Ir al contenido principal

Heridas de maquillaje

Mis manos empiezan a temblar. Con el corrector trato de tapar las ojeras de las escasas horas dormidas en las últimas semanas. El maquillaje ya no tapa las heridas. Ni dos capas son suficientes para disimular el tono violáceo que recorre mis pómulos. Siempre me digo que será la última vez, por mucho que él insista en que no lo volverá a hacer. Él rompe su promesa. Yo nunca cumplo la mía. Una falda demasiado corta. Una sonrisa inocente. Un gesto "inapropiado", según su parecer. Cualquier excusa le es suficiente para recriminar sus debilidades sobre mi cuerpo. Dedos marcados en mi brazo izquierdo. Empujones. Tirones. Un azote contra la puerta. Cinco puntos en la cabeza. Gotas de sangre sobre mis manos. Golpes en su conciencia.
Mis manos tiemblan. La llave se introduce en la cerradura. El terror se apodera de mis músculos. Hubo un tiempo en que la pasión marcaba mis movimientos. Algo tan lejano que aún cerrando mis ojos con suma fuerza no consigo que los recuerdos vuelvan a mí. No puedo vivir del pasado ni de un futuro que nunca llega. 
A veces pienso que sólo seré una más en la lista. Un cuerpo llorado. Un nombre tachado. Una simple estadística olvidada y recordada una vez por año. Una belleza mutilada por los golpes de sus manos.
Y, ahora, como cada mañana "huyo" de mi casa con los zapatos en la mano y de puntillas tratando de que los golpes no borren el maquillaje, que las lágrimas no se escapen de sus vertientes.

------------------------
Nota: Este mes se celebra el día Contra la Violencia de Género y sólo quería llamar la atención sobre esta lucha, que debe ser diaria y constante. 

Comentarios

  1. Es genial y está muy bien descrito, te felicito por tu relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué pasada, es increíble, la forma en que escribes todo es genial... Nadie tendría que pasar por eso, y ojalá algún día deje de ocurrir.

    muaak

    ResponderEliminar
  3. He perdido la cuenta de la ultima vez que entre a leerte. El viaje fue muy largo, pero regreso a re descubrir aquellas maravillosas mentes que antaño captaron mi atención.
    Regreso.
    Muy buena lectura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ojala pudiera leer tu texto sabiendo que es sólo ficción,que cosas como estas no pasan nunca...

    ResponderEliminar
  5. Condesa Bathory. Muchas gracias por leerme y por tus palabras.
    Charlotte. Sólo trato de que nos conciencemos de que cualquiera puede ser la protagonista, por ello, no se puede permitir la más leve señal.
    Alexander. Gracias por pasarte por mi espacio nuevamente. La inspiración es la que manda y no siempre obtenemos lo que buscamos.
    Cyanide. Ojalá llegue el día en que encendamos la televisión y no haya nombres que apuntar a la estadística.

    ResponderEliminar
  6. Me uno incondicionalmente a la causa contra la violencia.

    Mucha luz, bella.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato... el maquillaje no debe tapar las heridas... hay que denunciarlo. Esta es una bonita manera

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mariana. Beijinhos.
    Riol. Gracias por pasarte. Totalmente de acuerdo. :)

    ResponderEliminar
  9. eh! pues tu cada dia escribes mejor señorita cuatroletras...me gusta mucho!:)

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, aunque no esté muy conforme con lo que resulta últimamente. Me alegra de que te haya gustado. ;)

    ResponderEliminar
  11. Bienvenida, Recomenzar! Me alegro de que te guste, aunque sólo busque concienciar. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  12. Sólo pensarlo se me ponen los pelos de punta, el maltrato es algo que todos deberíamos denunciar... aún sigo sin entender el silencio de la gente que calla cuando conoce que estas cosas están ocurriendo. Muy duro q tengan q maquillar las huellas cuando deberían decir a gritos, "Soy maltratada y él es el maltratador"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños