Ir al contenido principal

Estimado tú:



Y aquí estoy de nuevo escribiendo cartas que no enviaré a un remitente nunca revelado porque qué sentido tiene calificar con nombre y apellidos si no me vas a responder.
Ya te escribí mucho antes incluso de que aparecieras junto a mí; mis palabras son fiel testigo de aquello cuanto fui. Parodias del destino que te quita y te pone como el antojo de un niño. Caos y descontrol es lo que provocas aquí, noches sin dormir desarropada de un recuerdo que no ansía vivir dentro de mí.
Palabras es lo único que nos ofrecimos y el deseo de sabernos prohibidos se borró con la fuerza de un suspiro al despertar.
Y de nuevo regresas a mí aunque tú ni siquiera lo hayas escogido. Filosofía barata te di. Sonrisas y palabras tú a mí. ¿De qué sirvió?, dímelo, si ahora ni el olvido compartimos. El olvido por desearnos, por hablarnos, por mirarnos.
Respóndeme por qué regresas de nuevo, recuerdo, sobre algo que nunca fue; tu imagen en mi retina, la tristeza en mis labios. Y no me comprendo. ¡Sal de aquí! Tu recuerdo no puede vivir en mí porque tu presencia decidió huir.
Y tal vez tengas razón y esta intensidad no sea más que el resultado de que no seas alcanzado, por eso pídele a tu recuerdo que se lleve contigo esa sonrisa seductora, única de los que no se saben seductores, y tus siempre acertadas palabras, más meditadas y maduras que las que yo escribí, guiadas por el impulso y la sinrazón de este descontrol que se creó en mí.
Y el dolor no es más que un sentimiento por nosotros escogido, con la idea de sabernos perdidos en la senda de este olvido. El olvido de no habernos elegido amándonos desesperados, de no habernos deseado en el resplandor de la luna, de no habernos conocido más allá de estos escritos. Ésta es mi sinrazón y, de nuevo, la incomprensión que habita en mí al saberte que eres sólo tú a tiempo parcial con otra. Y yo incapaz de despojarme de ti. 

Y de nuevo mi caos regresa aquí, sin tus palabras, sin ti.  

Comentarios

  1. Lo de hablar y escribir palabras bonitas está sobrevalorado, es triste pero siempre se necesita algo más.
    Tal vez demostrar algo que cuesta escribir.

    (Que sepas que yo también me encuentro entre tus cuatro letras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que debería ser la vida, más y más.
      Y los sentimientos más profundos son los que más cuesta expresar.
      Yo echo de menos perderme entre las tuyas. ;)

      Eliminar
  2. Hola preciosa entrada tienes toda la razon nohay nada mejor en esta vida que demostrar los sentimientos,se viviria muchisimo mejor..... besitos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí pero sería demasiado perfecto y nosotros hemos nacido para complicarlo "un poquitín". Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar
  3. Me senti bastante identificada en algunas partes !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al escribir se busca que el lector se sumerja en las palabras y ser capaz de conseguirlo es positivo, creo yo; sin embargo, que nos sintamos identificados con sentimientos desgarradores del corazón es el resultado de la tristeza que nos invade. Deseo que te abandone pronto y sólo estés tú. Besos.

      Eliminar
  4. Siempre he pensado que la literatura es arte porque, ademas de ser bella, es la expresion misma del ser, la exposicion perpetua del alma. Escribes con el alma y eso te vuelve un artista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alexander, sabes como quedar sin palabras. Lo único que puedo decir es gracias porque sé que tus palabras salen de dentro. Beijinhos. ;)

      Eliminar
  5. Magnífica carta con algunos reproches inevitables que nacen del dolor de una ruptura no deseada.
    Me pareció muy bueno lo que has escrito,Ardid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ohma. Quería reflejar ese dolor de querer y no poder tener; si he conseguido transmitirlo es todo un logro. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…