Ir al contenido principal

Encuentro a dos




Descansaban sobre unas sábanas de color marfil. Ella, estaba bocabajo, ligeramente tapada con un pico de la sábana encimera, pero dejando a la vista parte de su trasero  y la curva de su espalda cubierta por una larga melena oscura. Él por su parte yacía bocarriba, con el brazo izquierdo detrás de su nuca y su mano derecha recorriendo la columna vertebral de ella. Entrelazaba sus dedos con el pelo del pecho que él poseía como quien acaricia una suave y sedosa tela, que nunca antes ha probado. Ambos esbozan una sonrisa. Probablemente recordando que hace tan sólo diez minutos sus cuerpos eran dos piezas de puzles encajadas entre sí.
Él apareció tras seis meses de ausencia. Ella acababa de introducir la llave en la cerradura cuando detrás de si escuchó un sutil pero característico ¡hola! Vio su reflejo en el cristal y recordarlo la última vez le hizo esbozar una ligera sonrisa en sus labios. Con la puerta entreabierta, ella se giró lentamente, clavando sus ojos en los de él. Conversación directa. Sincera. Sin tapujos. Ironía en estado puro. Así era su relación. Así les gustaba a ellos ser el uno con el otro. Cinco minutos después, la puerta de acceso al apartamento era cerrada por la espalda de él, mientras ella le comía la boca a besos urgentes y necesitados. Llevaba seis meses ansiando aquellos labios. Sus lenguas se acariciaban apresuradamente, mientras sus torpes manos, más por la premura que por la inexperiencia, se desvestían en mitad de la entrada. Calcetines sobre la silla. La cazadora de cuero en el suelo. Los bóxers descansando a su lado. La camisa blanca rota por la abotonadura. Ella empieza a deslizar la punta de su lengua por la piel de su cuello con una suave delicadeza, haciendo estremecer su cuerpo desnudo. Y vuelve a subir a lamer los labios carnosos y calientes de él. Mientras éste le agarra con una cierta brusquedad la melena para controlar la agresividad de los besos de ella, que pasan de apresurados e ingenuos a tiernos y lentos. Sus miradas se cruzan escasamente unos segundos de intensidad pasional. Las yemas de sus dedos se deslizan por el torso de él entrelazándolos con la escasa mata de pelo que le creció allá por su juventud y que ahora ya se paralizó. Los labios succionan sus pezones y le practican pequeños mordiscos que provocan que él muerda sus propios labios, reteniendo el placer dentro de sí. A la par que va descendiendo por el cuerpo de su compañero a través de lentos besos carnosos, sus uñas marcan la silueta masculina que le acompaña, hasta que se paraliza a media altura. Sus rodillas sobre la tarima caliente. Sus ojos entornados y a medio abrir clavados en los de él, mientras éste dibuja una sonrisa pícara. La mano derecha de ella empieza a mover el pene con suavidad sin dejar de mirarle. Siente la suavidad de su piel, el calor que emana hacia ella. Lo introduce totalmente en su boca y después lo va sacando lentamente rozándolo con sus labios suaves y húmedos. Mientras lo sujeta con su mano, roza el glande contra sus dientes para nuevamente introducirlo hasta el fondo de sí misma. Movimientos coordinados de boca, labios y mano que alternan rapidez con lentitud; la rapidez para hacerle llegar al placer y la lentitud para hacerle sentir que el placer aún no termina de llegar. Su pene rozado por la boca de ella, generando calor y humedad; utilizándolo a su antojo como si de su propio juguete se tratara. Deseosa de hacerlo todo suyo. Movimientos cada vez más rápidos que ignoran la súplica de él de parar. Su lengua enrollada en su polla. Sus labios acariciándolo con el calor. El cuerpo de él a punto de hacer explosión. Un pequeño hilo de voz de súplica. Y ¡Boom! Una bomba de interior estalló y él gritó de placer. Ella sonrió maliciosamente. Ahora se miraban a la misma altura. Ella giró sobre sus talones y corrió hacia el interior de la casa. Era el turno de él.

Comentarios

  1. Mmmmm, genial, describes el ambiente como nadie, sexo explícito sin caer en lo vulgar. Te vas superando, sigue así. ;)

    ResponderEliminar
  2. Impresionante y más que por la escena, por tu forma de narrarla. A veces es difícil describir algo explícito sin caer en la vulgaridad o en tópicos.
    Me ha gustado casi tanto como a él ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias, niña! He incluído las modificaciones propuestas. Me esforzaré en mejorar. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…