Ir al contenido principal

Cita a ciegas

Él llegó con antelación para comprar su entrada para la sesión nocturna del único cine de la ciudad. La película seleccionada no la recordaba, me comentó. Una de éstas que lleva varias semanas en cartel y quedan relegadas a una pequeña sala, donde asisten dos o tres espectadores por sesión. Optó por la última fila, en el rincón, justo debajo del proyector, quedando resguardado del foco de luz que proyectaba las imágenes. Los próximos estrenos empezaron a aparecer en la pantalla. El crujir de la puerta sonó. Unos finos tacones de salón resonaron en las escaleras. Piernas desnudas hasta mitad del muslo. Una minifalda gris escondía su desnudo. Un fino jersey de cuello alto blanco. Sus miradas se entrecruzan. Ambos sonríen.
Lentamente, mostrando cada roce de sus muslos a su compañero se dirige hasta su asiento. Él se incorpora para cederle el paso hasta el asiento de dentro, más resguardado de miradas indebidas. Intencionadamente, ella roza el exterior de su pene con su trasero que ya se encuentra un poco motivado.
Intercambian primeras impresiones al oído. Un beso lento y apasionado para subir la temperatura. Él coloca su mano izquierda en el muslo derecho de su compañera de cita. Ella le confiesa al oído la falta de ropa interior bajo su falda. La excitación de él va en aumento. Cinco filas más adelante se escuchan las risas de una pareja. Su mano asciende con las yemas de sus dedos desde la rodilla hasta su clítoris, que lo recibe gustosamente, excitado por la situación. Ella cierra sus ojos mientras se abandona al placer de disfrutar, responsabilidad de su compañero de fantasías. Muerde sus labios guardando sus gemidos, controlando para que no sean públicos.
Su mirada se relaja. Su sonrisa se plasma. Cuidadosamente usa sus dos manos para bajar la cremallera de su compañero, el cual también ha facilitado su labor al dejar al descubierto su pene. Algunas miradas se dirigen hacia ellos y discretamente observan la evolución de una película que no recuerdan. Ella utiliza su mano para excitarle y ve como ésta va en aumento. Ella más osada se agacha para coger algo de su bolso y aprovechar para saborear el pene de su compañero durante varios segundos haciendo que su placer alcance cotas extremas, ante el morbo, la gente, el momento, la fantasía. Una cita a ciegas de fantasía.

Comentarios

  1. Genial tu blog! Me ha encantado :D Te invito a pasarte por el mío y si te gusta no dudes en seguirme!

    Saludos, vintangel.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, Ángel. Me alegra de que te haya gustado. Ya me he dado un par de vueltas por el tuyo. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…