Ir al contenido principal

Los susurros del andén



          Alma llegó agitada a la pequeña entrada de la estación. Ya no recordaba la hora de partida del tren, pues no prestó demasiada atención. La manga de la camiseta le caía levemente dejando intuir una piel canela con pequeñas motas de chocolate negro. A pesar de ser un pueblo turístico, en aquella altura del año no era demasiado transitado debido a las altas temperaturas. Le caían leves gotas de sudor por las mejillas, que en alguna ocasión ella hizo pasar por lágrimas aventureras pues le parecía menos vergonzoso y la dotaba de ese dulzor que muchos le acusaban de carecer. Su mirada se perdía entre los andenes y los carteles luminosos a la espera de alguna esperanzada noticia que le marcara el camino a casa, a su próximo destino.
                Cuando el nerviosismo comenzaba a apoderarse de ella, una voz potente, marcadamente varonil, masculló algunas palabras de las que Alma sólo llegó a identificar que se trataba en un idioma incomprensible para ella. Su cara debió asemejar una gran interrogación, pues el desconocido repitió las que debían ser las mismas palabras, pero esta vez en un español adecentado y una media sonrisa, dejando intuir un leve toque seductor innato y a la vez inconsciente. Alma dudó durante breves segundos si responder con una educada sonrisa o un simple gracias, pero aquella voz marcó el siguiente paso:
-Puedo acompañarla, señorita, si no le importa, expresó el desconocido, mientras hacía girar el paraguas sobre la acera.
                Alma quedó más extrañada por la visión del objeto en aquel verano asfixiante que por el ofrecimiento del nativo de acompañarla simplemente para cruzar la vía.
-¿Por qué lleva paraguas?, le preguntó ella indiscretamente y con los ojos abiertos de curiosidad.
-Porque los días de este calor inmenso, acostumbra a visitarnos una tormenta repentina. Hay que aprender a ser previsor, respondió él con normalidad, mientras daba los primeros pasos hacía la bajada al andén.
                Ella tuvo que apresurar sus pies para poder alcanzarle. A simple vista era un chico normal, nada llamativo. Alto pero sin llegar a ser desgarbado. El paso del tiempo amenazaba demasiado pronto en él, sin embargo le daba un toque de interés, apoyado por el intacto traje sastre de color negro que vestía, a pesar de los elevados grados.
                Eran dos extraños, que tenían por compañía el tic tac de un viejo reloj que colgaba en la entrada de la estación,  sentados en un pequeño banco de piedra a la espera de un tren que la llevara a cualquier parte. Si él tenía destino o motivo, se desconocía. Tras unos minutos de silencio y justo antes de que Alma lo rompiera más por la vergüenza del momento que por necesidad, él susurró sin apenas mirarla:
-Si cierras los ojos notas un leve soplo de alta calidez que te acaricia el cuello y serpentea entre tus piernas, palabras que provocaron un sutil rubor en las mejillas de Alma. No obstante, ella no se atrevió a  separar sus labios y siguió con atención las palabras que el desconocido iba esculpiendo con su lengua.
-Sientes como tu piel se va erizando según va salteando tus lunares. Tu falda se agita, pues el aire morboso pretende mostrar tus muslos, y tras pronunciar estas letras, giró lentamente su cara para perder su mirada en el muslo izquierdo que después de un cruce inocente de piernas, Alma quedó al descubierto. La mirada de ambos se encuentra provocando inesperadamente un calor interno en Alma, motivando que rozara sus muslos para calmarse.
                Súbitamente, caen las primeras gotas de una tormenta imprevista sobre el pecho de ella provocando la erección de sus pezones.
-Esa gota de lluvia traviesa descendiendo entre tus pechos, absorbiendo el olor de tu piel, sintiendo la suavidad hasta desembocar en tu ombligo. Y una compañera envidiosa traspasando las fronteras de tu cuerpo, refrescando tu calor interno. Ese contraste de humedad caliente que aguardas entre tus piernas convergiendo con el frescor del agua recién nacida en la tierra, le susurraba él al oído sin tocarla, mientras veía que el cuerpo de Alma se agitaba inconscientemente, mordía su labio inferior y clavaba sus manos en el banco.
                Y al fondo del paisaje se escucha el traqueteo del tren quedando el andén inundado de maletas, trolleys y despedidas a corto plazo. Ambos se levantan. Alma está agitada, sudorosa, ansiosa de perder el tren que ahora se le presenta delante, pero cuando decide desear aquel momento, a aquel desconocido, se gira lentamente y los susurros se han ido con él.

Comentarios

  1. :( Buah, te diste de baja? Podías haberte despedido :(
    Bueno, si quieres charlar, ya sabes mi whatssap.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Interesting information, thank it will help me.
    jeux de amour

    ResponderEliminar
  3. Mmmmmm una se queda con ganas de más! Muy bien escrito. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…