Ir al contenido principal

Ni tú pá mí, ni yo pá ti, pero ¿quieres que probemos si explotamos juntos?

Una habitación cualquiera. Cama sin hacer. Una pequeña luz anaranjada encendida en la mesilla de noche. La persiana a medio bajar. La noche ya ha caído. Montones de ropa se apelmazan sobre la silla que acompaña a la mesa de escritorio, inundada de apuntes de los últimos exámenes. 
-¿Cuándo nos volveremos a ver?,  le pregunta él al reflejo de la mirada perdida que se funde con el silencio que ya invade la ciudad, un jueves cualquiera, a las dos de la mañana. 
-No lo sé, responde ella sin dejar de mirar más allá de los cristales de la ventana, destapada de cualquier tela que los oculte del mundo. Cogió sus culotes morados y su sujetador y comenzó a vestir su cuerpo desnudo. Vaqueros y una sudadera negra fue su uniforme, pues lo interesante se ocultaba a los ojos de un simple observador. Sin embargo él, sentado en la cama, ya con el preservativo retirado, aunque aún con el pene erecto por culpa del cuerpo desnudo que se exhibía delante de él, observaba la pequeña cicatriz de su hombro derecho; la extraña flor dibujada sobre el fin de su espalda y depositada sobre su nalga derecha, que cuando ella andaba parecía que el viento la agitaba. Antes de cubrir sus pechos, se giró hacia él para regalarle la última imagen de su cuerpo y él vio el reflejo del piercing que atravesaba su pezón izquierdo. Entonces ella sonrió y sucesivamente fue tapando su desnudez con delicadeza. Cogió su móvil y sus llaves y antes de cruzar la puerta, le dio un dulce beso en la mejilla derecha. Y desapareció, otra noche más. 
Tres horas antes llamó sin avisar entrando en un comedor inundado de estudiantes jugando al Black Jack; dinero sobre la mesa, alcohol entre las manos. Música y risas demasiado altas. Ella le buscó con deseo. Él con ansiedad. Su retirada fue rápida y silenciosa y desde su posición puedo observar cómo al cruzar la puerta del pasillo ella se despojaba de la sudadera y se dirigía hacía su habitación. 
Al entrar sintió las manos de ella sobre sus hombros, su espalda contra la puerta y sus carnosos labios besando los suyos. Las manos de él acariciando su piel desde sus caderas hasta llegar a la altura del sujetador, dejando en libertad dos pequeños pechos que él recibe en su boca con lametazos y mordiscos. Por su parte, ella le quita la camiseta y las carzonas del entrenamiento y tira de su cabello hacia atrás mientras con su lengua va lamiendo desde su cuello, bajando por su torso...... Ella se arrodilla frente a él para poder continuar el recorrido por su cuerpo y va retirando sus bóxers mientras con sus labios acaricia el pene. Después, lo lame desde la base y al llegar al glande lo fricciona contra sus dientes, para introducirlo inmediatamente hasta el fondo de su boca. Vuelve a sacarlo. Esta vez lo succiona con su boca durante breves pero intensos segundos, mientras con su mano izquierda acaricia suavemente sus testículos. Y........................ (Próximo capítulo mañana que toca madrugar)

Comentarios

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…