Ir al contenido principal

Amor perseguido, amor sin sentido


     Tal vez éstas seas mis últimas palabras. Presiento el fin cada vez más cerca. Las fuerzas hace ya tiempo que me abandonaron. Miro con tristeza hacia atrás, hacia aquella familia que me vi obligada a abandonar, hacia aquella vida que ya no existe en mí. Mi equipaje es cada vez más ligero, como lo son ya mis recuerdos. La vida de antes, la que ahora añoro, se difumina cuando trato de pensar en ella. Me cuesta recordar las facciones de mi madre cuando me despertaba cada mañana para ir a la universidad, sin embargo, nunca olvidaré la tristeza de sus ojos el día que me vio partir; ambas sabíamos que sería para siempre. Cuando me di cuenta de que los recuerdos empezaban a desvanecerse, decidí escribir un diario, pero un diario de recuerdos. No importaba la línea temporal, sólo que fueran míos, que fueran reales. Necesitaba recordarme a mi misma que antes de esto, antes, yo tenía una vida, que yo era feliz.
     En los últimos tres años, he cambiado dos veces de país, cuatro veces de ciudad, seis universidades distintas y quince casas diferentes. Pero, siempre, siempre, me acaba encontrando.
No hay forma posible de huída, porque él siempre estará ahí. En cada paso que doy, siento su presencia. El teléfono a medianoche me recuerda su callada voz nombrándome. Clases, gimnasio, trabajo, autobús, metro, calles, parques, está en todas partes. Sus pasos se mueven al compás de los míos, como si yo fuera una marioneta manejada por sus sucias manos. 
No hay escondite, el acoso no entiende de lugares prohibidos ni de distancias mínimas. ¿Dónde estaban ellos cuando cada noche su silueta descansaba frente a mi ventana? ¿O cuándo el roce de su mano me despertó al amanecer?  ¿Y cuándo palpo cada mañana la cicatriz de mi costado por su última prueba de amor?
Éstas serán mis últimas palabras. Las fuerzas ya se agotaron. Ya no habrá huída. Volveré a mi hogar. 

"Ven a mí, cariño, te voy a demostrar mi amor."

     Ésta fue la carta recibida por la madre de la presunta asesina tres días después del fatídico suceso. El joven, P.J.M., fue asesinado de tres puñaladas en el costado derecho, al igual que reza la cicatriz que en la carta refiere la joven, C.S.Z., en la casa que ésta residía. La joven llamó directamente a la Policía para indicar que acababa de matar a un chico. Su única petición fue ser juzgada en su país de origen. Al tratarse ambos de ciudadanos españoles, el Gobierno Alemán, junto con la Embajada Española, han acordado que así sea.
 
Madrid, 15 de octubre de 2010

Comentarios

  1. bastante fuerte y triste.!! creo q matar no es la salida es la entrada a la fatalidad.! por q si matas por odio, amor o lo q sea luego de hacerlo no creo q eso desaparezca.

    besos lunaticos, gracias por compartir la carta

    ResponderEliminar
  2. A veces la desesperación, te hace tomar medidas irracionales. Gracias por estar siempre por aquí. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado out, dejo las palabras para otro momento.

    ResponderEliminar
  4. si esto es realemnte cierto, woooooo..
    una realidad de ensueño, aunque no uno muy feliz.
    me agrado mucho a pesar de su final, digno de una final^^
    cuidaos mucho.^^

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido, Leonard. La historia es totalmente inventada, aunque la idea proviene de una historia real que he conocido esta semana.
    Quería trasmitiros la misma agonía que experimenta una persona en este caso.
    Gracias, Big Small, por tu comentario, es siempre bien recibido.

    ResponderEliminar
  6. Nunca dejes de sorprendernos, esa es la tarea de tu blog, de tu narrativa. Vas mas alla y cautivas al instante.
    Una entrada muy buena, si esto es decir poco.
    Un gran abrazo, amiga escritora.

    ResponderEliminar
  7. Leía sin saber que era una carta, el final me ha dejado asombradisima.

    buen trabajo.

    ResponderEliminar
  8. la desesperacion podria llevarme.. yo diria.. hasta mi suicidio.. en fin, me re quede ocon el texto.. pasas=

    ResponderEliminar
  9. Lo bueno, si breve, dos veces bueno--> (l)

    ResponderEliminar
  10. Es impresionante, fuerte, es complicado, tenebroso. Cuando estaba leyendo me iba enganchando más e imaginaba que eras tú la protagonista de la historia. Es impresinante lo de la carta y el cómo acaba todo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por vuestros comentarios. Animan a seguir mejorando.

    ResponderEliminar
  12. Realmente se llega a sentir los sentimientos de la protagonista. Enhorabuena! Has ganado una admiradora más.

    ResponderEliminar
  13. Ardid!!
    Ohhh, cuanto tiempo hacia que no me pasaba...
    lo siento, lo siento!!!! Dejé algo abandonado el blog.
    Cuidate mucho, besitos :)!!

    ResponderEliminar
  14. Pues no lo sé, pero lo mío sólo son palabras, afortunadamente no me ha pasado a mí :)

    ResponderEliminar
  15. Me ha puesto los pelos de punta. Sobre todo por como la chica describe la situación. Aterrador.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…