Ir al contenido principal

Carta de palabras (reeditada)



Estimado Alex:

Siempre dijiste que las palabras son elementos vacios que solos unos pocos somos capaces de dotar de verdadero valor. Nunca entendí la poca importancia que tú les dabas, yo que he volcado mi existencia en darles vida, llevándolas más allá de la simple faceta que pueden llegar a representar. Tal vez sólo por eso ya estábamos predestinados al desastre. Sin embargo, siempre me han gustado los riesgos y para mí fuiste alguien a quien descubrir, mi pequeño tesoro. Me insistías en que me olvidara de cavar sobre ti, pues lo único que podría encontrar era una inexactitud de sentimientos, a los que nunca quisiste poner etiquetas. Pero, más bien, era un baúl de dolorosos recuerdos que preferiste enterrar sin darles una buena sepultura. Te lanzaba mis preguntas de análisis, para sólo llegar a conocer la punta de tu iceberg, sin embargo, tú las apartabas como un espléndido jugador.
Hubiera conquistado el cielo, sólo por conocer un pedazo de lo que se esconde en ti. No fue posible. Ello me hace pensar que no era yo la persona elegida para descubrirte, para curarte las heridas. Y ahora eres un pequeño animal herido que se esconde en la oscuridad, buscando refugio en brazos efímeros y caricias con fecha de caducidad.

Sólo hubiera pedido, que alguna vez, te hubieras refugiado en mí.


Hasta siempre.
-------------
NOTA: Esta entrada fue originalmente publicada el 13/10/2011 pero ahora buscando un viejo texto para el taller me he topado con ella y creo que hoy es el día exacto para que vuelva a ver la luz. Porque a veces hay ciertas personas que nos aportan y nos quedan sin palabras. No he modificado nada. Sólo he añadido esta pequeña nota.

Comentarios

  1. Un texto medido y profundo, con una brevedad que lo hace agradable de leer y las palabras suficientes para hacerlo sentir.
    En cuanto a la experiencia, real o ficticia, a veces hay una soledad que quizás sólo sea una modalidad exigua de la muerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad nos acompaña siempre; el protagonismo que le demos en nuestra vida sólo depende de nosotros. Gracias por tus palabras. ;)

      Eliminar
  2. Reconozco que yo también he tenido un Alex en mi vida, pero a veces intentamos curar a otros porque no sabemos curarnos a nosotros mismos.
    Creo que se nota lo mucho que me ha gustado.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil aconsejar que aplicarnos a nosotros mismos esos consejos. ;) Me alegra de que te haya gustado. Besos.

      Eliminar
  3. Leer esta carta me ha removido por dentro. Es sorpredente saber que hay personas que no se conocen pero que pueden llegar a sentir lo mismo. Has descrito lo que he sentido durante años.

    Sabes, ellos se lo han perdido...

    ResponderEliminar
  4. Tus palabras son todo un halago. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Digamos que ese Alex debe estar loco, suponiendo que es real, pues estas líneas son más intensas que muchos besos peregrinos en la oscuridad de la noche; pero de locos se construye la genialidad, y de genialidad el día a día... Sigue con esta calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No quisiéramos todos estar un poco locos o encontrar a ése que dé un pequeño toque de locura a nuestra vida? Pues, no buscamos más que aquello que deseamos ser.

      Eliminar
  6. Directa e indirecta al mentón, demasiado diste para lo poco que recibiste, según tus palabras. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente ofrece más sin ser consciente y cuando se es una persona introvertida con los sentimientos hay que valorarlo

      Eliminar
    2. Esto es como las guerras, siempre hay dos versiones; voy a tener que darle lápiz a uno de ellos para saber cómo nos lo contarían. ;)

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Si quieres el lápiz, sería interesante leer el otro punto de vista...

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.