Ir al contenido principal

Ni tú pá mí, ni yo pá ti, pero ¿quieres que probemos si explotamos juntos?

Una habitación cualquiera. Cama sin hacer. Una pequeña luz anaranjada encendida en la mesilla de noche. La persiana a medio bajar. La noche ya ha caído. Montones de ropa se apelmazan sobre la silla que acompaña a la mesa de escritorio, inundada de apuntes de los últimos exámenes. 
-¿Cuándo nos volveremos a ver?,  le pregunta él al reflejo de la mirada perdida que se funde con el silencio que ya invade la ciudad, un jueves cualquiera, a las dos de la mañana. 
-No lo sé, responde ella sin dejar de mirar más allá de los cristales de la ventana, destapada de cualquier tela que los oculte del mundo. Cogió sus culotes morados y su sujetador y comenzó a vestir su cuerpo desnudo. Vaqueros y una sudadera negra fue su uniforme, pues lo interesante se ocultaba a los ojos de un simple observador. Sin embargo él, sentado en la cama, ya con el preservativo retirado, aunque aún con el pene erecto por culpa del cuerpo desnudo que se exhibía delante de él, observaba la pequeña cicatriz de su hombro derecho; la extraña flor dibujada sobre el fin de su espalda y depositada sobre su nalga derecha, que cuando ella andaba parecía que el viento la agitaba. Antes de cubrir sus pechos, se giró hacia él para regalarle la última imagen de su cuerpo y él vio el reflejo del piercing que atravesaba su pezón izquierdo. Entonces ella sonrió y sucesivamente fue tapando su desnudez con delicadeza. Cogió su móvil y sus llaves y antes de cruzar la puerta, le dio un dulce beso en la mejilla derecha. Y desapareció, otra noche más. 
Tres horas antes llamó sin avisar entrando en un comedor inundado de estudiantes jugando al Black Jack; dinero sobre la mesa, alcohol entre las manos. Música y risas demasiado altas. Ella le buscó con deseo. Él con ansiedad. Su retirada fue rápida y silenciosa y desde su posición puedo observar cómo al cruzar la puerta del pasillo ella se despojaba de la sudadera y se dirigía hacía su habitación. 
Al entrar sintió las manos de ella sobre sus hombros, su espalda contra la puerta y sus carnosos labios besando los suyos. Las manos de él acariciando su piel desde sus caderas hasta llegar a la altura del sujetador, dejando en libertad dos pequeños pechos que él recibe en su boca con lametazos y mordiscos. Por su parte, ella le quita la camiseta y las carzonas del entrenamiento y tira de su cabello hacia atrás mientras con su lengua va lamiendo desde su cuello, bajando por su torso...... Ella se arrodilla frente a él para poder continuar el recorrido por su cuerpo y va retirando sus bóxers mientras con sus labios acaricia el pene. Después, lo lame desde la base y al llegar al glande lo fricciona contra sus dientes, para introducirlo inmediatamente hasta el fondo de su boca. Vuelve a sacarlo. Esta vez lo succiona con su boca durante breves pero intensos segundos, mientras con su mano izquierda acaricia suavemente sus testículos. Y........................ (Próximo capítulo mañana que toca madrugar)

Comentarios

  1. Lo espero! El capitulo.....
    Saludos Ardid.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo tienes. ;) Gracias por pasarte y por comentar. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…