Ir al contenido principal

Tú me encuentras, yo te busco

-¡Llegas tarde!, le dijo ella sostribada en la pared multicolor de la renovada biblioteca cuando él pasaba a su altura.
. ¡¿Cómo?!, le pregunto él sorprendido por aquella interrupción de sus pensamientos.
- Todos los días a las 10.30 horas entras por esta puerta. Según mi reloj ya son las once. Se quedó ella mirando directamente a sus grandes ojos verdes aceituna.
- Me empiezas a preocupar. ¿Me estás vigilando?
- Desde hace un mes miro cómo centras tu mirada en los libros más raros nunca vistos: latín, griego y cualquier otra lengua ya apenas hablada por unos pocos.
- Será mejor que me vaya, dijo él mientras adelantaba su pierna izquierda.
- ¿No quieres saber quién soy?
- No creo que nos conozcamos.
- Si en vez de mirar el largo de mi falda durante los tres últimos meses, me miraras a mí, me habrías reconocido, dijo ella sutilmente.
De repente, la cara de él comenzó a desencajarse. Hacía tiempo que se había fijado en ella. Tenía una mirada muy dulce, aunque su aspecto tendía a ser bastante agresivo. Solía ir de negro: minifalda con vuelo, calcetines por encima de la rodilla y una camiseta de algún grupo heavy del momento. La descubrió el pasado quince de mayo. Sus amigos insistieron en descubrir nuevas áreas de diversión y acabaron en el bar heavy de la zona. Allí, estaba ella, contoneando sus caderas al ritmo de la música, mientras canturreaba la letra y echaba una partidilla al futbolín. Desde entonces no fue capaz de quitar sus ojos de ella. Cada fin de semana arrastraba a sus colegas hacia aquel rincón oscuro invadido por todo tipo de personajes: heavies reales, pijitas que intentaban, sin demasiado éxito, formar parte de aquel mundo y gente como Alex.
Durante aquellos tres meses nunca la vio llegar demasiado lejos con un chico, lo que hacía que la ilusión o la esperanza invadiera a Alex cada fin de semana.
Él es el típico chico que aparenta todo lo contrario a lo que realmente es. Su vestimenta sería calificada entre lo hiphopero y lo casual. Es lo suficientemente atractivo como para llamar la atención de cualquier chica que palpite por un morenazo de ojos verdes y pelo ligeramente caído sobre su cara. Acostumbraba a tapar su mirada entre mechones, permitiéndole mirar sin llamar la atención de nadie. Ni si quiera de ella.
- Creo que necesitas un poco de agua, le instó ella al verle con la mirada perdida en mundos ajenos a aquel momento, a aquella situación. ¿Nos sentamos allí?
Él aceptó sin mediar palabra y se dejo llevar por ella hasta el parque más cercano que a esa hora estaba invadido por madres y pequeñajos gritando a pleno pulmón para llamar la atención de sus progenitoras.
Una vez, allí, con la seguridad de permanecer quieto, cogió el suficiente aire para poner en movimiento sus pensamientos con la idea de transmitírselos a ella.
- Lo siento. No pensé que te hubieras dado cuenta, dijo él sin dirigir su mirada hacia ella, observando el vaivén de los columpios, donde dos críos se impulsaban mutuamente intentando llegar a un mundo sólo de diversión, donde no es necesario crecer.
- No pasa nada, dijo ella sin importancia. Aunque me gustaría saber por qué nunca te has acercado a mí. Tres meses es demasiado tiempo para mirar sin tomar otras medidas. No parece que tengas demasiados problemas con las chicas.
- Siempre hay una primera vez. Además, nunca pensé que entrara dentro de tu "prototipo". Por cierto, ¿cómo sabías donde encontrarme?
- Soy una chica de recursos.
__________________________________________________________
NOTA: Este texto fue escrito en el 2010 pero no había visto la luz. He conservado el nombre original que aparece en el texto.

Comentarios

  1. Me ha resultado cómica la situación.
    (y con ganas de saber cómo continúa)

    muá.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…