Ir al contenido principal

Apagando la llama

     Desde fuera sientes como su luz se va apagando, como el atardecer al esconderse tras el horizonte, sólo que tu mirada no es de dulzura, sólo de inmensa tristeza. Los meses han ido pasando entre consultas, médicos, pruebas, esperanza, desconcierto. Los peores temores acaban siendo la realidad más cruel que se presenta ante tus ojos negándose a partir hacia otros mundos. El corazón se debate entre dos sentimientos: la necesidad de un hijo por su madre y su negación ante la vida a renunciar a su pilar, a su sujeción para poder afrontar las adversidades; y, la de un ser humano viendo sufrir a otro y optar porque aquel sufrimiento sea mínimo, efímero. En ese momento, tu corazón susurra hacia dentro, "es hora de dejarla marchar" y tú asumes que ya eres suficientemente adulta para actuar en consecuencia, incluso parece que asientes a tu yo interior. Pero, acéptalo, nunca lo harás. Incluso, después, cuando ya sólo quede su recuerdo, o su olor tras la puerta, sabrás que aún seguirás pensando que al cruzar el umbral ella seguirá estando ahí como si nada hubiera pasado, como si la enfermedad no se hubiera llevado su esencia, como si su sonrisa siguiera iluminando cada rincón de esta casa, hoy tan oscura, tan enferma, tan diferente a ella. 
    Por ello, hoy a su lado debes estar porque en su recuerdo estarán la sonrisa que le dedicaste la primera vez que viste la luz, o aquella mirada de niña perdida cuando te soltó la mano el primer día de cole, o incluso la última vez que entraste por esa puerta llorando porque alguno te rompió el corazón. Aunque ahora sólo veas una mirada perdida en el horizonte que se pierde entre tantos familiares, su horizonte sois vosotros y necesita tu mano para conectar a un tiempo pasado sin esta enfermedad.

Comentarios

  1. Me siento ridículo confiaba que nadie leyera esa caida, por dios parecía un juego... joder pero bueno gracias :) en serio, deberíamos estar m´ñas en contacto en el twitter no? :)

    Tú parece que tambien estas dejando que se escapen sentiemientos.. Sinceramente comparto muchisimo este texto

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes. Dudo que hubiera mucha gente a esas horas conectada. La verdad es que no estoy demasiado conectada a la gente, pero se intentará. ;)
    Tengo la inspiración un poco bloqueada; he tenido que buscar bien abajo para obtener algún resultado.

    ResponderEliminar
  3. Uhmm.. se sentia tu ausencia. Qiza sea que no he estado tan conectado del mundo despues de todo. No importa. Me gusta siempre tu trabajo. Es inspirador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. WOW:) es muy lindo ;) http://bienvenuealenterrement.blogspot.com/2011/03/destino-quien-no-escucho-la-frase-si-el.html#comments

    ResponderEliminar
  5. No me he visto, afortunadamente, en la tesitura de tener que dejar marchar así a alguien tan querido, y espero que tarde lo más posible, dudo que supiera hacerlo. Si ya me cuestan las despedidas a las que todos tenemos que hacer frente a veces, una de este tipo... no quiero imaginarlo.

    Me alegro de leerte y de que encontraras tu inspiración.

    ResponderEliminar
  6. No sé que es peor preparar la ausencia o verse atropellado ppor ella. en mi caso fue lo segundo y no fue un buen trago, admito.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito y melancólico :)
    besos

    ResponderEliminar
  8. Quien la ausencia siente, tiene un corazón enorme. Conozco a gente que olvida a las personas enseguida, y no sufren. Pero entre tú y yo, ¿de qué vale el amor de esas personas?
    Quien siente la ausencia es porque realmente SABE amar. =)

    ResponderEliminar
  9. Nostálgico, me agrada demasiado.
    un beso y un abrazo apretado
    Auf wiedersehen.

    ResponderEliminar
  10. me gusta mucho
    muak
    el gatoconestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Cada vez que actualizo me da por repasar quien me comentó a ver si han actualizado porque si no en escritorio no me entero. He vuelto a leerte, y en serio, magnifico, sensacional, muy bien expresado. :) Felicidades again

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…