Ir al contenido principal

Tal vez es lo que necesitábamos



-Felipe, ¿por qué no quedamos este fin de semana para conocernos?
-¿Ya? ¿Sin enviarme una foto primero ni nada?
-Sí, ¿por? ¿No quieres?
-No, no es eso. Pero...... no sé, me parece un poco extraño, le escribió él, mientras para si, le daba vueltas a este pensamiento en su cabeza. Estamos un poco lejos como para quedar para tomar un café y listo, por lo que deberíamos quedar para pasar una noche en algún punto intermedio. Y, sinceramente, tú juegas con ventaja, le dijo a ella.
-¿Y no te parece interesante el misterio?, le preguntó ella
-Prefiero jugar en igualdad de condiciones, sentenció él.
A la par que Luis mantenía esta conversación con su misteriosa amiga, su móvil no paraba de vibrar inquietamente. Al otro lado, se encontraba una relación apagada por la rutina. Su chica intentaba localizarle pero alegaba tener problemas con su nuevo Smartphone lo que no facultaba para una comunicación fluida entre ambos. Pero cuando él intentó recurrir al método de toda la vida, hacer una llamada, el receptor indicó no estar disponible.
-Bueno, pues……si no quieres conocerme……..no me ha servido para nada pedirme los días libres en el curro. Para la próxima habrá que esperar bastante tiempo, comentó ella tristemente, con un icono de una carita triste.
Él, suspiró para sí, durante unos breves segundos, los suficientes para poner en orden sus pensamientos y tomar una decisión.
-Vale.
-¿Vale qué?, preguntó ella.
-Nos encontraremos este fin de semana, escribió él, con cierta pesadumbre para sus adentros.
-¡Genial! Lo preparo y ya te aviso cuando esté cerrado.
-Ok, le escribió él. Te tengo que dejar que estoy haciendo unas cosillas del curro.
-Vale. Hasta pronto, guapo. ¡Ya tengo ganas de verte! 
     Estas frases fueron leídas por él, pero se desconectó breves segundos después. Se sentía apenado por esta situación que hubiera preferido que no se hubiese dado.
Conoció a Atrapadora hace seis meses a través de un chat y la conexión fue instantánea. Tal vez demasiado, fue lo que pensó él, y por eso investigó un poco hasta llegar a la conclusión de que la misma no era otra que su chica. Y ése fue el pálpito que le llevaba acompañando durante los últimos cinco meses. Por eso, esta quedada le entristecía enormemente porque suponía la pérdida silenciosa de a quien amaba. Y su decisión no era otra que permanecer ese fin de semana en casa, sin asistir a su cita, ahogando su pena entre frases de otros tiempos y sonidos de otros lares.
La cita tendría lugar el viernes, a las doce de la noche. Irene se puso su mejor vestido y aquella misma mañana había asistido a la peluquería. Pero no cogió el coche para hacer los supuestos cien kilómetros que le separaban de ese Felipe, sino que llamó a la puerta con la esperanza de que ésta fuera abierta y él tampoco hubiera asistido a su cita. Ella tuvo la corazonada de que quien estaba al otro lado era su chico dos semanas después de empezar a hablar con él, pero aquella acción etiquetada como prohibida estaba reanimando la vida de su relación, por lo que prefirió callar y continuar. Ahora frente aquella puerta, sólo deseaba que aquello no se hubiera vuelto contra ella. Cuando ya se había dado la vuelta, con la esperanza rota, y una botella de cava rosado en sus manos, sintió el roce de la puerta con el suelo de madera. Sus ojos se encontraron con la mirada desbordada de alegría y sin hacer mención a ello, ella le dijo:
-Pasaba por aquí y había pensado que lo mismo podríamos tomarnos esta botella juntos y picar algo……., insinuó.
-Mientras lo hagamos estando desnudos, sonrió él.
-------------------------------------------------
NOTA: Esto es un ejercicio del Taller de Escritura, pero aún no ha tenido la revisión del profesor. 

Comentarios

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.