Ir al contenido principal

Todo acabó

A las 3.43 horas acabó todo. He dejado de sentir el temor que me abordaba en cada despertar. Mis únicos momentos de felicidad, eran cuando tendía mi cuerpo, cerraba mis párpados y me sumergía en otro mundo, un mundo donde el miedo no formaba parte de mi ser. Ahora puedo gritar, decírselo a su cara, que ya todo acabó. Ya no permitiré que me haga más daño. No le permitiré que haga de mi corazón, un corazón maltrecho, sacudido por sus temibles palabras, siempre llenas de horror. Mi mente estaba sumergida en manos levantadas, gritos ensordecedores y heridas profundas, de ésas que sólo dejan huella en el recuerdo. 

Ahora, todo llegó a su fin. 

Como otra noche más, entró por la puerta tambaleándose y susurrando con dulzura una vieja canción que una vez le cantó a mis oídos, a nuestro amor. Mi cuerpo, protegido bajo las sábanas, empezó a temblar. Parecía prever que esta vez sería diferente, que habría un final. Su sombra se asomó a través de la puerta, como un fantasma que busca a una víctima que estremecer. No escuché sus pisadas ni su respiración entrecortada hasta que mi cabello pendía de su mano izquierda. Sentí las sacudidas. Mi cuerpo era zarandeado de un lado a otro de nuestra habitación hasta que lo dejó caer frente a la puerta del baño. 
Intenté erguirme, pero cuando conseguí reunir todas mis fuerzas, se abalanzó sobre mí. El camisón fue separado de mi blanca piel. Yo lo miraba con perplejidad, sin comprender por qué ya no sentía el roce con mi piel. El primer golpe fue suave. Una leve caricia, me atrevería a decir. Pero, pronto recuperó las fuerzas perdidas por el alcohol y desató su rabia, su frustración, su debilidad, con mi mente, con mis recuerdos, con mi futuro. Sólo recuerdo los primeros golpes, el resto están guardados en el rincón más remoto de mi mente. 
Todo acabó. Alguien me dijo que su cuerpo yacía malherido en el suelo del comedor. Yo fui encontrada en la puerta de entrada, con la vista fija mirando hacia el exterior, con mis dedos acariciando la libertad. Ahora, estoy luchando por sobrevivir. Mi cuerpo está tumbado en una vieja cama de hospital, rodeado de médicos, enfermeras y medicamentos en vía, pero no necesito calmantes. La libertad, la felicidad, la ausencia de dolor son los calmantes de mi nueva vida, la vida que estoy luchando por recuperar. Las heridas del alma, los recuerdos malditos, todo esto será sepultado en mi cerebro por nuevos cimientos. Sólo espero despertar, él no debe ganar.

Comentarios

  1. me ha gustado mucho el texto !
    muchas gracias por el comentario que me dejaste ya he vuelto espero que todo marche genial un besazo !! :)

    ResponderEliminar
  2. Como siempre... tan genial...
    Un saludo amiga:D!! Cuidate..

    ResponderEliminar
  3. Por lo intenso, conmovedor, directo y, sobre todo, narrado con una habilidad envidiable guardo en mi mente esta entrada como una de las mejores que he leido.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a tod@s.
    Alexander, no puedo dejarte comentarios en el blog. Espero que pueda pronto. Beijinhos a tod@s.

    ResponderEliminar
  5. Ufff, desvastador, y tremendamente bien narrado. Es una escena terrible, un cúmulo de sensaciones maltrechas e impactantes.


    Me recuerda a la canción de "rat is dead" debes oírla, tu texto es una inspiración para canciones libres como esa...

    Un beso amiga. =)

    ResponderEliminar
  6. Es triste, pero esta tan bien expresado q transmite todo.

    ResponderEliminar
  7. Que yo sepa el cómic no se puede ver en ningún sitio.Lo publicaron en una revista sobre manga/anime que hace ya tiempo dejaron de hacer y yo tengo el ejemplar que me mandaron por haber ganado (bueno,en realidad gané junto a una amiga,que no todo el mérito es mío).
    Lo del ruso es porque este verano me aburría,cogí un diccionario y empecé a intentar leer cosas. Como mi padre me vio interesada me dio un libro para aprender mejor,aunque no tengo ni idea de nada jaja

    ResponderEliminar
  8. Desolador pero con una belleza indescriptible....Enhorabuena ^^

    **

    Oye, qué tal lo pasaste en el mercado?, yo fui al final ^^

    Besos de letras con Tinta (^_^)

    ResponderEliminar
  9. Cielos. Senti horrible cada palabra leida, aveces me meto demaciado en el escrito... Magnifico (: Ya te sigo.

    ResponderEliminar
  10. es increible la profundidad con la que escribes cada una de tus lineas... Besos lunaticos y sigue asi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…