Ir al contenido principal

26

Le había cogido sentada en el baño. Estaba relajada, haciendo algo de fuerza y pensando en mil asuntos distintos cuando llegó ese mensaje. Ese mensaje que ojalá-pensaba-nunca lo hubiera leído. Ahora sólo podía afrontarlo. No paraba de pensar, ¡a mí ahora me viene con éstas! ¡Cómo sino tuviese suficiente ya con mi puto caos para venir a complicarme de nuevas! Ahora digo adiós, ahora regreso. ¡Pero qué se cree que soy un parabrisas!, así de indignada se mostraba Diana mientras hablaba en voz alta para sí misma. Menos mal que estaba obligada a tener postradas sus posaderas, duras de dos horas de gimnasio diarias, que si no ya habría perforado hasta el vecino del tercero. Sí, ése que, a pesar de estar casado y ser padre de dos niños, no para de mirarle las tetas en el ascensor, que algún día el babero se lo quita al bebé y se lo pone a él. 
¡Veinte y seis días!, ¡veinte y seis!, repetía ella. Desde que me dijo que nuestros caminos tenían que separarse. ¿Y yo qué hice, eh? ¿Qué hice?, se pregunta cómo esperando una respuesta desde el otro lado del espejo, el lado de una Diana razonable, lógica, coherente, no como la que se encuentra sentada en el wáter con el Iphone en la mano y un cigarro en la otra, totalmente perdida. Pues, aquí estoy; veinte y seis días controlando mi puta impaciencia, mi impulsividad con tal de darle su espacio, de respetar su decisión. Y ahora a través de una mierda de mensaje me dice, ¿o todo o nada?, ¿sabe él acaso si yo estoy preparada para el TODO?, ¿qué carajos es el TODO para él? Su falta de palabras me desespera, me desconcierta, se dice ella ahogando su voz con el sonido de la cadena evacuando la desesperación, la incertidumbre.
Bueno, emperezaremos con un buen helado de chocolate y después ya veré..............
--------------
NOTA: Las cuatro primeras líneas han sido el ejercicio del Taller de Escritura Creativa de hoy. Con ellas hemos tenido que desarrollar una historia; la mía es la que aquí os presento. Algo distinto.

Comentarios

  1. Me encanta la creación literaria pero no pòseo el don necesario. Tu tienes que seguir con ello, lo haces muy bien, eres ingeniosa. Hice mis pinitos en un taller literario de la Librería Fuentetaja. Un día igual podemos hacer algún experimento de escritura conjunta, entre los dos o con algún otro bloguero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Me parece una buena propuesta; sería un nuevo reto y eso siempre resulta interesante. ;)

      Eliminar
  2. ¡Qué guay debe de ser el taller de escritura creativa! La verdad es que la situación planteada por más cotidiana que pueda ser resulta inusual en la literatura y eso me gusta.

    Por otra parte no me gusta nada, y esto es una valoración puramente personal, que se nombren marcas comerciales en los textos. Sé que es una tontería pero ver Iphone ahí (como cualquier otra marca) me chirría mucho y no porque no me gusten sino porque a mi modo de ver queda mejor no mencionarlas y utilizar el nombre genérico (teléfono móvil).

    Por lo demás está bien, es curioso, pero resulta una escena muy cotidiana y natural.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una experiencia y una motivación porque me desmuestro que soy capaz de sacar cosas cuando menos espero.
      Con respecto a tu observación, no te lo discuto; fue más por costumbre que por otro motivo. Gracias por pasarte. ;)

      Eliminar
  3. Al menos acaba en parte aliviado.
    :)

    Curioso relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene un lado positivo. A veces hay que arriesgar con lo diferente....;) Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…