Ir al contenido principal

Encuentro a dos




Descansaban sobre unas sábanas de color marfil. Ella, estaba bocabajo, ligeramente tapada con un pico de la sábana encimera, pero dejando a la vista parte de su trasero  y la curva de su espalda cubierta por una larga melena oscura. Él por su parte yacía bocarriba, con el brazo izquierdo detrás de su nuca y su mano derecha recorriendo la columna vertebral de ella. Entrelazaba sus dedos con el pelo del pecho que él poseía como quien acaricia una suave y sedosa tela, que nunca antes ha probado. Ambos esbozan una sonrisa. Probablemente recordando que hace tan sólo diez minutos sus cuerpos eran dos piezas de puzles encajadas entre sí.
Él apareció tras seis meses de ausencia. Ella acababa de introducir la llave en la cerradura cuando detrás de si escuchó un sutil pero característico ¡hola! Vio su reflejo en el cristal y recordarlo la última vez le hizo esbozar una ligera sonrisa en sus labios. Con la puerta entreabierta, ella se giró lentamente, clavando sus ojos en los de él. Conversación directa. Sincera. Sin tapujos. Ironía en estado puro. Así era su relación. Así les gustaba a ellos ser el uno con el otro. Cinco minutos después, la puerta de acceso al apartamento era cerrada por la espalda de él, mientras ella le comía la boca a besos urgentes y necesitados. Llevaba seis meses ansiando aquellos labios. Sus lenguas se acariciaban apresuradamente, mientras sus torpes manos, más por la premura que por la inexperiencia, se desvestían en mitad de la entrada. Calcetines sobre la silla. La cazadora de cuero en el suelo. Los bóxers descansando a su lado. La camisa blanca rota por la abotonadura. Ella empieza a deslizar la punta de su lengua por la piel de su cuello con una suave delicadeza, haciendo estremecer su cuerpo desnudo. Y vuelve a subir a lamer los labios carnosos y calientes de él. Mientras éste le agarra con una cierta brusquedad la melena para controlar la agresividad de los besos de ella, que pasan de apresurados e ingenuos a tiernos y lentos. Sus miradas se cruzan escasamente unos segundos de intensidad pasional. Las yemas de sus dedos se deslizan por el torso de él entrelazándolos con la escasa mata de pelo que le creció allá por su juventud y que ahora ya se paralizó. Los labios succionan sus pezones y le practican pequeños mordiscos que provocan que él muerda sus propios labios, reteniendo el placer dentro de sí. A la par que va descendiendo por el cuerpo de su compañero a través de lentos besos carnosos, sus uñas marcan la silueta masculina que le acompaña, hasta que se paraliza a media altura. Sus rodillas sobre la tarima caliente. Sus ojos entornados y a medio abrir clavados en los de él, mientras éste dibuja una sonrisa pícara. La mano derecha de ella empieza a mover el pene con suavidad sin dejar de mirarle. Siente la suavidad de su piel, el calor que emana hacia ella. Lo introduce totalmente en su boca y después lo va sacando lentamente rozándolo con sus labios suaves y húmedos. Mientras lo sujeta con su mano, roza el glande contra sus dientes para nuevamente introducirlo hasta el fondo de sí misma. Movimientos coordinados de boca, labios y mano que alternan rapidez con lentitud; la rapidez para hacerle llegar al placer y la lentitud para hacerle sentir que el placer aún no termina de llegar. Su pene rozado por la boca de ella, generando calor y humedad; utilizándolo a su antojo como si de su propio juguete se tratara. Deseosa de hacerlo todo suyo. Movimientos cada vez más rápidos que ignoran la súplica de él de parar. Su lengua enrollada en su polla. Sus labios acariciándolo con el calor. El cuerpo de él a punto de hacer explosión. Un pequeño hilo de voz de súplica. Y ¡Boom! Una bomba de interior estalló y él gritó de placer. Ella sonrió maliciosamente. Ahora se miraban a la misma altura. Ella giró sobre sus talones y corrió hacia el interior de la casa. Era el turno de él.

Comentarios

  1. Mmmmm, genial, describes el ambiente como nadie, sexo explícito sin caer en lo vulgar. Te vas superando, sigue así. ;)

    ResponderEliminar
  2. Impresionante y más que por la escena, por tu forma de narrarla. A veces es difícil describir algo explícito sin caer en la vulgaridad o en tópicos.
    Me ha gustado casi tanto como a él ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias, niña! He incluído las modificaciones propuestas. Me esforzaré en mejorar. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…