Ir al contenido principal

¿Una mañana más?

Desperté esta mañana como cualquier otro día de trabajo. El despertador de móvil sonó varias veces debido a mi profundo sueño y mi falta de conciencia del despertar. Me duché entre ojos cerrados y boca abierta. Algo de maquillaje y gloss en los labios. Un café para despertar, dos cucharadas de azúcar y 30 gr de cereales integrales. Dientes cepillados.
Lo mejor de la mañana bajaba por las escaleras. Cara dormida. Palabras entrecortadas. Sonrío al ver a mi chico. Comparto con él los momentos del desayuno y los planes de la mañana. Nos despedimos. Que tengas una buena mañana.Te quiero. El reloj marca las 8.05 de la mañana. El aire penetra hasta los huesos, a pesar de estar más cerca del verano que del invierno. Meto la llave. El mp3 encendido. Esta mañana me decido por el repertorio heavy. Pasos de cebra, semáforos cerrados, rotondas. De repente, todo desaparece. Silencio. Silencio es lo único que alcanzo a escuchar. Pienso en mi chico, tirado en la cama, ajeno a mi presente. En mi madre, esperando mi llamada, como cada mañana al llegar al trabajo. Pienso en mi futuro,que se desvanece entre mis suspiros; en lo que nunca llegaré hacer, lo que nunca llegaré a sentir. Recordé mi vida; el día que te conocí, cómo nos conocimos, producto del destino, porque siempre supe que eras mi destino. Siento mis lágrimas caer por mi mejilla, mezcla de agua y sangre. Recuerdo nuestro primer paseo, cuando aún no sentíamos nada el uno por el otro. Nunca he olvidado ese paseo en mitad de la noche. No lo sabíamos, pero el futuro ya era nuestro.
Tantas cosas por decir, por sentir, por hacer. Gracias a tí mi vida se volvio más interesante; eres la pizca de locura que me falta. Contigo no se hacen planes, lo bueno es improvisar, dejarnos llevar. Recuerdo aquella vez que paramos el coche en mitad de la nada para sentir la hierba bajo nuestros pies desnudos. Corríamos como desesperados, como si huyeramos del fin del mundo. Nuestra ropa colgada del árbol. Nosotros mojados por el rocío de la mañana.
Los sentimientos son díficiles de expresar con letras. La felicidad duerme a los pies de nuestra cama y nos arropa cada mañana. Contigo conocí la felicidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fluir

Mis nalgas rozan tu cuerpo mientras te dirijo una mirada de disculpa. Tu mano permanece sujeta a una copa de vino y en tu mirada vislumbro la rabia por sentirme y no tenerme. Mis tacones se van alejando de ti y con cada peldaño que desciendo mi minifalda es agitada como si el viento deseara revelar mis secretos. Nos separan algunos metros, pero siento el calor de tu mirada en mi entrepierna. Veo tus susurros en la oreja de otra, tus labios acariciando su piel, tu sonrisa traviesa, pero tu mirada fija en mí, en mis ojos; divisando cómo muerdo mis labios, cómo muevo mis caderas al compás de la música. Tal vez tu mano empiece a descender y tal vez veas pasar mi trasero cerca del tuyo; tal vez te susurre desde la distancia “mis labios hubieran deseado a los tuyos”; tal vez hubieras agarrado mi mano, hubieras girado mi cuerpo y me hubieras robado un beso lento, sabroso, caliente, húmedo. Sin embargo, aquí seguimos, separados por cuerpos embriagados de alcohol, pero carentes de pasión. Dejo…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…