Ir al contenido principal

Ni tú pá mí, ni yo pá ti, pero ¿quieres que probemos si explotamos juntos?

Una habitación cualquiera. Cama sin hacer. Una pequeña luz anaranjada encendida en la mesilla de noche. La persiana a medio bajar. La noche ya ha caído. Montones de ropa se apelmazan sobre la silla que acompaña a la mesa de escritorio, inundada de apuntes de los últimos exámenes. 
-¿Cuándo nos volveremos a ver?,  le pregunta él al reflejo de la mirada perdida que se funde con el silencio que ya invade la ciudad, un jueves cualquiera, a las dos de la mañana. 
-No lo sé, responde ella sin dejar de mirar más allá de los cristales de la ventana, destapada de cualquier tela que los oculte del mundo. Cogió sus culotes morados y su sujetador y comenzó a vestir su cuerpo desnudo. Vaqueros y una sudadera negra fue su uniforme, pues lo interesante se ocultaba a los ojos de un simple observador. Sin embargo él, sentado en la cama, ya con el preservativo retirado, aunque aún con el pene erecto por culpa del cuerpo desnudo que se exhibía delante de él, observaba la pequeña cicatriz de su hombro derecho; la extraña flor dibujada sobre el fin de su espalda y depositada sobre su nalga derecha, que cuando ella andaba parecía que el viento la agitaba. Antes de cubrir sus pechos, se giró hacia él para regalarle la última imagen de su cuerpo y él vio el reflejo del piercing que atravesaba su pezón izquierdo. Entonces ella sonrió y sucesivamente fue tapando su desnudez con delicadeza. Cogió su móvil y sus llaves y antes de cruzar la puerta, le dio un dulce beso en la mejilla derecha. Y desapareció, otra noche más. 
Tres horas antes llamó sin avisar entrando en un comedor inundado de estudiantes jugando al Black Jack; dinero sobre la mesa, alcohol entre las manos. Música y risas demasiado altas. Ella le buscó con deseo. Él con ansiedad. Su retirada fue rápida y silenciosa y desde su posición puedo observar cómo al cruzar la puerta del pasillo ella se despojaba de la sudadera y se dirigía hacía su habitación. 
Al entrar sintió las manos de ella sobre sus hombros, su espalda contra la puerta y sus carnosos labios besando los suyos. Las manos de él acariciando su piel desde sus caderas hasta llegar a la altura del sujetador, dejando en libertad dos pequeños pechos que él recibe en su boca con lametazos y mordiscos. Por su parte, ella le quita la camiseta y las carzonas del entrenamiento y tira de su cabello hacia atrás mientras con su lengua va lamiendo desde su cuello, bajando por su torso...... Ella se arrodilla frente a él para poder continuar el recorrido por su cuerpo y va retirando sus bóxers mientras con sus labios acaricia el pene. Después, lo lame desde la base y al llegar al glande lo fricciona contra sus dientes, para introducirlo inmediatamente hasta el fondo de su boca. Vuelve a sacarlo. Esta vez lo succiona con su boca durante breves pero intensos segundos, mientras con su mano izquierda acaricia suavemente sus testículos. Y........................ (Próximo capítulo mañana que toca madrugar)

Comentarios

  1. Lo espero! El capitulo.....
    Saludos Ardid.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo tienes. ;) Gracias por pasarte y por comentar. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños