Ir al contenido principal

Debates interiores

Es el momento de echar la vista atrás y de hacer balance, como todos los años por esta época. Nunca me prometo nada a primeros de años, sobre que hacer o dejar de hacer. Más bien soy de la que se promete cosas cuando está próximo el verano, cuando empieza el curso, cuando la báscula me asusta o, lo que es peor aún, cuando descubro que una mujer cuarentona tiene mejor estado físico que yo a mis veinte y nueve años. Pero, siempre me falta esa voz que da la orden a mi cerebro y éste articula las acciones: fuerza de voluntad, lo llaman. Pero desconozco donde se esconde en mí, porque aún no ha aparecido. Toc Toc, ¿Quien es? ¡Tu fuerza de voluntad! Toda una incógnita para mí.
Este nuevo año, como excepción, me voy a prometer (a mí misma, puesto que se trata de mi cuerpo) que a principios de enero me apuntaré al gimnasio. Pero llevo semanas debatiendo qué gym sería el mejor. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un gimnasio? Cuando salgo de compras, sé lo que me gusta, la utilidad que le puedo dar, pero en un gym qué debo mirar. Llevo semanas con este debate interior que imagino que me provocará una gran úlcera y que además, llegado el momento, buscaré alguna excusa para dejar esta decisión para el siguiente mes.
Debates interiores que marcarán mi vida personal y dejarán martirizado mi trasero por tanto movimiento incontrolado.

Comentarios

  1. Uf yo tampoco era mucho de gyms hace unos años pero ahora me encanta el powerplate y el spinning. Están geniales para mantenerse en forma y con tipín :)
    Ánimo que seguro que encuentras alguna clase que te guste y luego le coges el gustillo e irás varias veces a la semana.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por participar, Saray. Voy un par de veces por semana y no me cuesta tanto como pensaba al principio. Voy un par de veces por semana. Espero notar resultados para el verano.

    ResponderEliminar
  3. la fuerza de voluntad es la q nos mueve para todo y para nada Ardiv

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños