Ir al contenido principal

Encaprichamientos que no convienen



                Nunca le había tocado. No sabía cuáles eran los surcos de su piel. Ni cómo olía la lluvia en su cuerpo cuando penetraba por la ventana de madrugada. Siempre me mantuve en un segundo plano. A veces, se podría decir que hasta en un tercero. Le observaba desde la distancia. Aquella mirada traviesa que jugaba a ser un niño con acciones de adulto. La pizca de impulsividad que en su receta alguien se olvidó de echar. Mi mente lo desnudaba cada día. Mis manos recorrían su cuerpo con la exactitud de un cirujano, por el miedo a pasar por alto el más mínimo detalle que llevara al fracaso. Unos labios finos, los míos, chocaban contra sus labios carnosos con la finalidad de seguir avanzando en un mapa de inexactitudes que yo debía intuir debajo de la ropa que siempre le acompañaba. Su trasero firme, dorado por el sol en una tarde de recogidas frutales. Sus piernas robustas, entrelazadas con las mías. Cerraba los ojos y me perdía en su cuerpo. Lametones que me provocaban más de una mordedura de labios. Pellizcos que desencadenaban ligeros estremecimientos. Y solía perderme cuando imaginaba mi mano invadir por debajo de sus pantalones. Y de nuevo la madrugada llegaba. Encaprichada de aquella mirada juguetona, aunque nunca fuera dirigida a mí. De aquella marcada mandíbula que mis dedos imaginaban recorrer para acabar entre sus labios. Pero era tan fácil encapricharse de él…

PD: “-A veces uno se encapricha de quien no conviene – intenté decirle.
-Pero, a la hora de encapricharse, no se puede decir si alguien te conviene o no, Bill – me aseguró Richard-. No puedes obligarte a encapricharte o no encapricharte de alguien.” (Personas como yo de John Irving)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…