Ir al contenido principal

Tic, tac, tic, tac.

Sólo son cinco minutos tarde, seguramente habrá tenido problemas para encontrar aparcamiento. El centro a estas horas es imposible, se decía ella una y otra vez, como forma de auto convencerse de que la decisión tomada fue la correcta. 
Ahora, hace seis meses, que toda la historia comenzó. Fue en la fiesta de celebración del 25º Aniversario de la empresa. Ellos nunca se habían visto. Ella trabajaba como supervisora del departamento de ventas. Él, por el contrario, era el informático de la quinta planta. Sus miradas se cruzaron por primera vez en el cóctel previo a la cena. Ella se cruzó con sus penetrantes ojos, que, descaradamente, estaban recorriendo toda su anatomía. Al sentirse sorprendido, escondió sus pensamientos detrás del camarero de las bebidas espumosas. Ella le buscó entre risas, canapés y sonrisas forzadas sin notable éxito. Pero, el destino previó que volvieran a encontrarse media hora después, en la cuarta mesa a la derecha. Sólo les separaban la secretaria del director general y el informático de la segunda planta, en la cual trabajaba ella. Entre el primero y el postre las miradas fueron furtivas, temerosas, inocentes. Ella se sentía cada vez más tentada de tocar sus labios y sentir la suave piel que los cubre. Sus ojos verdes se veían resaltados por una camisa gris con pequeñas rayas negras. La corbata se sentía frustrada, porque no era costumbre de él cubrir su cuello con tremenda pieza. Sólo se sentía cómodo con vaqueros y viejas camisetas descoloridas por el paso del tiempo. Tres horas después, sus cuerpos se desnudaban mutuamente en una habitación del Hotel Pasadena, en la salida cuatro de la A6. Habitación 212. A partir de aquel día, se encontraban todos los miércoles, a la salida del trabajo. 
Lo que nunca le dijo él, es que llevaba dos años conviviendo con su novia. Y, ahora, otro miércoles más, ella espera su llegada, temerosa de que algún día, él decida no aparecer.
   Ya, han pasado diez minutos. Le daré diez minutos más, decidió ella. Mientras, recorría la habitación en culotes y camiseta de tirantes. Los finos zapatos de tacón descansaban en la entrada; era su forma de decirle que estaba preparada para una buena sesión de sexo. Pelo sobre su espalda. Raya negra sobre sus párpados. 
   Ya habían pasado veinte minutos y su más temible pensamiento se había hecho realidad. Él había elegido a la otra; aunque realmente ella era la otra. La que debía conformarse con sus caricias una vez por semana. La que nunca recibiría una llamada ni un sms. Ésta fue su primera norma, la de él. La que escondía sus lágrimas cada noche en la almohada al imaginarlo devorando a otra. La que se está consumiendo por dentro con cada tic del reloj.

Comentarios

  1. Gracias, niño. Es un placer recibir comentarios de un buen escritor que empieza a despuntar. Por cierto, mi ejemplar sigue esperando tu dedicatoria. ;) Beijinhos.

    ResponderEliminar
  2. Una situacion bastante complicada. Ella debe elegir. Aunque creo que esa decision no la tomara tan pronto.
    Un muy buen texto, muy al estilo del que te conoci cuando entre por primera vez a tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado. tantas veces me pregunto qué historias se esconden tras los clientes que visitan a diario mi hotel...

    ResponderEliminar
  4. En los triángulos amorosos tarde o temprano hay que elegir. Tiene que ser duro para ella querer y no poder tenerle a tiempo completo, pero a la vez no puedo evitar pensar en la novia. Qué diría si se enterase de todo esto.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado. Me gustan las historias de amor en las que se sufre. Y es que creo que el amor y el dolor van dados de la manita.

    ResponderEliminar
  6. Tic Tac Tic Tac... una grotesca melodía que a más de una persona ha acompañado en los peores momentos de su vida.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños