Ir al contenido principal

Grecia en la distancia



Nota: Pulsar el enlace del final mientras se lee el texto
 
Los acordes de la guitarra suenan de fondo. Él está sentado en el borde mirando al mar. Las olas acarician las rocas con tanta suavidad que no se percatan que éstas las van desgastando lentamente, como dos amantes que se aman en la oscuridad de la noche. La llovizna empieza a llegar al suelo, pero él sigue impasible en su lugar. Es como mirar una fotografía en blanco y negro, donde el protagonista está de espaldas al objetivo. Mientras la observas te preguntas, ¿dónde estará su mente?, ¿en quién estará pensando? Tienes el deseo de estar ahí, sentada, a su lado, compartiendo ese momento, ese paisaje. Sentir como las gotas de lluvia descienden por tu rostro cual lágrima de tristeza, porque fue ella quien tomó aquella foto, aquella tarde de febrero. Una foto para su curso de fotografía, la última foto que tendría de él. Un domingo cualquiera que se quedaría grabado a hierro y fuego, a lluvia y silencio. Es paradójico lo fácil que es cruzar la línea de la felicidad a la tristeza más absoluta, pensaba ella cuando su mente conseguía vislumbrar un poco de lucidez.
Aquella tarde de domingo, en aquel lugar frente al mar, con los pensamientos perdidos en el horizonte, él le dijo adiós, sin motivo, sin razón, porque a veces el corazón no entiende de motivos ni razones. Simplemente pasa. O como él le dijo en más de una ocasión “nuestros caminos no deben cruzarse”. Ella, lloró aquella tarde; derramó lágrimas frente aquel mar, lágrimas silenciosas. En su cabeza resonaba la melodía de una canción que él le enseñó y que le prometió que algún día le traduciría “Σου στέλνω μ' ένα γράμμα/του φεγγαριού τη λάμα./Παρ' τη και χτύπα με μάνα μου, τρέλα μου/κι αν κλαίει η ψυχή σου, γέλα μου”. Promesas ahora ya ahogadas en el pasado. Él tenía un futuro y ella sabía que no debía estar en él. Ella no era conveniente para él. Y la distancia era la única opción. Ahora, Grecia sólo estaría en la distancia de una vieja fotografía en blanco y negro, con un chico moreno de espaldas al objetivo, escondiendo sus pensamientos y volcando su mirada al mar.
-------------------
Nota: Texto escrito para mi taller de escritura e inspirado en la canción griega To Parapono/I Xenitia. He tomado prestada la fotografía que aquí describo que me fue entregada con otra finalidad; si al autor le incomoda o molesta, solo debe comunicarlo y el texto será retirado.


Comentarios

  1. Wow, muy bien, aunq no veo la fotografia...impaciente, jeje... Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fotografía solo está en mi mente; tendría que pedir permiso para publicarla. ;)

      Eliminar
  2. Una canción que contagia añoranza y tristeza como tu relato. Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez algún día averigüe que esconden sus letras. Gracias por tus palabras. :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…