Ir al contenido principal

Sueños de medianoche


Nos escondimos en aquel viejo cuarto, tras las escaleras de la segunda planta, después de la sala de ordenadores de los de segundo de carrera, ¿te acuerdas? Dos pares de vaqueros tirados sobre el suelo. Mi camiseta sobre el pomo de la puerta. La tuya, sobre la pila de viejas CPU, de una generación ya olvidada. El aire la ondeaba como la bandera de un barco pirata reclamando su territorio. Golpeaste mi espalda contra la puerta, sujetando con firmeza mis brazos por las muñecas, quedando a tu merced. Me clavaste tu mirada con tal intensidad, que aún hoy sólo necesito cerrar los ojos para sentirla sola para mí. Me susurraste al oído derecho que cerrara los ojos y cuando mis párpados se bajaron sentí tus labios recorrer lentamente mi cuello hasta la clavícula, haciendo estremecer todo mi cuerpo. Tu lengua saboreó mis pezones haciéndolos endurecer. Ibas bajando hacia mi ombligo; tus manos acariciaban las curvas de mi cuerpo. Sutilmente retiraste la última pieza que cubría mi cuerpo, quedando a tu merced. Sin embargo, me clavaste tu mirada; tus labios se posaron sobre los míos salvajemente. Mis manos revolvían tu pelo. Tu brazo derecho se pasaba por detrás de mi cintura atrayéndome hacía a ti. Me deshice de tus brazos para recorrer tu cuerpo con mis labios, hasta llegar a la altura de tu ombligo. Tu pene erecto solicitaba mi compañía. Mi mirada se volvió traviesa al encontrarse con la tuya. Empecé a acariciar tu pene con mi mano para darle la bienvenida. Movimientos suaves, movimientos rápidos. Gemidos. Labios. Lengua. Hacia dentro. Hacia fuera. Más gemidos. Lento. Rápido. Muy rápido. Parar. Mi cuerpo se incorporó recorriendo tu torso con la punta de mis dedos hasta encontrarnos nuevamente. Un beso dulce, suave, lento.
Las embestidas fueron salvajes, rápidas. Nuestros cuerpos sudorosos, entrelazados, se movían al compás. Los gemidos al principio imperceptibles, salieron en grito de mis labios, trayéndome a la realidad, alejándome de tus caricias, de tus besos, de tu penetrante mirada.
Sola, en la oscuridad de mi habitación, abrazada a mi almohada, con el calor en mi ser, me dediqué tus últimos recuerdos.

Comentarios

  1. Ardiente texto.
    Me alegra que haya vuelto tu sensual inspiración ;)
    Un Beso

    ResponderEliminar
  2. Eres de las pocas personas de las que me gusta leer relatos de este estilo.Creo que con eso digo todo ;)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los tres. Con vuestros comentarios, me animo a ponerme delante del ordenador a seguir exprimiendo mi inspiración. Beijinhos. ;)

    ResponderEliminar
  4. Wow, ha subido la temperatura...

    ResponderEliminar
  5. Salto la canción de "te mentiria", asique tuve que ponerme mi propia BSO. El texto genial, directo, con el punto de obscenidad justa y necesaria. ¿Qué más puedo pedir a parte un aplauso para la escritora?

    ResponderEliminar
  6. joder, es tan visual... podrías dedicarte a esto del relato erótico eh! jaja no, en serio, está genial! me uno al aplauso de Symmetry.

    ResponderEliminar
  7. Fabuloso relato!!!!! Muy, muy erótico y sensual...

    Un final espectacular, seguí exprimiendo que van saliendo maravillas

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Que ganas tenía ya de leer un relato erótico hecho con gusto. Tenías razón si me gustan que mejor que pasarme por aquí. Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Como siempre, no decepcionas. Mira, he estado leyendo el blog, y cuando he abierto el tuyo lo he dejado hasta el final, proque quería prestarle la atención que necesitaba. Sabes, en mi última entrada quería contar sobre el SOS, pero he escrito, y aunque no te lo creas ha sido por ti. Porque creo que eres de esas personas que me lee porque de verdad te gusta como escribo. Y es lo que he intentado hacer, esforzarme en escribir algo nuevo, mejor o peor, pero si lo escribo, y lo intento seguro que avanzo. Tu me motivas con el blog, con tus comentarios sinceros y yo igual, te dejo los mios. Esta entrada ha sido genial, proque has descrito una situacion totalmente tensa, llena de pasión que al final no se reduce a ese momento sexual, si no a algo más, creo que no era el sexo lo que querías simbolizar. Sabes lo emjor de cuando escribes esq cada uno lo entiende a su manera, y yo he podido entender este texo a la mia. ME pase comentando :D

    ResponderEliminar
  10. Gracias María por pasarte. La finalidad es poner un poco de "calor" en nuestras vidas. ;)
    Symmetry, yo también hubiera elegido un BSO diferente. Algo más heavy en mi opinión. Me alegro de que te haya gustado.
    Me gusta eso que dices "tan visual", Sam, porque me hace ver que te has introducido en el relato, que me encanta. ;)
    Gracias a los tres por pasaros y comentar, ¡me motiva!

    ResponderEliminar
  11. Gracias a La Novia y Espérame en Siberia por vuestros comentarios positivos. Seguiré exprimiendo a ver qué sale. ;)
    Bienvenida, Darksoul, y me alegro de que te haya gustado. Espero que te guste lo que hay por aquí perdido. ;)

    ResponderEliminar
  12. Para terminar, pero no menos importante, he de reconocer que echaba de menos tu comentario, Big.Small.Big.Small.
    No te preocupes, puedes extenderte lo que quieras, suelo leer bastante rápido. Y tienes la misma costumbre que yo, dejar para el final los blogs que más significado tienen para mí.
    Yo he de confesar que mi motivación para abrir este blog fue (sin él saberlo) un amigo, Fer Alcalá (www.fernandoalcala.blogspot.com. Me he sonrojado al leer tu comentario. No puedo decir otra cosa: ¡¡¡Gracias!!!
    Creo que la única forma de avanzar y mejorar es escribiendo y leyendo mucho. A mí me gusta leerte, porque trasmites a través de las palabras una visión de la vida fresca, juvenil, pero no por ello exenta de dolor.
    Como bien dices cada texto genera una serie de sentimientos diversos según cada lector; tal vez alguno coincida con lo que yo pretendía trasmitir o no. ;)
    Al final, yo también me he extendido. XD

    ResponderEliminar
  13. Un besito , lindo blog (:
    http://hastamiultimorespirar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. esta muy bien descrito todo señorita, lograste crearme la imagen en mi cabeza!:)
    muah

    ResponderEliminar
  15. Es precioso todo
    te sigo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…