Ir al contenido principal

¡Qué malo era el jodio!



-¿Conocía al difunto?, preguntó el hombre canoso que se apoyaba con alguna agilidad, obtenida por la experiencia, sobre su bastón.

-No mucho, la verdad. Estoy aquí porque mi madre, que se encuentra fuera de la ciudad, me ha pedido encarecidamente que asista, respondió ella.

-Como acostumbra a pasar en estos casos podría decirle que era un buen hombre, pero, para serle sincero, le estaría mintiendo como un bellaco y, a mi edad ya no hay necesidad de guardarse las mentiras. Era un mal hombre, pero no lo que usted podría pensar por malo, no, sino esa maldad intrínseca, donde se busca el perjudicar al contrario sin tener en cuenta las consecuencias. Seguro que si le pongo un ejemplo lo ve todo mucho más claro. Vi con mis propios ojos como tiró a su hermano por las escaleras para evitar que éste fuera al baile de fin de curso con la chica que les gustaba a ambos. Aquello supuso el fin de la carrera deportiva de su hermano, ¡SU PROPIO HERMANO!, ¡crease usted!

-Pues sí, egoísta fue, admitió ella.

Y el anciano se fue cabizbajo buscando el calor del sol que despuntaba en la mañana.

-¿Conoció al difunto?, le preguntó la mujer de aproximadamente unos cincuenta años, con cierta cara de pesar.

-No mucho, pero me han comentado que no era muy buena persona. No sé cuan era de cierto.

-¡Pues toda la razón tienen! ¡Qué malo era el jodio! Ni un día libre me dio en treinta años; ni cuando mi hija dio a luz accedió a que la acompañara al parto.

-¿Y usted qué hizo?

-¿Pues qué iba a hacer? Irme con mi hija. ¿Dónde iba a encontrar a alguien que aguantara sus malos humos mañaneros o sus borracheras de corazón destrozado? Pero eso sí, váyase usted a creer que el muy cabronazo, ¡qué me perdone Dios! (a la par que se santiguaba con la mano derecha) me descontó el día del sueldo. ¡Dios le tenga bien guardado en el Infierno!

Y con estas palabras rebotando en el ambiente desapareció entre el gentío la que había sido su ama de llaves durante los últimos treinta años.

Al quedarse nuevamente la silla libre, se aproximó hacia ella, un joven de unos treinta años o eso creyó ella. Se le antojó atractivo, pero de esos que no se han percatado aún de ello, lo que les hace más interesantes.

-Esto es demasiado tedioso, ¿no crees?, le preguntó él, mirándola a través de unas pequeñas gafas de pasta negra.

-Estas situaciones son así, pero lo importante es venir a acompañar a los familiares.

-Por lo que sé los únicos familiares que le han vivido son una nuera, con la que no se habla desde la trágica muerte de su hijo, y un par de nietas. La mayor, a la que no volvió a ver desde que ésta tenía cinco años. Y la joven que ves allí con el pelo azul.

-¿Son hermanas?, preguntó ella con curiosidad.

-No, no. Son primas, pero nunca se han conocido. Ella es la hija de su hija, que murió hace cinco años de una larga enfermedad.

-¡Pobre chica!, se lamentó ella.

-¡Totalmente!, dijo él. Ahora es probable que se acabe convirtiendo en carne de orfanato, se lamentó él con una verdadera tristeza.

-¿Y tú de qué conocías al difunto?, si se puede preguntar, dijo ella.

-Soy el Director Creativo de la empresa, le contestó él, con una sonrisa, pero al ver la cara de desconocimiento de ella, aclaró diciendo: diseño de joyas.

-Disculpa, no conocía al difunto, le aclaró a él.

-¿Y entonces qué es lo que te ha traído aquí?, le inquirió él con curiosidad.

-Mi madre me ha pedido que viniera a dar el pésame a la familia, expresó ella.

-Compromisos………formuló él como para si mismo. Daba la impresión que sus pensamientos estaban en otros temas, tal vez más interesantes que el que allí se presentaba. ¡Qué maleducado por mi parte!, observó él de repente. Mi nombre es Adrián SanLuis, dijo él, mientras le extendía la mano.

-Lucía Marccino, pronunció ella, con una bonita sonrisa en sus labios carnosos, pintados de un suave rosa apagado. Encantada, respondió.

-¿Lucía Marccino?, preguntó él estupefacto.

-Sí, ¿por qué?, interpeló ella.

-¿No sabes cómo se llama el difundo, verdad?, le interrogó él.

-Siendo sincera, no le he prestado atención, le reconoció ella.

-Bruno Marccino, le dijo con una media sonrisa, mientras observaba detenidamente su cara. ¡Tu abuelo! ¿No te acuerdas de él?

-Muy vagamente. Alguna vez le pregunté a mi madre sobre la familia de mi padre, pero me dijo que mi abuelo nos echó de su vida en el momento que la culpabilizó a ella de la muerte de mi padre. Él murió en un accidente de tráfico cuando nos iba a recoger a mi madre y a mí al aeropuerto, por eso la culpa a ella.

-Era el dolor de un padre que acababa de perder a un hijo, se compadeció él.

-Mi madre acababa de perder a su marido y yo a un padre, sentenció ella, a la par que centraba su mirada en la chica de pelo azul que ahora resultaba ser prima suya.

Al fondo de la sala, había una joven de unos quince años que lloraba desconsoladamente sin tener unos brazos que aguardaran su dolor. La que acaba de descubrir que es su prima, se acerca a ella, aunque sin saber qué hacer ni qué decir. Se sentó a su lado y durante unos breves segundos, el silencio las envuelve.

-Siento su pérdida, le dijo ella con sinceridad.

-Pues serás la primera de todos los que hay aquí que lo sientan, respondió ella, sin mirarla. No era un buen hombre, lo sé. ¿Sabes qué hizo cuando vio que un chico me daba un beso?, preguntó ella de forma retórica y sin esperar respuesta, contestó: Cogió su escopeta y tras un primer disparo de aviso al aire, le persiguió mientras le iba disparando justo detrás de los pies. ¡Sólo teníamos diez años! Desde entonces ese chico no es capaz ni de mirarme a los ojos, se lamentaba ella.

Nuevamente el silencio, se apoderó de ellas, entre el murmullo de las voces de la gente que llenaban el lugar, más bien llamados por la idea de comprobar que realmente había abandonado este mundo, que por expresar su pésame a los familiares.

-¿De qué conocías a mi abuelo?, le preguntó la chica del pelo azul, aunque no con demasiado interés.

-Realmente no lo conocía. Estoy aquí porque mi madre me lo ha pedido. Sin embargo……….estando aquí he descubierto que también era…………mi abuelo, respiró ella profundamente, con la vista en los baldosines.

-¿Eres Lucía?, le inquirió, mirándola a los ojos y con una sonrisa en los labios.

-Sí, soy yo. ¿Has oído hablar de mí?, le preguntó.

-Sí, pero no gracias a mi abuelo. Mi niñera, la Sra. Cantino me hablaba de mi tío, es decir, tu padre, y también de tu madre y de ti. ¡Deseaba tanto conocerte!, expresó ella con emoción.

Él me dijo que no me dejaríais sola y no se equivocaba. No sería bueno, pero siempre cuidó de mí. 
--------------------
NOTA: Éste es un ejericio del taller que inicié en clase, la mitad, y la otra la he terminado en casa. Consistía en presentar a un personaje a través de varias voces. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…