaba ansioso por recibir algún agasajo en su compañero de batalla, ella optó por continuar besando desde el empeine de su pie hasta su muslo. Besos delicados, lentos, carnosos, húmedos. Al llegar al final del muslo, ella humedeció sus labios con la punta de su lengua y besó la punta de su pene introduciéndolo una pizca en su boca, lo justo para que él sintiera su calor, su humedad. Después, con su lengua recorrió todo el pene de arriba a abajo y de abajo a arriba con sus labios cerrados como si tocara una armónica. Para nuevamente introducirlo con suavidad en su boca, pues sus manos no podía usar. Lo lamía con los labios muy lentamente. Y él emitía pequeños gemidos, mientras mordía sus labios. Sus ojos estaban a medio cerrar. Ella sentía como el placer fluía por su piel, como su pene permanecía erecto y en cada roce de sus labios el fin estaba más cerca de ella hasta él decir ¡PARA! pero ella no estaba allí para cumplir órdenes, sino para imponerlas.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Un relato que levanta... el ánimo del lector, que anima a continuar hasta un final que me parece resuelto con gran maestría. Bueno. Muy bueno. Y cálido, muy cálido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya transmitido calor. Te insto a que lo pruebes y seguro que te transmite algo más.

      Eliminar
    2. He seguido tu consejo y ¡no me llega la lengua al pene!
      Voy a necesitar ayuda.

      Eliminar
  3. jajaja si te hubiera llegado es que serías más pequeño de lo que imaginaba ;) La ayuda si se necesita, se necesita....

    ResponderEliminar
  4. Uhmmm... Habia olvidado la suave caricia que suelen ser tus palabras. Nunca te has detenido frente a las inhibiciones y ahora que cuentas con mayores herramientas narrativas te has vuelto mas seductora. Como siempre ha sido un placer casi sexual.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan halagador, Alexander. Trato de ir mejorando aunque no siempre se consiga plasmar todo lo que se aprende. Me alegro de que te haya gustado. Te debo una lectura. ;) Beijinhos.

      Eliminar
  5. Me ha encantado, una narración delicada, transparente y seductora. Muy bien usado el diálogo y un final clavado. Sigue así ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, niña. Parece que estoy aprendiendo cosas nuevas ;)

      Eliminar
  6. Y siempre es bueno leer tus comentarios, y tu blog :)

    ResponderEliminar
  7. Probémoslo!!! :) muy buen relato... en tu línea provocadora... Anímate un dia a sacar un libro!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Si lo pruebas, ya me cuentas qué tal el resultado. :P
    Gracias, pero a mí eso me queda muy grande. Tengo mucho que recorrer aún y que aprender.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Y usted, lo has probado? o solo es producto de tu imaginación? Perdone mi curiosidad pero sus líneas incitan a..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero me llama de usted y después me trata de tú, debería aclararse, ¿no cree? ;)
      He de reconocer que el juego sí, pero lo acontecido es algo que me guardo para mí. ¿No se anima a probar?

      Eliminar
  10. Perdone, no todos somos tan buenos escritores ;). No, yo no he tenido tanta suerte, pero bueno, con la imaginación a veces es suficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpeme no quería ofenderle :(
      Parece que la imaginación es lo único que nos queda a muchos........

      Eliminar
    2. Entonces ya sació su curiosidad sobre mi? 😏

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.