Ir al contenido principal

26

Le había cogido sentada en el baño. Estaba relajada, haciendo algo de fuerza y pensando en mil asuntos distintos cuando llegó ese mensaje. Ese mensaje que ojalá-pensaba-nunca lo hubiera leído. Ahora sólo podía afrontarlo. No paraba de pensar, ¡a mí ahora me viene con éstas! ¡Cómo sino tuviese suficiente ya con mi puto caos para venir a complicarme de nuevas! Ahora digo adiós, ahora regreso. ¡Pero qué se cree que soy un parabrisas!, así de indignada se mostraba Diana mientras hablaba en voz alta para sí misma. Menos mal que estaba obligada a tener postradas sus posaderas, duras de dos horas de gimnasio diarias, que si no ya habría perforado hasta el vecino del tercero. Sí, ése que, a pesar de estar casado y ser padre de dos niños, no para de mirarle las tetas en el ascensor, que algún día el babero se lo quita al bebé y se lo pone a él. 
¡Veinte y seis días!, ¡veinte y seis!, repetía ella. Desde que me dijo que nuestros caminos tenían que separarse. ¿Y yo qué hice, eh? ¿Qué hice?, se pregunta cómo esperando una respuesta desde el otro lado del espejo, el lado de una Diana razonable, lógica, coherente, no como la que se encuentra sentada en el wáter con el Iphone en la mano y un cigarro en la otra, totalmente perdida. Pues, aquí estoy; veinte y seis días controlando mi puta impaciencia, mi impulsividad con tal de darle su espacio, de respetar su decisión. Y ahora a través de una mierda de mensaje me dice, ¿o todo o nada?, ¿sabe él acaso si yo estoy preparada para el TODO?, ¿qué carajos es el TODO para él? Su falta de palabras me desespera, me desconcierta, se dice ella ahogando su voz con el sonido de la cadena evacuando la desesperación, la incertidumbre.
Bueno, emperezaremos con un buen helado de chocolate y después ya veré..............
--------------
NOTA: Las cuatro primeras líneas han sido el ejercicio del Taller de Escritura Creativa de hoy. Con ellas hemos tenido que desarrollar una historia; la mía es la que aquí os presento. Algo distinto.

Comentarios

  1. Me encanta la creación literaria pero no pòseo el don necesario. Tu tienes que seguir con ello, lo haces muy bien, eres ingeniosa. Hice mis pinitos en un taller literario de la Librería Fuentetaja. Un día igual podemos hacer algún experimento de escritura conjunta, entre los dos o con algún otro bloguero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Me parece una buena propuesta; sería un nuevo reto y eso siempre resulta interesante. ;)

      Eliminar
  2. ¡Qué guay debe de ser el taller de escritura creativa! La verdad es que la situación planteada por más cotidiana que pueda ser resulta inusual en la literatura y eso me gusta.

    Por otra parte no me gusta nada, y esto es una valoración puramente personal, que se nombren marcas comerciales en los textos. Sé que es una tontería pero ver Iphone ahí (como cualquier otra marca) me chirría mucho y no porque no me gusten sino porque a mi modo de ver queda mejor no mencionarlas y utilizar el nombre genérico (teléfono móvil).

    Por lo demás está bien, es curioso, pero resulta una escena muy cotidiana y natural.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una experiencia y una motivación porque me desmuestro que soy capaz de sacar cosas cuando menos espero.
      Con respecto a tu observación, no te lo discuto; fue más por costumbre que por otro motivo. Gracias por pasarte. ;)

      Eliminar
  3. Al menos acaba en parte aliviado.
    :)

    Curioso relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene un lado positivo. A veces hay que arriesgar con lo diferente....;) Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.