martes, 6 de mayo de 2014

Atea


Llenaste mis oídos de palabras prometidas.
Cubriste mi mirada de sonidos acaramelados. 
Observaste mi debilidad cual delineante de una arquitectura inventada. 
Buscaste mi cuerpo bajo tu soledad.
Satisficiste tu calor con mis dulces caricias.
Entregaste tu noche como si no existiera otra.

Escuché promesas que yo nunca solicité.
Dibujé mejillas sonrojadas ante letras inesperadas.
Mostré mi sueño desnudo al calor de tu piel.
Cubrí tu soledad creyendo que también era mía.
Unas noches yo fui la protagonista, otras fueron otros.
Ignoré el tiempo entre el vaivén...

Ahora, soy atea de las palabras.
Atea de gestos creados en cada ocasión.
Atea de sonrisas de seducción.
Atea de despertares compartidos.
Atea de la sinceridad sin decorado.
Atea de una realidad inventada entre tú y yo.
Atea de que existas tú...


10 comentarios:

  1. Por eso hay que tener las ideas claras y el corazón sereno.
    (Me alegra volver a leerte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubiera encontrado palabras más indicadas que las tuyas. Me alegro de que estés al otro lado. Abrazos.

      Eliminar
  2. Me encanta, es estupendo seguir disfrutando con lo que escribes, transmites puro sentimiento. Sólo espero que el ateismo se convierta en agnosticismo ;)

    ResponderEliminar
  3. Aunque a veces se escribe más para una misma que para el resto (tú ya sabes como funciona esto), es muy emotivo y especialmente viniendo de ti. Alegra saber que aún quedáis un par al otro lado. Un abrazo, niña.

    ResponderEliminar
  4. Leer algo tan lleno de sentimiento que te lleva de la sonrisa a la incredulidad solo es posible si alguien ha hecho magia con las palabras.
    Siempre es un placer leerte ;)
    Me alegra muchísimo haber vuelto y encontrarte.

    ResponderEliminar
  5. Al leer tu comentario me quedé sin palabras, la verdad. Conseguir que las palabras os transmitan sentimientos, emociones, es lo máximo que se puede pedir. Muchísimas gracias por estar ahí y por regresar. ;)

    ResponderEliminar
  6. Ya se sabe: el poder del desamor.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A veces es mejor dejar que hablen sólo los hechos :)

    ResponderEliminar
  8. eres poeta
    cuando te metes a jugar con las letras

    ResponderEliminar
  9. No me puede gustar más esta maldita forma que tienes de escribir. En serio. Si quieres también puedes seguirme en twitter (@maay_gt)

    Un abrazo.

    http://elchicodelmetro.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Confesó