Ir al contenido principal

Kilómetros, horas, divagaciones

Tal vez esto no sea más que una parafullada que no lleve a ninguna parte. El sueño de un desconocido trasladado a palabras y susurrado en la cola del metro. A veces es más fácil aprender de aquellos que son ajenos a nosotros que de nosotros mismos. Tratamos de establecer distancias, probablemente porque creemos que es lo que la otra persona necesita, aunque en el fondo, debemos reconocer que se trata de una norma que interiorizamos para poder avanzar, superar ese bache que nos ha preparado la vida en el camino. Las distancias son necesarias en algunas ocasiones; para superar un proceso de pérdida doloroso o para comprobar si la decisión que has tomado anteriormente será o no definitiva. En ocasiones, optamos por marcar kilómetros, no se sabe si porque creemos que es lo que la otra persona necesita o simplemente porque no tenemos la valentía de afrontar la realidad, ya sea con nosotros mismos, o frente a él o ella. El dolor es un proceso de alteración inesperado e inevitable, que se escapa a nuestro control, por lo que, aún tratando de evitarlo, acabamos haciendo que el sufrimiento sea mayor al no ser conscientes de nuestra propia realidad y de no comunicar ésta a la otra persona. Y la única forma de ir aprendiendo son las caídas en los charcos, por eso de que además nos gusta revolcarnos en nuestra propia "desgracia"; y recuerden nunca viene mal un poco en el cutis, que ahora cualquier cosa empieza a quitarles años. Sé que he usado la palabra "desgracia" con demasiada ligereza, pero hundan su mundo, quiten las baldosas amarillas y ahora díganme, ¿cómo calificarían su existencia? Ustedes, chicos, ahogando penas frente a botellines de cerveza ya vacíos y acumulados a la pata del sillón. Pero no creamos que nosotras, chicas, seríamos muy diferentes, porque habríamos perdido la cuenta de los litros de helado o número de tabletas que habrían pasado por nuestras manos mientras balbuceábamos recuerdos que se clavaron como espinas, que ni el más experto en lenguas internacionales sería capaz de interpretarnos.



Y, como alguien dice, nuestra única defensa es decir "estoy bien como estoy", aunque en el fondo sólo sea una excusa frente a quienes nos rodean. ¿Y, tú, que estás leyendo estos párrafos, es una forma de autoconvencerte u otra huída que apuntar a tu lista? En fin, les dejo como este video que apareció por casualidad, como las buenas cosas de la vida: Stai Bene Come Stai
 

Siento las divagaciones de fin de semana que no atraviesan el umbral.

Comentarios

  1. Estoy de acuerdo, yo soy de esas personas que cuando estoy dolorida por algo pongo distancia de por medio, es mi forma de evadirme y evitar que afecte a las personas de mi alrededor... otras veces creo que tomo mi distancia para hacer daño a la otra persona... en fin, me ha encantado tu di divagación.
    Un beso, buen finde

    ResponderEliminar
  2. Todos marcamos distancias en algún momento de nuestra vida, tanto físicas como psicológicas, pero eso no quiere decir que sea la mejor opción, sólo la más fácil. Gracias por pasarte. Beijinhos. :)

    ResponderEliminar
  3. me has hecho reflexionar...la distancia quizás sea el unico remedio a un corazón entristecido y confuso...

    sonrisasdearcoiris.blogpsot.com

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos debemos hacerlo de vez en cuando. A veces es necesario. Beijinhos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…