Ir al contenido principal

Anonimato y fantasía


      Ese día estaba demasiado descentrada para concentrase en el libro que presidía la mesa de centro. Tras un breve zapping por los cientos de canales disponibles, dónde pasaba de series de los 80´s a productos milagrosos, optó por perderse entre las posibilidades de internet. Sin embargo, es difícil buscar cuando ni siquiera sabes que estás buscando. Revisó de arriba a abajo los marcadores guardados en los últimos años. No acostumbraba a hacer limpieza, como habéis podido comprobar. Después de una larga hora, se percató de un pequeño icono blanco; marcado como chat. Le vino una sonrisa a la cara recordando las conversaciones con desconocidos, los encuentros virtuales entre dos mentes liberadas. Por ello, se vio tentada de revivir viejas emociones. Ya había olvidado completamente su viejo Nick, aunque sus ojos se entrecerraron intentando recordarlo. Esta vez eligió "mariposa", como la que llevaba tatuada bajo el ombligo, muy cercana a su ingle.
     Empezó una conversación mundana, de esas que se tienen con los desconocidos durante el trayecto del ascensor. Ninguno quería dar demasiados detalles. A todos les gusta enmascararse tras el anonimato. Éste produce cosquilleo en el estómago e ilusión en el alma. Internet fue creado por y para tímidos, así se esconden detrás de teclas y falsas apariencias, o, simplemente, es el único momento del día, cuando todos ellos se liberan de su capa y pierden el miedo a desnudarse. Nombres. Profesiones. Música. Cine. Trabajo. Parejas. Todo ello, en menos de 20 minutos. Casi sin darse cuenta, se encontraron hablando de sexo, simplemente. Sexo sin tapujos, sin torpezas; sólo sexo, pura atracción sexual magnética. Gustos. Fantasías. Prohibido. Excitación. De repente, sintieron cómo el calor subía a sus mejillas y cruzaba entre sus piernas. Palabras medio cortadas, escritas a una sola mano. Confesiones a media voz. A veces uno se pregunta por qué uno acababa sintiéndose más cómodo, más sincero, con un desconocido, que con quien te rodea día a día.
    Una, confesó desear cada noche al novio de su hermana. Permanecía atenta a los jadeos que atravesaban la pared cada fin de semana. Incluso, se paseaba semidesnuda, deseando en secreto que él la sorprendiera en la cocina, mientras saboreaba delicadamente un rico helado de chocolate. Dos cuerpos sobre el  frio mármol. La otra, despertaba cada noche entre sudores y con una única imagen en su cabeza, su cuerpo siendo desnudado por su vecina del quinto, mientras su amoroso novio contempla la escena. A veces, usa el telescopio, para ver al guaperas del edificio amarillo, el de la cuarta planta, tirándose a la elegida de turno. Contempla tranquilamente la escena mientras acaricia su cuerpo hasta extasiarse al compás de la pareja culpable de tal excitación.
   Así, entre confesiones, sudores y calentones, pasan a ser dos desconocidas que se desean mutuamente a través de simples palabras que detallan cada gesto, cada sensación, cada placer. La noche las protege, el anonimato las oculta.

Comentarios

  1. no lo habia visto de esa fomora. "el internet fue echo para timidos" jaja he conocido gente maravillosa en internet claro esta no siempre se pueden dar muchos datos.! pero es una forma economica de relaconarte.!

    lo de la historia es como Dos extraños que luego se comienzan a extrañar.

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  2. Tiene años que no uso el chat con desconocidos pero la verdad yo no lo extraño, no soy buena con desconocidos xD debe ser culpa de mi paranoia
    buen texto!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya!.. que tal astucia la tuya de narrar una secuencia tan complicada como esa. Me gusta de cabo a rabo. Sin duda, uno de tus mejores post.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta. Relatas un tema con elementos sexuales sin caer en lo soez. Me gusta bastante además tu estilo para narrar.

    Te sigo leyendo!! ;=)

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado definitivamente :) tambien podría decir que esconden mucho estas palabras?!

    Por cierto soy el cantante/bajista

    ResponderEliminar
  6. Me asombra la elegancia con la que hablas de sexo. Muy pocos lo reflejan como lo que de verdad es; un arte.
    encantada de leerte!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, me he sentido relatada. Internet y sexo, curiosa relación... Jeje, bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias más cotidianas de lo que imaginamos. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…