Ir al contenido principal

Tantas, tantas miradas

Dulce mirada
            Él intuye una mirada dulce tras los cristales oscuros cuando tal vez sólo sean unos párpados cerrados en su propio mundo. De lunes a viernes, su corazón palpita ocho veces y quince minutos, justo cuando las puertas del autobús hacen un segundo intento por abrirse, esta vez con éxito. Aquella cara acumula los excesos de inquietudes y las intensas jornadas de preocupación por un futuro incierto y un final de mes sin cobro ni recepción. Él le observa desde la distancia de cuatro asientos por detrás, a la izquierda. Deseo de ángel protector que le despiertan sus gestos torpes y su ademán descuidado. Y así cada ocho y cuarto palpitaciones de mirada escondida en la línea 5.

Sugerente mirada
            Los exámenes finales casi estaban por desaparecer; ya sólo unos pocos rezagados se adentraban entre las estanterías de la biblioteca pública, no se sabe bien si como huída de un calor que abrasaba las aceras o por real interés de perderse entre aquellas paredes que allí se hallaban. 
            Mel encontró su rincón favorito en segundo de carrera y ahora, a punto de convertirse en maestra de poco y aprendiz de mucho, se citaba con la incertidumbre de un camino incierto, cada mañana. Aquel sábado la sala parecía más abandonada de lo habitual. Sus apuntes, sobre una espaciosa mesa, eran acompañados de manuales didácticos y fluorescentes multicolor. A menudo su mirada se perdía entre la oscilación del silencioso tráfico y las formas que a su antojo adquirían las almidonadas nubes. Dos sillas, a su izquierda, se percibía un suave olor a orquídeas negras que recorría un cuerpo menudo. Aquella mirada peregrinaba entre las letras que se mostraban nebulosas delante de sí y la suave curvatura de los pechos de Mel, escondidos tras una camisa blanca. La desconocía humedecía sus labios con lentitud, mordidos con la exactitud de la dulzura y el placer de la provocación. Mel se inquietaba por debajo de su falda. Su corbata comenzaba a rozar una piel visible detrás de unos botones desabrochados con presura.
Una mano acariciándose a sí misma en la incitación del silencio. Dos miradas calladas y estudiadas en el rincón de las letras.

Enfurecida mirada
            Aquella mirada enfurecida en la hora vespertina. Un encuentro tal vez necesario para dos, para quien cree querer, para quien dejó de creer, sin más. Decepción sin excusas. Demasiado complicado olvidar a quien nunca se recordó. Un instante de intensidad, breve aroma de una cereza rota. Mirada. Cuando te atreves a ahondar en ese mar de barro claroscuro y deseas que te atrape entre sus pestañas. Mirada enfurecida. Deseo de descubrir aquello que te niegas sobre ti.

Comentarios

  1. Todo lo que esconden las miradas...

    Me ha gustado muchísimo!

    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esconden demasiadas cosas, tristemente...
      Muchas gracias ;)

      Eliminar
  2. interesante, y bien escrito como siempre :) saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…