Ir al contenido principal

Una ficción real, casi palpable.

Me situé al otro lado, en un rincón oculto por las sombras de las nubes que acompañaron el día. Vi tu mirada perdida, algo inquieta. Estabas rodeado de gente que iba y venía hacía ti con palabras bonitas, deseos de un futuro prometedor, a lo que tú respondías con un humilde "gracias". Estabas muy guapo con ese traje negro. Permanecí callada, ausente en la distancia, arropada por las ramas de un viejo olivo que hacía algunas semanas le habían arrebatado su vestimenta. En esos momentos, se arremolinaban a tu alrededor como un último intento de sacarte de aquella locura. Llevaba puesto el vestido negro ajustado, el que me marca todas las curvas, que sólo con verlo siempre acababa tirado en el suelo, sin importar dónde estuviéramos. Sé que el protocolo no recomienda el negro para estas ocasiones, pero mi corazón está de luto. La hora estaba próxima. Las lágrimas se derramaban por mis mejillas, aunque mis ojos se ocultaban detrás de unas grandes gafas de sol, aunque tanto éste como yo, estábamos ocultos, buscando un resquicio de oportunidad para brillar. Mis tacones rechinaban contra la arena, mientras a mis espaldas sonaban los frenos de un recién estrenado Mercedes para el momento. La puerta se cerró entre aplausos de asistentes. 

             Una desconocida camina por un camino de tierra con tacones de aguja y vestido de fiesta. La celebración de un duelo por amor. 

-------------------------
He recordado esta entrada y me apetecía volver a compartirla. Ya fue publicada bajo el título "No estoy para la ocasión" el pasado 25 de octubre de 2011.

Comentarios

  1. Muy triste... ese dolor por el amor perdido, que nunca sale a la luz y que es ignorado por la cobardía de no animarse al cambio...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el dolor que muchos viven porque no todo el mundo tiene la valentía de arriesgarse sin saber que habrá al otro lado. Beijinhos.

      Eliminar
  2. Un dolor palpable y desolador, que rompe corazones y parte huesos. Tu texto transmite un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zoe Row. Tus palabras me dicen mucho. ;)

      Eliminar
  3. Buen día para republicar este texto... 19 marzo 2012 iba a hacer una década con él... yo también estaba de luto.

    ResponderEliminar
  4. Esta entrada salió muy de dentro. Nos unimos hasta en la distancia. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños