Ir al contenido principal

Tic, tac, tic, tac.

Sólo son cinco minutos tarde, seguramente habrá tenido problemas para encontrar aparcamiento. El centro a estas horas es imposible, se decía ella una y otra vez, como forma de auto convencerse de que la decisión tomada fue la correcta. 
Ahora, hace seis meses, que toda la historia comenzó. Fue en la fiesta de celebración del 25º Aniversario de la empresa. Ellos nunca se habían visto. Ella trabajaba como supervisora del departamento de ventas. Él, por el contrario, era el informático de la quinta planta. Sus miradas se cruzaron por primera vez en el cóctel previo a la cena. Ella se cruzó con sus penetrantes ojos, que, descaradamente, estaban recorriendo toda su anatomía. Al sentirse sorprendido, escondió sus pensamientos detrás del camarero de las bebidas espumosas. Ella le buscó entre risas, canapés y sonrisas forzadas sin notable éxito. Pero, el destino previó que volvieran a encontrarse media hora después, en la cuarta mesa a la derecha. Sólo les separaban la secretaria del director general y el informático de la segunda planta, en la cual trabajaba ella. Entre el primero y el postre las miradas fueron furtivas, temerosas, inocentes. Ella se sentía cada vez más tentada de tocar sus labios y sentir la suave piel que los cubre. Sus ojos verdes se veían resaltados por una camisa gris con pequeñas rayas negras. La corbata se sentía frustrada, porque no era costumbre de él cubrir su cuello con tremenda pieza. Sólo se sentía cómodo con vaqueros y viejas camisetas descoloridas por el paso del tiempo. Tres horas después, sus cuerpos se desnudaban mutuamente en una habitación del Hotel Pasadena, en la salida cuatro de la A6. Habitación 212. A partir de aquel día, se encontraban todos los miércoles, a la salida del trabajo. 
Lo que nunca le dijo él, es que llevaba dos años conviviendo con su novia. Y, ahora, otro miércoles más, ella espera su llegada, temerosa de que algún día, él decida no aparecer.
   Ya, han pasado diez minutos. Le daré diez minutos más, decidió ella. Mientras, recorría la habitación en culotes y camiseta de tirantes. Los finos zapatos de tacón descansaban en la entrada; era su forma de decirle que estaba preparada para una buena sesión de sexo. Pelo sobre su espalda. Raya negra sobre sus párpados. 
   Ya habían pasado veinte minutos y su más temible pensamiento se había hecho realidad. Él había elegido a la otra; aunque realmente ella era la otra. La que debía conformarse con sus caricias una vez por semana. La que nunca recibiría una llamada ni un sms. Ésta fue su primera norma, la de él. La que escondía sus lágrimas cada noche en la almohada al imaginarlo devorando a otra. La que se está consumiendo por dentro con cada tic del reloj.

Comentarios

  1. Gracias, niño. Es un placer recibir comentarios de un buen escritor que empieza a despuntar. Por cierto, mi ejemplar sigue esperando tu dedicatoria. ;) Beijinhos.

    ResponderEliminar
  2. Una situacion bastante complicada. Ella debe elegir. Aunque creo que esa decision no la tomara tan pronto.
    Un muy buen texto, muy al estilo del que te conoci cuando entre por primera vez a tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado. tantas veces me pregunto qué historias se esconden tras los clientes que visitan a diario mi hotel...

    ResponderEliminar
  4. En los triángulos amorosos tarde o temprano hay que elegir. Tiene que ser duro para ella querer y no poder tenerle a tiempo completo, pero a la vez no puedo evitar pensar en la novia. Qué diría si se enterase de todo esto.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado. Me gustan las historias de amor en las que se sufre. Y es que creo que el amor y el dolor van dados de la manita.

    ResponderEliminar
  6. Tic Tac Tic Tac... una grotesca melodía que a más de una persona ha acompañado en los peores momentos de su vida.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…