Ir al contenido principal

Apagando la llama

     Desde fuera sientes como su luz se va apagando, como el atardecer al esconderse tras el horizonte, sólo que tu mirada no es de dulzura, sólo de inmensa tristeza. Los meses han ido pasando entre consultas, médicos, pruebas, esperanza, desconcierto. Los peores temores acaban siendo la realidad más cruel que se presenta ante tus ojos negándose a partir hacia otros mundos. El corazón se debate entre dos sentimientos: la necesidad de un hijo por su madre y su negación ante la vida a renunciar a su pilar, a su sujeción para poder afrontar las adversidades; y, la de un ser humano viendo sufrir a otro y optar porque aquel sufrimiento sea mínimo, efímero. En ese momento, tu corazón susurra hacia dentro, "es hora de dejarla marchar" y tú asumes que ya eres suficientemente adulta para actuar en consecuencia, incluso parece que asientes a tu yo interior. Pero, acéptalo, nunca lo harás. Incluso, después, cuando ya sólo quede su recuerdo, o su olor tras la puerta, sabrás que aún seguirás pensando que al cruzar el umbral ella seguirá estando ahí como si nada hubiera pasado, como si la enfermedad no se hubiera llevado su esencia, como si su sonrisa siguiera iluminando cada rincón de esta casa, hoy tan oscura, tan enferma, tan diferente a ella. 
    Por ello, hoy a su lado debes estar porque en su recuerdo estarán la sonrisa que le dedicaste la primera vez que viste la luz, o aquella mirada de niña perdida cuando te soltó la mano el primer día de cole, o incluso la última vez que entraste por esa puerta llorando porque alguno te rompió el corazón. Aunque ahora sólo veas una mirada perdida en el horizonte que se pierde entre tantos familiares, su horizonte sois vosotros y necesita tu mano para conectar a un tiempo pasado sin esta enfermedad.

Comentarios

  1. Me siento ridículo confiaba que nadie leyera esa caida, por dios parecía un juego... joder pero bueno gracias :) en serio, deberíamos estar m´ñas en contacto en el twitter no? :)

    Tú parece que tambien estas dejando que se escapen sentiemientos.. Sinceramente comparto muchisimo este texto

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes. Dudo que hubiera mucha gente a esas horas conectada. La verdad es que no estoy demasiado conectada a la gente, pero se intentará. ;)
    Tengo la inspiración un poco bloqueada; he tenido que buscar bien abajo para obtener algún resultado.

    ResponderEliminar
  3. Uhmm.. se sentia tu ausencia. Qiza sea que no he estado tan conectado del mundo despues de todo. No importa. Me gusta siempre tu trabajo. Es inspirador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. WOW:) es muy lindo ;) http://bienvenuealenterrement.blogspot.com/2011/03/destino-quien-no-escucho-la-frase-si-el.html#comments

    ResponderEliminar
  5. No me he visto, afortunadamente, en la tesitura de tener que dejar marchar así a alguien tan querido, y espero que tarde lo más posible, dudo que supiera hacerlo. Si ya me cuestan las despedidas a las que todos tenemos que hacer frente a veces, una de este tipo... no quiero imaginarlo.

    Me alegro de leerte y de que encontraras tu inspiración.

    ResponderEliminar
  6. No sé que es peor preparar la ausencia o verse atropellado ppor ella. en mi caso fue lo segundo y no fue un buen trago, admito.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito y melancólico :)
    besos

    ResponderEliminar
  8. Quien la ausencia siente, tiene un corazón enorme. Conozco a gente que olvida a las personas enseguida, y no sufren. Pero entre tú y yo, ¿de qué vale el amor de esas personas?
    Quien siente la ausencia es porque realmente SABE amar. =)

    ResponderEliminar
  9. Nostálgico, me agrada demasiado.
    un beso y un abrazo apretado
    Auf wiedersehen.

    ResponderEliminar
  10. me gusta mucho
    muak
    el gatoconestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Cada vez que actualizo me da por repasar quien me comentó a ver si han actualizado porque si no en escritorio no me entero. He vuelto a leerte, y en serio, magnifico, sensacional, muy bien expresado. :) Felicidades again

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…