Ir al contenido principal

Apagando la llama

     Desde fuera sientes como su luz se va apagando, como el atardecer al esconderse tras el horizonte, sólo que tu mirada no es de dulzura, sólo de inmensa tristeza. Los meses han ido pasando entre consultas, médicos, pruebas, esperanza, desconcierto. Los peores temores acaban siendo la realidad más cruel que se presenta ante tus ojos negándose a partir hacia otros mundos. El corazón se debate entre dos sentimientos: la necesidad de un hijo por su madre y su negación ante la vida a renunciar a su pilar, a su sujeción para poder afrontar las adversidades; y, la de un ser humano viendo sufrir a otro y optar porque aquel sufrimiento sea mínimo, efímero. En ese momento, tu corazón susurra hacia dentro, "es hora de dejarla marchar" y tú asumes que ya eres suficientemente adulta para actuar en consecuencia, incluso parece que asientes a tu yo interior. Pero, acéptalo, nunca lo harás. Incluso, después, cuando ya sólo quede su recuerdo, o su olor tras la puerta, sabrás que aún seguirás pensando que al cruzar el umbral ella seguirá estando ahí como si nada hubiera pasado, como si la enfermedad no se hubiera llevado su esencia, como si su sonrisa siguiera iluminando cada rincón de esta casa, hoy tan oscura, tan enferma, tan diferente a ella. 
    Por ello, hoy a su lado debes estar porque en su recuerdo estarán la sonrisa que le dedicaste la primera vez que viste la luz, o aquella mirada de niña perdida cuando te soltó la mano el primer día de cole, o incluso la última vez que entraste por esa puerta llorando porque alguno te rompió el corazón. Aunque ahora sólo veas una mirada perdida en el horizonte que se pierde entre tantos familiares, su horizonte sois vosotros y necesita tu mano para conectar a un tiempo pasado sin esta enfermedad.

Comentarios

  1. Me siento ridículo confiaba que nadie leyera esa caida, por dios parecía un juego... joder pero bueno gracias :) en serio, deberíamos estar m´ñas en contacto en el twitter no? :)

    Tú parece que tambien estas dejando que se escapen sentiemientos.. Sinceramente comparto muchisimo este texto

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes. Dudo que hubiera mucha gente a esas horas conectada. La verdad es que no estoy demasiado conectada a la gente, pero se intentará. ;)
    Tengo la inspiración un poco bloqueada; he tenido que buscar bien abajo para obtener algún resultado.

    ResponderEliminar
  3. Uhmm.. se sentia tu ausencia. Qiza sea que no he estado tan conectado del mundo despues de todo. No importa. Me gusta siempre tu trabajo. Es inspirador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. WOW:) es muy lindo ;) http://bienvenuealenterrement.blogspot.com/2011/03/destino-quien-no-escucho-la-frase-si-el.html#comments

    ResponderEliminar
  5. No me he visto, afortunadamente, en la tesitura de tener que dejar marchar así a alguien tan querido, y espero que tarde lo más posible, dudo que supiera hacerlo. Si ya me cuestan las despedidas a las que todos tenemos que hacer frente a veces, una de este tipo... no quiero imaginarlo.

    Me alegro de leerte y de que encontraras tu inspiración.

    ResponderEliminar
  6. No sé que es peor preparar la ausencia o verse atropellado ppor ella. en mi caso fue lo segundo y no fue un buen trago, admito.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito y melancólico :)
    besos

    ResponderEliminar
  8. Quien la ausencia siente, tiene un corazón enorme. Conozco a gente que olvida a las personas enseguida, y no sufren. Pero entre tú y yo, ¿de qué vale el amor de esas personas?
    Quien siente la ausencia es porque realmente SABE amar. =)

    ResponderEliminar
  9. Nostálgico, me agrada demasiado.
    un beso y un abrazo apretado
    Auf wiedersehen.

    ResponderEliminar
  10. me gusta mucho
    muak
    el gatoconestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Cada vez que actualizo me da por repasar quien me comentó a ver si han actualizado porque si no en escritorio no me entero. He vuelto a leerte, y en serio, magnifico, sensacional, muy bien expresado. :) Felicidades again

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…