Ir al contenido principal

Tú me encuentras, yo te busco

-¡Llegas tarde!, le dijo ella sostribada en la pared multicolor de la renovada biblioteca cuando él pasaba a su altura.
. ¡¿Cómo?!, le pregunto él sorprendido por aquella interrupción de sus pensamientos.
- Todos los días a las 10.30 horas entras por esta puerta. Según mi reloj ya son las once. Se quedó ella mirando directamente a sus grandes ojos verdes aceituna.
- Me empiezas a preocupar. ¿Me estás vigilando?
- Desde hace un mes miro cómo centras tu mirada en los libros más raros nunca vistos: latín, griego y cualquier otra lengua ya apenas hablada por unos pocos.
- Será mejor que me vaya, dijo él mientras adelantaba su pierna izquierda.
- ¿No quieres saber quién soy?
- No creo que nos conozcamos.
- Si en vez de mirar el largo de mi falda durante los tres últimos meses, me miraras a mí, me habrías reconocido, dijo ella sutilmente.
De repente, la cara de él comenzó a desencajarse. Hacía tiempo que se había fijado en ella. Tenía una mirada muy dulce, aunque su aspecto tendía a ser bastante agresivo. Solía ir de negro: minifalda con vuelo, calcetines por encima de la rodilla y una camiseta de algún grupo heavy del momento. La descubrió el pasado quince de mayo. Sus amigos insistieron en descubrir nuevas áreas de diversión y acabaron en el bar heavy de la zona. Allí, estaba ella, contoneando sus caderas al ritmo de la música, mientras canturreaba la letra y echaba una partidilla al futbolín. Desde entonces no fue capaz de quitar sus ojos de ella. Cada fin de semana arrastraba a sus colegas hacia aquel rincón oscuro invadido por todo tipo de personajes: heavies reales, pijitas que intentaban, sin demasiado éxito, formar parte de aquel mundo y gente como Alex.
Durante aquellos tres meses nunca la vio llegar demasiado lejos con un chico, lo que hacía que la ilusión o la esperanza invadiera a Alex cada fin de semana.
Él es el típico chico que aparenta todo lo contrario a lo que realmente es. Su vestimenta sería calificada entre lo hiphopero y lo casual. Es lo suficientemente atractivo como para llamar la atención de cualquier chica que palpite por un morenazo de ojos verdes y pelo ligeramente caído sobre su cara. Acostumbraba a tapar su mirada entre mechones, permitiéndole mirar sin llamar la atención de nadie. Ni si quiera de ella.
- Creo que necesitas un poco de agua, le instó ella al verle con la mirada perdida en mundos ajenos a aquel momento, a aquella situación. ¿Nos sentamos allí?
Él aceptó sin mediar palabra y se dejo llevar por ella hasta el parque más cercano que a esa hora estaba invadido por madres y pequeñajos gritando a pleno pulmón para llamar la atención de sus progenitoras.
Una vez, allí, con la seguridad de permanecer quieto, cogió el suficiente aire para poner en movimiento sus pensamientos con la idea de transmitírselos a ella.
- Lo siento. No pensé que te hubieras dado cuenta, dijo él sin dirigir su mirada hacia ella, observando el vaivén de los columpios, donde dos críos se impulsaban mutuamente intentando llegar a un mundo sólo de diversión, donde no es necesario crecer.
- No pasa nada, dijo ella sin importancia. Aunque me gustaría saber por qué nunca te has acercado a mí. Tres meses es demasiado tiempo para mirar sin tomar otras medidas. No parece que tengas demasiados problemas con las chicas.
- Siempre hay una primera vez. Además, nunca pensé que entrara dentro de tu "prototipo". Por cierto, ¿cómo sabías donde encontrarme?
- Soy una chica de recursos.
__________________________________________________________
NOTA: Este texto fue escrito en el 2010 pero no había visto la luz. He conservado el nombre original que aparece en el texto.

Comentarios

  1. Me ha resultado cómica la situación.
    (y con ganas de saber cómo continúa)

    muá.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños