Ir al contenido principal

Encuentro a dos




Descansaban sobre unas sábanas de color marfil. Ella, estaba bocabajo, ligeramente tapada con un pico de la sábana encimera, pero dejando a la vista parte de su trasero  y la curva de su espalda cubierta por una larga melena oscura. Él por su parte yacía bocarriba, con el brazo izquierdo detrás de su nuca y su mano derecha recorriendo la columna vertebral de ella. Entrelazaba sus dedos con el pelo del pecho que él poseía como quien acaricia una suave y sedosa tela, que nunca antes ha probado. Ambos esbozan una sonrisa. Probablemente recordando que hace tan sólo diez minutos sus cuerpos eran dos piezas de puzles encajadas entre sí.
Él apareció tras seis meses de ausencia. Ella acababa de introducir la llave en la cerradura cuando detrás de si escuchó un sutil pero característico ¡hola! Vio su reflejo en el cristal y recordarlo la última vez le hizo esbozar una ligera sonrisa en sus labios. Con la puerta entreabierta, ella se giró lentamente, clavando sus ojos en los de él. Conversación directa. Sincera. Sin tapujos. Ironía en estado puro. Así era su relación. Así les gustaba a ellos ser el uno con el otro. Cinco minutos después, la puerta de acceso al apartamento era cerrada por la espalda de él, mientras ella le comía la boca a besos urgentes y necesitados. Llevaba seis meses ansiando aquellos labios. Sus lenguas se acariciaban apresuradamente, mientras sus torpes manos, más por la premura que por la inexperiencia, se desvestían en mitad de la entrada. Calcetines sobre la silla. La cazadora de cuero en el suelo. Los bóxers descansando a su lado. La camisa blanca rota por la abotonadura. Ella empieza a deslizar la punta de su lengua por la piel de su cuello con una suave delicadeza, haciendo estremecer su cuerpo desnudo. Y vuelve a subir a lamer los labios carnosos y calientes de él. Mientras éste le agarra con una cierta brusquedad la melena para controlar la agresividad de los besos de ella, que pasan de apresurados e ingenuos a tiernos y lentos. Sus miradas se cruzan escasamente unos segundos de intensidad pasional. Las yemas de sus dedos se deslizan por el torso de él entrelazándolos con la escasa mata de pelo que le creció allá por su juventud y que ahora ya se paralizó. Los labios succionan sus pezones y le practican pequeños mordiscos que provocan que él muerda sus propios labios, reteniendo el placer dentro de sí. A la par que va descendiendo por el cuerpo de su compañero a través de lentos besos carnosos, sus uñas marcan la silueta masculina que le acompaña, hasta que se paraliza a media altura. Sus rodillas sobre la tarima caliente. Sus ojos entornados y a medio abrir clavados en los de él, mientras éste dibuja una sonrisa pícara. La mano derecha de ella empieza a mover el pene con suavidad sin dejar de mirarle. Siente la suavidad de su piel, el calor que emana hacia ella. Lo introduce totalmente en su boca y después lo va sacando lentamente rozándolo con sus labios suaves y húmedos. Mientras lo sujeta con su mano, roza el glande contra sus dientes para nuevamente introducirlo hasta el fondo de sí misma. Movimientos coordinados de boca, labios y mano que alternan rapidez con lentitud; la rapidez para hacerle llegar al placer y la lentitud para hacerle sentir que el placer aún no termina de llegar. Su pene rozado por la boca de ella, generando calor y humedad; utilizándolo a su antojo como si de su propio juguete se tratara. Deseosa de hacerlo todo suyo. Movimientos cada vez más rápidos que ignoran la súplica de él de parar. Su lengua enrollada en su polla. Sus labios acariciándolo con el calor. El cuerpo de él a punto de hacer explosión. Un pequeño hilo de voz de súplica. Y ¡Boom! Una bomba de interior estalló y él gritó de placer. Ella sonrió maliciosamente. Ahora se miraban a la misma altura. Ella giró sobre sus talones y corrió hacia el interior de la casa. Era el turno de él.

Comentarios

  1. Mmmmm, genial, describes el ambiente como nadie, sexo explícito sin caer en lo vulgar. Te vas superando, sigue así. ;)

    ResponderEliminar
  2. Impresionante y más que por la escena, por tu forma de narrarla. A veces es difícil describir algo explícito sin caer en la vulgaridad o en tópicos.
    Me ha gustado casi tanto como a él ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias, niña! He incluído las modificaciones propuestas. Me esforzaré en mejorar. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…