Ir al contenido principal

Todo acabó

A las 3.43 horas acabó todo. He dejado de sentir el temor que me abordaba en cada despertar. Mis únicos momentos de felicidad, eran cuando tendía mi cuerpo, cerraba mis párpados y me sumergía en otro mundo, un mundo donde el miedo no formaba parte de mi ser. Ahora puedo gritar, decírselo a su cara, que ya todo acabó. Ya no permitiré que me haga más daño. No le permitiré que haga de mi corazón, un corazón maltrecho, sacudido por sus temibles palabras, siempre llenas de horror. Mi mente estaba sumergida en manos levantadas, gritos ensordecedores y heridas profundas, de ésas que sólo dejan huella en el recuerdo. 

Ahora, todo llegó a su fin. 

Como otra noche más, entró por la puerta tambaleándose y susurrando con dulzura una vieja canción que una vez le cantó a mis oídos, a nuestro amor. Mi cuerpo, protegido bajo las sábanas, empezó a temblar. Parecía prever que esta vez sería diferente, que habría un final. Su sombra se asomó a través de la puerta, como un fantasma que busca a una víctima que estremecer. No escuché sus pisadas ni su respiración entrecortada hasta que mi cabello pendía de su mano izquierda. Sentí las sacudidas. Mi cuerpo era zarandeado de un lado a otro de nuestra habitación hasta que lo dejó caer frente a la puerta del baño. 
Intenté erguirme, pero cuando conseguí reunir todas mis fuerzas, se abalanzó sobre mí. El camisón fue separado de mi blanca piel. Yo lo miraba con perplejidad, sin comprender por qué ya no sentía el roce con mi piel. El primer golpe fue suave. Una leve caricia, me atrevería a decir. Pero, pronto recuperó las fuerzas perdidas por el alcohol y desató su rabia, su frustración, su debilidad, con mi mente, con mis recuerdos, con mi futuro. Sólo recuerdo los primeros golpes, el resto están guardados en el rincón más remoto de mi mente. 
Todo acabó. Alguien me dijo que su cuerpo yacía malherido en el suelo del comedor. Yo fui encontrada en la puerta de entrada, con la vista fija mirando hacia el exterior, con mis dedos acariciando la libertad. Ahora, estoy luchando por sobrevivir. Mi cuerpo está tumbado en una vieja cama de hospital, rodeado de médicos, enfermeras y medicamentos en vía, pero no necesito calmantes. La libertad, la felicidad, la ausencia de dolor son los calmantes de mi nueva vida, la vida que estoy luchando por recuperar. Las heridas del alma, los recuerdos malditos, todo esto será sepultado en mi cerebro por nuevos cimientos. Sólo espero despertar, él no debe ganar.

Comentarios

  1. me ha gustado mucho el texto !
    muchas gracias por el comentario que me dejaste ya he vuelto espero que todo marche genial un besazo !! :)

    ResponderEliminar
  2. Como siempre... tan genial...
    Un saludo amiga:D!! Cuidate..

    ResponderEliminar
  3. Por lo intenso, conmovedor, directo y, sobre todo, narrado con una habilidad envidiable guardo en mi mente esta entrada como una de las mejores que he leido.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a tod@s.
    Alexander, no puedo dejarte comentarios en el blog. Espero que pueda pronto. Beijinhos a tod@s.

    ResponderEliminar
  5. Ufff, desvastador, y tremendamente bien narrado. Es una escena terrible, un cúmulo de sensaciones maltrechas e impactantes.


    Me recuerda a la canción de "rat is dead" debes oírla, tu texto es una inspiración para canciones libres como esa...

    Un beso amiga. =)

    ResponderEliminar
  6. Es triste, pero esta tan bien expresado q transmite todo.

    ResponderEliminar
  7. Que yo sepa el cómic no se puede ver en ningún sitio.Lo publicaron en una revista sobre manga/anime que hace ya tiempo dejaron de hacer y yo tengo el ejemplar que me mandaron por haber ganado (bueno,en realidad gané junto a una amiga,que no todo el mérito es mío).
    Lo del ruso es porque este verano me aburría,cogí un diccionario y empecé a intentar leer cosas. Como mi padre me vio interesada me dio un libro para aprender mejor,aunque no tengo ni idea de nada jaja

    ResponderEliminar
  8. Desolador pero con una belleza indescriptible....Enhorabuena ^^

    **

    Oye, qué tal lo pasaste en el mercado?, yo fui al final ^^

    Besos de letras con Tinta (^_^)

    ResponderEliminar
  9. Cielos. Senti horrible cada palabra leida, aveces me meto demaciado en el escrito... Magnifico (: Ya te sigo.

    ResponderEliminar
  10. es increible la profundidad con la que escribes cada una de tus lineas... Besos lunaticos y sigue asi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…