Ir al contenido principal

Heridas de maquillaje

Mis manos empiezan a temblar. Con el corrector trato de tapar las ojeras de las escasas horas dormidas en las últimas semanas. El maquillaje ya no tapa las heridas. Ni dos capas son suficientes para disimular el tono violáceo que recorre mis pómulos. Siempre me digo que será la última vez, por mucho que él insista en que no lo volverá a hacer. Él rompe su promesa. Yo nunca cumplo la mía. Una falda demasiado corta. Una sonrisa inocente. Un gesto "inapropiado", según su parecer. Cualquier excusa le es suficiente para recriminar sus debilidades sobre mi cuerpo. Dedos marcados en mi brazo izquierdo. Empujones. Tirones. Un azote contra la puerta. Cinco puntos en la cabeza. Gotas de sangre sobre mis manos. Golpes en su conciencia.
Mis manos tiemblan. La llave se introduce en la cerradura. El terror se apodera de mis músculos. Hubo un tiempo en que la pasión marcaba mis movimientos. Algo tan lejano que aún cerrando mis ojos con suma fuerza no consigo que los recuerdos vuelvan a mí. No puedo vivir del pasado ni de un futuro que nunca llega. 
A veces pienso que sólo seré una más en la lista. Un cuerpo llorado. Un nombre tachado. Una simple estadística olvidada y recordada una vez por año. Una belleza mutilada por los golpes de sus manos.
Y, ahora, como cada mañana "huyo" de mi casa con los zapatos en la mano y de puntillas tratando de que los golpes no borren el maquillaje, que las lágrimas no se escapen de sus vertientes.

------------------------
Nota: Este mes se celebra el día Contra la Violencia de Género y sólo quería llamar la atención sobre esta lucha, que debe ser diaria y constante. 

Comentarios

  1. Es genial y está muy bien descrito, te felicito por tu relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué pasada, es increíble, la forma en que escribes todo es genial... Nadie tendría que pasar por eso, y ojalá algún día deje de ocurrir.

    muaak

    ResponderEliminar
  3. He perdido la cuenta de la ultima vez que entre a leerte. El viaje fue muy largo, pero regreso a re descubrir aquellas maravillosas mentes que antaño captaron mi atención.
    Regreso.
    Muy buena lectura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ojala pudiera leer tu texto sabiendo que es sólo ficción,que cosas como estas no pasan nunca...

    ResponderEliminar
  5. Condesa Bathory. Muchas gracias por leerme y por tus palabras.
    Charlotte. Sólo trato de que nos conciencemos de que cualquiera puede ser la protagonista, por ello, no se puede permitir la más leve señal.
    Alexander. Gracias por pasarte por mi espacio nuevamente. La inspiración es la que manda y no siempre obtenemos lo que buscamos.
    Cyanide. Ojalá llegue el día en que encendamos la televisión y no haya nombres que apuntar a la estadística.

    ResponderEliminar
  6. Me uno incondicionalmente a la causa contra la violencia.

    Mucha luz, bella.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato... el maquillaje no debe tapar las heridas... hay que denunciarlo. Esta es una bonita manera

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mariana. Beijinhos.
    Riol. Gracias por pasarte. Totalmente de acuerdo. :)

    ResponderEliminar
  9. eh! pues tu cada dia escribes mejor señorita cuatroletras...me gusta mucho!:)

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, aunque no esté muy conforme con lo que resulta últimamente. Me alegra de que te haya gustado. ;)

    ResponderEliminar
  11. Bienvenida, Recomenzar! Me alegro de que te guste, aunque sólo busque concienciar. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  12. Sólo pensarlo se me ponen los pelos de punta, el maltrato es algo que todos deberíamos denunciar... aún sigo sin entender el silencio de la gente que calla cuando conoce que estas cosas están ocurriendo. Muy duro q tengan q maquillar las huellas cuando deberían decir a gritos, "Soy maltratada y él es el maltratador"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…