Ir al contenido principal

Tantas, tantas miradas

Dulce mirada
            Él intuye una mirada dulce tras los cristales oscuros cuando tal vez sólo sean unos párpados cerrados en su propio mundo. De lunes a viernes, su corazón palpita ocho veces y quince minutos, justo cuando las puertas del autobús hacen un segundo intento por abrirse, esta vez con éxito. Aquella cara acumula los excesos de inquietudes y las intensas jornadas de preocupación por un futuro incierto y un final de mes sin cobro ni recepción. Él le observa desde la distancia de cuatro asientos por detrás, a la izquierda. Deseo de ángel protector que le despiertan sus gestos torpes y su ademán descuidado. Y así cada ocho y cuarto palpitaciones de mirada escondida en la línea 5.

Sugerente mirada
            Los exámenes finales casi estaban por desaparecer; ya sólo unos pocos rezagados se adentraban entre las estanterías de la biblioteca pública, no se sabe bien si como huída de un calor que abrasaba las aceras o por real interés de perderse entre aquellas paredes que allí se hallaban. 
            Mel encontró su rincón favorito en segundo de carrera y ahora, a punto de convertirse en maestra de poco y aprendiz de mucho, se citaba con la incertidumbre de un camino incierto, cada mañana. Aquel sábado la sala parecía más abandonada de lo habitual. Sus apuntes, sobre una espaciosa mesa, eran acompañados de manuales didácticos y fluorescentes multicolor. A menudo su mirada se perdía entre la oscilación del silencioso tráfico y las formas que a su antojo adquirían las almidonadas nubes. Dos sillas, a su izquierda, se percibía un suave olor a orquídeas negras que recorría un cuerpo menudo. Aquella mirada peregrinaba entre las letras que se mostraban nebulosas delante de sí y la suave curvatura de los pechos de Mel, escondidos tras una camisa blanca. La desconocía humedecía sus labios con lentitud, mordidos con la exactitud de la dulzura y el placer de la provocación. Mel se inquietaba por debajo de su falda. Su corbata comenzaba a rozar una piel visible detrás de unos botones desabrochados con presura.
Una mano acariciándose a sí misma en la incitación del silencio. Dos miradas calladas y estudiadas en el rincón de las letras.

Enfurecida mirada
            Aquella mirada enfurecida en la hora vespertina. Un encuentro tal vez necesario para dos, para quien cree querer, para quien dejó de creer, sin más. Decepción sin excusas. Demasiado complicado olvidar a quien nunca se recordó. Un instante de intensidad, breve aroma de una cereza rota. Mirada. Cuando te atreves a ahondar en ese mar de barro claroscuro y deseas que te atrape entre sus pestañas. Mirada enfurecida. Deseo de descubrir aquello que te niegas sobre ti.

Comentarios

  1. Todo lo que esconden las miradas...

    Me ha gustado muchísimo!

    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esconden demasiadas cosas, tristemente...
      Muchas gracias ;)

      Eliminar
  2. interesante, y bien escrito como siempre :) saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…