Ir al contenido principal

Tic, tac, tic, tac.

Sólo son cinco minutos tarde, seguramente habrá tenido problemas para encontrar aparcamiento. El centro a estas horas es imposible, se decía ella una y otra vez, como forma de auto convencerse de que la decisión tomada fue la correcta. 
Ahora, hace seis meses, que toda la historia comenzó. Fue en la fiesta de celebración del 25º Aniversario de la empresa. Ellos nunca se habían visto. Ella trabajaba como supervisora del departamento de ventas. Él, por el contrario, era el informático de la quinta planta. Sus miradas se cruzaron por primera vez en el cóctel previo a la cena. Ella se cruzó con sus penetrantes ojos, que, descaradamente, estaban recorriendo toda su anatomía. Al sentirse sorprendido, escondió sus pensamientos detrás del camarero de las bebidas espumosas. Ella le buscó entre risas, canapés y sonrisas forzadas sin notable éxito. Pero, el destino previó que volvieran a encontrarse media hora después, en la cuarta mesa a la derecha. Sólo les separaban la secretaria del director general y el informático de la segunda planta, en la cual trabajaba ella. Entre el primero y el postre las miradas fueron furtivas, temerosas, inocentes. Ella se sentía cada vez más tentada de tocar sus labios y sentir la suave piel que los cubre. Sus ojos verdes se veían resaltados por una camisa gris con pequeñas rayas negras. La corbata se sentía frustrada, porque no era costumbre de él cubrir su cuello con tremenda pieza. Sólo se sentía cómodo con vaqueros y viejas camisetas descoloridas por el paso del tiempo. Tres horas después, sus cuerpos se desnudaban mutuamente en una habitación del Hotel Pasadena, en la salida cuatro de la A6. Habitación 212. A partir de aquel día, se encontraban todos los miércoles, a la salida del trabajo. 
Lo que nunca le dijo él, es que llevaba dos años conviviendo con su novia. Y, ahora, otro miércoles más, ella espera su llegada, temerosa de que algún día, él decida no aparecer.
   Ya, han pasado diez minutos. Le daré diez minutos más, decidió ella. Mientras, recorría la habitación en culotes y camiseta de tirantes. Los finos zapatos de tacón descansaban en la entrada; era su forma de decirle que estaba preparada para una buena sesión de sexo. Pelo sobre su espalda. Raya negra sobre sus párpados. 
   Ya habían pasado veinte minutos y su más temible pensamiento se había hecho realidad. Él había elegido a la otra; aunque realmente ella era la otra. La que debía conformarse con sus caricias una vez por semana. La que nunca recibiría una llamada ni un sms. Ésta fue su primera norma, la de él. La que escondía sus lágrimas cada noche en la almohada al imaginarlo devorando a otra. La que se está consumiendo por dentro con cada tic del reloj.

Comentarios

  1. Gracias, niño. Es un placer recibir comentarios de un buen escritor que empieza a despuntar. Por cierto, mi ejemplar sigue esperando tu dedicatoria. ;) Beijinhos.

    ResponderEliminar
  2. Una situacion bastante complicada. Ella debe elegir. Aunque creo que esa decision no la tomara tan pronto.
    Un muy buen texto, muy al estilo del que te conoci cuando entre por primera vez a tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado. tantas veces me pregunto qué historias se esconden tras los clientes que visitan a diario mi hotel...

    ResponderEliminar
  4. En los triángulos amorosos tarde o temprano hay que elegir. Tiene que ser duro para ella querer y no poder tenerle a tiempo completo, pero a la vez no puedo evitar pensar en la novia. Qué diría si se enterase de todo esto.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado. Me gustan las historias de amor en las que se sufre. Y es que creo que el amor y el dolor van dados de la manita.

    ResponderEliminar
  6. Tic Tac Tic Tac... una grotesca melodía que a más de una persona ha acompañado en los peores momentos de su vida.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…