Ir al contenido principal

Siempre nos quedará...soñar



         Su mejilla estaba posada tranquilamente sobre la almohada,  mientras un rebelde mechón le cruzaba el rostro dejando oculta su mirada. Su figura se perfilaba bajo unas sábanas de color púrpura intenso. Sólo un osado pulgar se atrevía a asomar ante la soledad de la oscuridad. Un leve soplo de aire inexistente remueve su melena y, de repente, una mano acaricia delicadamente su frágil cuello, provocando un sutil escalofrío a lo largo de su mapa dérmico. Él deposita sus carnosos labios sobre la descubierta mejilla convirtiéndolo en un sabroso beso.            
         Desliza su mano por debajo de la camiseta, que apenas cubre sus nalgas, dibujando cada línea, cada montículo de ese terreno aún por descubrir. Siente la suavidad en las yemas de sus dedos. Su mano absorbe el calor que guarda su cuerpo. Ella se mueve inquieta al sentir como esos cinceles van perfilando las curvas de su anatomía. Cual esponja de mar rodea su pecho y lo oculta tras su mano, acariciándolo, sintiendo los granos de arena que forman su pezón debajo de sus dedos; pellizcándolo para provocar en ella un leve suspiro que huye de su garganta. Levanta con ternura la camiseta, tantas veces usada como camisón, y la punta de su lengua saborea, delicadamente, el pezón y va aumentando la velocidad cual corredor de carreras próximo a su meta. Un pezón provocador, osado, con la mirada hacia adelante. Ella se debate entre el deseo y el autocontrol. Sin embargo, la mano de él continúa en su búsqueda de terrenos calientes. El respirar agitado de él tropieza contra la nuca esbelta y nacarada de ella. Su pene erguido, preparado para la batalla nocturna, protege el reverso, mientras espera pacientemente su turno en la lucha. Él inicia de nuevo el trayecto en los suaves labios de ella, humedeciendo ligeramente al responsable que delimitará el camino. Los labios de ella. Su cuello. El escote entre sus pechos. El piercing que esconde su ombligo. Las braguitas que él comienza a retirar. Las ingles. La humedad que cubre sus labios. Él entrelaza una de sus piernas con las de ella impidiendo la oscilación de ambos cuerpos. La mano de él acariciando el clítoris. Una vez. Dos. Tres. La humedad trasladada a sus dedos. Movimientos rápidos y lentos alternados inesperadamente...Y, de repente, su pene invadiendo el cuerpo de ella. Embistiéndola sin parar. Ella jadeando ruidosamente. Él suavizando el ritmo. Ella suplicando más. Él acariciándola mientras admira su cuerpo. Él penetrándola hasta el fondo. Él comiéndole la boca en la desesperación. Ella buscándole en la necesidad de fundirse en un solo elemento. Ella agitada. Sudada. Caliente. Excitada. Él. Él ya no está. Él nunca estuvo. Esta vez el sueño fue pura realidad. Fue realidad follada.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Eso ha llegado hondo. ;) Siempre es un placer tenerte por aquí, Nelly.

      Eliminar
  2. Para ser un sueño la descripción es vívida, abundante de detalles que invitan a soñar y al mismo tiempo se siente real como la vida misma.
    Me ha encantado sobre todo por ese final tan heavy, simple y claro.
    Esperando nuevas entradas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, niña, por el análisis. Siempre es bienvenido. Si la inspiración lo permite, las letras seguirán saliendo. ;)

      Eliminar
  3. Creas con el texto un clima de excitación y credibilidad sin perder la elegancia. En cuanto a la historia que se cuenta: ¿Realidad Follada?¿Él nunca estuvo? Pues no sabe lo que se ha perdido de, además, "haber estado".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. ¿Cuántos "estarán" sin saberlo? Es lo bueno de los sueños. ;) Un placer tenerte aquí. xoxo

      Eliminar
  4. La vida es sueño (dicen). Ojalá algún día esas ganas se materialicen.

    Te mando un fuerte abrazo desde mi Siberia :)

    ResponderEliminar
  5. Dicen que la realidad supera la ficción ;) Muchas gracias por pasarte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…