Ir al contenido principal

Insomnio



               Tal vez me equivoque y las palabras aquí transcritas sean tan erróneas como la raíz cuadrada de quinientos veinte y tres entre siete. Los ojos que tú ves cada mañana pues no son los mismos que te miran cada tarde, justo a las cinco y veinte, siempre con prisas para llegar al último toque del timbre. Tal vez si supieras que esa joven pálida apoyada contra la pared descascarillada de la cafetería es la misma que acompaña tus noches de soledad, frente a una pantalla a veces demasiado silenciosa. Tantas vocales, hiatos, diptongos intercambiados y aún tratas de convencerme que no conozco a ese solitario tímido cabezón que disfraza sus paranoias mentales de sonrisas eternas. Ése que es incapaz de retroceder ante una decisión tomada porque primero está la madurez acompañada de la lógica y, si se diera la ocasión, blandiría un poco de impulsividad. Pero he llegado a pensar que solicitaste goma de borrar para quitar de tu pensamiento tan tamaño sacrilegio del comportamiento humano. Si los médicos no sólo recetaran medicación, yo les pediría grandes dosis de locura para ti y un poco de razonamiento para mí, tal vez así intercambiemos los papeles que este loco destino nos ha adjudicado el uno contra el otro, destino que nunca nos perteneció. Tal vez ése sea el motivo que me atrapa hacia a ti y la consideración el que te mantiene a ti.

Comentarios

  1. Recordé una frase de morfeo en matrix, que dice que el destino ocurre y nosotros sólo debemos entender el por qué... :) saludos! te sigo, cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces sólo lo entendemos pasado un tiempo. Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar
  2. Buenas tardes Ardid.

    ¿Sabes a qué me ha recordado el título de esta entrada? A un videojuego indi para PC de terror y suspense. Te lo recomiendo si te gustan las aventuras gráficas y pasar miedo mientras juegas.

    Cambiando de tema, me he quedado principalmente porque me han encantado tus palabras, me encanta tu forma de expresar tus sentimientos y, sobre todo, tu imaginación, no todo el mundo tiene esa capacidad. Enhorabuena por el éxito de tu página.
    Aquí tienes a una nueva lectora, ¿ok?

    Antes de marcharme, si me lo permites, me encantaría compartir contigo mi blog de literatura optimista "Positiva Dimensión" y de "Tomb Raider Spain", quizás te aporten cosas constructivas; puedes acceder a ellas haciendo clic en mi nombre de usuaria, pero aquí te dejo la dirección por si las moscas:
    www.positivadimension.com
    www.tombraiderspain.com

    Un cordial saludo desde el Sur de España, y muchísima suerte en todo lo que hagas. Recuerdo que hay objetivos imposibles, sino mentes perezosas. Espero que pronto nos deslumbres con una nueva entrada.

    Fdo: M.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Melodie, y bienvenida. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…