Ir al contenido principal

Los lunes no están reservados para llorar.

Un leve haz de luz atraviesa la cortina para depositarse sobre la silla roja de la esquina derecha, del segundo cuarto, a la izquierda. Se trataba de un viejo bloque de pisos, de un color grisáceo, acumulo de la contaminación y del pasar de las décadas. Al sumirte en su interior, el espectáculo no hacía más que empeorar. Viejos periódicos apelmazados en la puerta del casero, que abandonó este mundo el mes pasado. Buzones a medio abrir, sucios y oxidados; sólo uno, aún se mantiene en pie. Una joven alicaída, con unos pequeños ojos tristes, y una vestimenta negra en su totalidad, se pelea con furor con la cerradura de una vieja puerta de madera, en la cuarta planta. La oscuridad le invade cada cuadrícula de su alma. Es como un complemento más de su ser que la va amoldando como una fina pieza de cristal tallada por manos artesanas.
Cada atardecer, pierde su mirada en un derruido parque, ahora desteñido. Hierros azotados por el viento que confeccionan una triste melodía de risas enlatadas y rodillas ensangrentadas. Tal vez pensemos que añora una infancia alegre que hace ya tiempo le abandonó, pero nada más lejos de la realidad. Se pierde en su propia tristeza, aquélla que ella se ha ido creando al huir del mundo. Y las lágrimas recorren sus mejillas por secretos que nunca confesó. Excepto los lunes porque los lunes no están reservados para llorar.
 

Comentarios

  1. Un texto precioso y las descripciones geniales.
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  2. me gusta la manera en que describes cada detalle, de la manera más precisa, muy bueno Ü
    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Describes las cosas de una manera que haces que pueda llegar a verlas realmente. Me encanta la frase final. Los lunes no están reservados para llorar. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Que precioso, escribes muy bien

    ResponderEliminar
  5. Genial. Me encanta leerte Ardid. Sigo con un ojo puesto en tu blog aunque me pase poquisimo por el pc.

    ResponderEliminar
  6. Nelly, me alegra de que te haya gustado. Beijinhos.
    Catalana. He tratado de afrontar el relato de manera diferente a lo que venía haciendo. Es agradable haberlo conseguido. Besos.
    Diosa Lobezna, me gusta haberte trasladado a la escena. Bienvenida de tus vacaciones. La frase me surgió en una conversación con una amiga, mientras escribía esta entrada.
    Eve. Bienvenida. Gracias. ;)

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Symmetry. Me sonrojas. ;) Ahora iba yo a por el tuyo. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  8. No me parece bien reservar seis días para llorar...debería ser sólo uno.Me encanta el texto :)

    ResponderEliminar
  9. Me encanta lo que ves y cómo lo cuentas. Bailas?

    ResponderEliminar
  10. Espérame en Siberia. El peor para comenzar. Beijinhos.
    Mandarina. El corazón manda. Gracias.
    Coco. Con los ojos cerrados y los pies descalzos.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta como redactas y nos sumerges en nuestras fantasías, cada una tan distinta como las otras... aunque yo lloraría hasta que se me acaben las lágrimas, hasta que termine la pena... =)

    ResponderEliminar
  12. Me encanta bailar con los ojos cerrados y los pies descalzos, querida.

    ResponderEliminar
  13. Siento que esta perdida, recuerdos, infancia, cuando creo que si encontrara lo que necesita todo eso no sería más que parte de un rincón para dejarlo estr.

    ResponderEliminar
  14. oh que triste, pero hermoso.
    feliz inicio de semana :)

    ResponderEliminar
  15. Jazmin Alejandra. Es otra forma de expresión. Me alegra que te haya gustado.
    Coco. ;)
    Big.Small.Big.Small. Creo que tú lo has dicho todo. ;)
    SweetElisabeth. Gracias. ¡Buen fin de semana para ti!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…