Ir al contenido principal

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO
Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza.
Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió una ligera sonrisa. Cuando él salió por la puerta, se levantó, recogiendo cada plato, cada vaso con la calma que la caracterizaba. No pronunció palabra.
-Mama, ¿estás bien?, le pregunté con preocupación. Se me quedó mirando unos infinitos segundos, para acabar respondiéndome: sí, hijo, mientras esforzaba una sonrisa, que nada tenía que ver con la suya verdadera.
-Papá volverá pronto, seguro, quise tranquilizarla.
-Sí, claro, respondió y siguió introduciendo los platos en el lavavajillas.
Todo ello hubiera sido sólo una anécdota, desagradable, pero anécdota al fin y al cabo, si el domingo no hubiera visto a mi padre andando tranquilamente por el centro comercial norte. Su andar era ligero, como si supiera exactamente dónde tenía que ir. Pestañeé varias veces porque pensé que era mi mente proyectando lo que mi corazón deseaba, pero volvió a pasar por el otro lado del cristal. Esta vez llevaba una pequeña bolsa, de una tienda de artesanía del lugar. Mi mandíbula se quedó congelada, sin que el bocata llegará a rozar mis labios, mientras mis ojos seguían su trayecto hasta la salida. ¿Qué hacía en la zona norte cuando se suponía que estaba en un país perdido?, me bombardeaba a mí mismo. Era tal mi perplejidad que me aventuré a preguntarle a mi madre cuándo regresaba él y me respondió un poco irritada que había habido complicaciones y no podía regresar hasta la semana próxima. Decidí dejarlo estar y esperar su regreso. Buscaría una explicación lógica.


LA ESPOSA
Sé que debo abandonarle. Me repito una y otra vez, pero me duele tanto separar a mi chiquitín de su padre que siempre vuelvo a perdonarle. Sus ausencias prolongadas que cada vez duran más tiempo, sus malas palabras alegando que fue “un mal día” en el trabajo, su estrés que acaba dejando señal en mí. Sé que nunca le haría daño a Héctor, pero realmente estoy tan segura de ello. Todo fue tan idílico, tan mi propio cuento de hadas que sin darme cuenta mi príncipe se convirtió en mi verdugo. He tenido suerte de que las heridas fueran leves, pero ¿y la próxima vez? ¿Quién me asegura que no va a golpearme con más fuerza? Trabajo, trabajo, trabajo, ésa es su excusa. ¿Si no me irritaras tanto? ¿si no fueras tan pesada? ¿si ese niño dejara de llorar de una puta vez? Y yo asumo mi parte, por no hacerlo mejor, por no ponérselo más fácil. Con él siempre me equivoco. Antes esperaba emocionada su regreso. Ahora le pido a Dios que no regrese. Nunca escucha mis plegarias. Debo abandonarle, me digo a mí misma, suspirando para mis adentros.
-Cariño, ya estoy en casa, ¿qué tal está mi machote?, pregunta con cierto interés.
-Hola amor, ¿qué tal ha ido tu viaje? ¿has tenido que trabajar mucho?
-Así me gusta, querida, siempre interesada en mí, pero mi trabajo no es asunto tuyo y lo sabes. Lo complicado déjamelo a mí. Te he preguntado cómo está el niño, dijo con tono severo, a la espera de una respuesta, pero sin perder la sonrisa.
-Ha estado con gases, pero hoy está mejor, respondió ella mientras estrujaba un trapo de cocina entre sus manos. Se acaba de dormir, le adelanté.
-Bien, bien, así me gusta. Prepárame un vermut con patatas, mientras yo me cambio de ropa y quítate eso, pareces mi madre. Compórtate como una esposa, le advirtió con su eterna sonrisa.
Preparé rápidamente su aperitivo para poder cambiarme a su “uniforme”: una falda negra no demasiado corta, pero tampoco muy larga, para que él pudiera acariciar mis muslos a su antojo. Una camisa blanca que dejaba vislumbrar unos pechos de gran diámetro. Por suerte, esta vez el niño no se despertaría. Receta de antaño que le tendrá dormido unas cuantas horas al menos. ¡Pobrecito mío!
Me mira desde su sofá con un largo puro entre los labios. Mueve su dedo para atraerme hacía él, mientras me guiña un ojo. ¡Quién me iba a decir que lo que un día amas, al siguiente lo odias!
LA MUJER
Vi como los miraba en la pantalla. Una foto de familia feliz. Un bebé entre sus brazos y su esplendorosa sonrisa. Pero iba pasando las fotos y me fijé en ella. En su mirada. En cómo las arrugas iban invadiendo su rostro. Esa mirada se iba volviendo triste en cada foto. Parecía tan machacada. Él estaba tan feliz. Sin embargo, nunca me lo hubiese imaginado. Aquel video. Ellos dos juntos. Atada, amordazada, semidesnuda, suplicando que parara y él continuaba, sin oírla, presa de su deseo, el único que importaba. Tan indefensa. Tan sola. No éramos nosotros solos. Tenía otra vida, allá dónde fuera, pero desde cuándo y porqué. Mi vida se desmoronó en aquellos instantes, pero sentí rabia, dolor por aquel rostro. Si lo del video ya había cruzado los límites, qué más no estaría pasando aquella otra mujer, aquel pequeño.
De repente, mis pensamientos se sobresaltaron al escuchar el tintineo de un juego de llaves en la puerta. Estaba de regreso. Otra vez. ¿Cuánto dolor habría diseminado esta vez?
-Cariño, ya estoy en casa, ¿qué tal estás? ¿y el chico?, saludó él.
-Salió con los amigos, dije yo mientras me obligaba por esbozar una sonrisa. He hecho lasaña para cenar. Ponte cómodo y en diez minutos cenamos.
-Genial. ¿estás bien, cariño?, preguntó él con interés.
-Una ligera migraña, me excusé yo. Ves que si no se enfría la cena y me giré hacia el horno para evitar su mirada.

No tuve otra opción. No fue por mí. Lo hice por ella, por su hijo. Él no tenía derecho a arrebatarles la vida lentamente. Dormía con un maltratador, con un violador, pero yo tuve la suerte de ser la primera. Con nosotros era amable, aunque lo justo. Nunca vi besos o abrazos a mi pequeño. Me decía que le costaba expresarse, ya sabe, pero él era así. No tuve otra opción, señor agente. Quise devolverles la esperanza que él les había arrebatado.

Comentarios

  1. llevo un tiempo leyendo tu blog y anoche tuve un sueño contigo jajaj super divertido! Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, lo importante es que mis historias fomenten la imaginación y os hagan pasar un buen rato. Espero que sigas disfrutando leyéndome.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gustaría contarte el sueño, ¿tienes alguna dirección donde te pueda escribir en privado si te parece bien?

      Eliminar
    2. Tal vez el significado de diversión no es el mismo para ti que para mí. De cualquier forma, si quieres hablar de mis textos, puedes escribir a ardid.orquidea@gmail.com

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…