Ir al contenido principal

Tal vez es lo que necesitábamos



-Felipe, ¿por qué no quedamos este fin de semana para conocernos?
-¿Ya? ¿Sin enviarme una foto primero ni nada?
-Sí, ¿por? ¿No quieres?
-No, no es eso. Pero...... no sé, me parece un poco extraño, le escribió él, mientras para si, le daba vueltas a este pensamiento en su cabeza. Estamos un poco lejos como para quedar para tomar un café y listo, por lo que deberíamos quedar para pasar una noche en algún punto intermedio. Y, sinceramente, tú juegas con ventaja, le dijo a ella.
-¿Y no te parece interesante el misterio?, le preguntó ella
-Prefiero jugar en igualdad de condiciones, sentenció él.
A la par que Luis mantenía esta conversación con su misteriosa amiga, su móvil no paraba de vibrar inquietamente. Al otro lado, se encontraba una relación apagada por la rutina. Su chica intentaba localizarle pero alegaba tener problemas con su nuevo Smartphone lo que no facultaba para una comunicación fluida entre ambos. Pero cuando él intentó recurrir al método de toda la vida, hacer una llamada, el receptor indicó no estar disponible.
-Bueno, pues……si no quieres conocerme……..no me ha servido para nada pedirme los días libres en el curro. Para la próxima habrá que esperar bastante tiempo, comentó ella tristemente, con un icono de una carita triste.
Él, suspiró para sí, durante unos breves segundos, los suficientes para poner en orden sus pensamientos y tomar una decisión.
-Vale.
-¿Vale qué?, preguntó ella.
-Nos encontraremos este fin de semana, escribió él, con cierta pesadumbre para sus adentros.
-¡Genial! Lo preparo y ya te aviso cuando esté cerrado.
-Ok, le escribió él. Te tengo que dejar que estoy haciendo unas cosillas del curro.
-Vale. Hasta pronto, guapo. ¡Ya tengo ganas de verte! 
     Estas frases fueron leídas por él, pero se desconectó breves segundos después. Se sentía apenado por esta situación que hubiera preferido que no se hubiese dado.
Conoció a Atrapadora hace seis meses a través de un chat y la conexión fue instantánea. Tal vez demasiado, fue lo que pensó él, y por eso investigó un poco hasta llegar a la conclusión de que la misma no era otra que su chica. Y ése fue el pálpito que le llevaba acompañando durante los últimos cinco meses. Por eso, esta quedada le entristecía enormemente porque suponía la pérdida silenciosa de a quien amaba. Y su decisión no era otra que permanecer ese fin de semana en casa, sin asistir a su cita, ahogando su pena entre frases de otros tiempos y sonidos de otros lares.
La cita tendría lugar el viernes, a las doce de la noche. Irene se puso su mejor vestido y aquella misma mañana había asistido a la peluquería. Pero no cogió el coche para hacer los supuestos cien kilómetros que le separaban de ese Felipe, sino que llamó a la puerta con la esperanza de que ésta fuera abierta y él tampoco hubiera asistido a su cita. Ella tuvo la corazonada de que quien estaba al otro lado era su chico dos semanas después de empezar a hablar con él, pero aquella acción etiquetada como prohibida estaba reanimando la vida de su relación, por lo que prefirió callar y continuar. Ahora frente aquella puerta, sólo deseaba que aquello no se hubiera vuelto contra ella. Cuando ya se había dado la vuelta, con la esperanza rota, y una botella de cava rosado en sus manos, sintió el roce de la puerta con el suelo de madera. Sus ojos se encontraron con la mirada desbordada de alegría y sin hacer mención a ello, ella le dijo:
-Pasaba por aquí y había pensado que lo mismo podríamos tomarnos esta botella juntos y picar algo……., insinuó.
-Mientras lo hagamos estando desnudos, sonrió él.
-------------------------------------------------
NOTA: Esto es un ejercicio del Taller de Escritura, pero aún no ha tenido la revisión del profesor. 

Comentarios

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…