Ir al contenido principal

Estimado tú:



Y aquí estoy de nuevo escribiendo cartas que no enviaré a un remitente nunca revelado porque qué sentido tiene calificar con nombre y apellidos si no me vas a responder.
Ya te escribí mucho antes incluso de que aparecieras junto a mí; mis palabras son fiel testigo de aquello cuanto fui. Parodias del destino que te quita y te pone como el antojo de un niño. Caos y descontrol es lo que provocas aquí, noches sin dormir desarropada de un recuerdo que no ansía vivir dentro de mí.
Palabras es lo único que nos ofrecimos y el deseo de sabernos prohibidos se borró con la fuerza de un suspiro al despertar.
Y de nuevo regresas a mí aunque tú ni siquiera lo hayas escogido. Filosofía barata te di. Sonrisas y palabras tú a mí. ¿De qué sirvió?, dímelo, si ahora ni el olvido compartimos. El olvido por desearnos, por hablarnos, por mirarnos.
Respóndeme por qué regresas de nuevo, recuerdo, sobre algo que nunca fue; tu imagen en mi retina, la tristeza en mis labios. Y no me comprendo. ¡Sal de aquí! Tu recuerdo no puede vivir en mí porque tu presencia decidió huir.
Y tal vez tengas razón y esta intensidad no sea más que el resultado de que no seas alcanzado, por eso pídele a tu recuerdo que se lleve contigo esa sonrisa seductora, única de los que no se saben seductores, y tus siempre acertadas palabras, más meditadas y maduras que las que yo escribí, guiadas por el impulso y la sinrazón de este descontrol que se creó en mí.
Y el dolor no es más que un sentimiento por nosotros escogido, con la idea de sabernos perdidos en la senda de este olvido. El olvido de no habernos elegido amándonos desesperados, de no habernos deseado en el resplandor de la luna, de no habernos conocido más allá de estos escritos. Ésta es mi sinrazón y, de nuevo, la incomprensión que habita en mí al saberte que eres sólo tú a tiempo parcial con otra. Y yo incapaz de despojarme de ti. 

Y de nuevo mi caos regresa aquí, sin tus palabras, sin ti.  

Comentarios

  1. Lo de hablar y escribir palabras bonitas está sobrevalorado, es triste pero siempre se necesita algo más.
    Tal vez demostrar algo que cuesta escribir.

    (Que sepas que yo también me encuentro entre tus cuatro letras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que debería ser la vida, más y más.
      Y los sentimientos más profundos son los que más cuesta expresar.
      Yo echo de menos perderme entre las tuyas. ;)

      Eliminar
  2. Hola preciosa entrada tienes toda la razon nohay nada mejor en esta vida que demostrar los sentimientos,se viviria muchisimo mejor..... besitos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí pero sería demasiado perfecto y nosotros hemos nacido para complicarlo "un poquitín". Gracias por pasarte. Besos.

      Eliminar
  3. Me senti bastante identificada en algunas partes !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al escribir se busca que el lector se sumerja en las palabras y ser capaz de conseguirlo es positivo, creo yo; sin embargo, que nos sintamos identificados con sentimientos desgarradores del corazón es el resultado de la tristeza que nos invade. Deseo que te abandone pronto y sólo estés tú. Besos.

      Eliminar
  4. Siempre he pensado que la literatura es arte porque, ademas de ser bella, es la expresion misma del ser, la exposicion perpetua del alma. Escribes con el alma y eso te vuelve un artista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alexander, sabes como quedar sin palabras. Lo único que puedo decir es gracias porque sé que tus palabras salen de dentro. Beijinhos. ;)

      Eliminar
  5. Magnífica carta con algunos reproches inevitables que nacen del dolor de una ruptura no deseada.
    Me pareció muy bueno lo que has escrito,Ardid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ohma. Quería reflejar ese dolor de querer y no poder tener; si he conseguido transmitirlo es todo un logro. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…