Ir al contenido principal

Tres


      Eran tres, cada una con su propia historia. Hace tiempo, tuvieron un pasado en común, unos secretos compartidos. Ahora, ahora sólo son simples desconocidas colocadas en rincones diferentes de la vida, del carácter. El tiempo mermó su historia, sus conexiones. Sólo quedan pequeños hilos trasparentes y viejas fotos guardadas en un cajón. Tal vez, su amistad acumuló demasiado polvo; no hay bayeta que limpie tantos años de separación. Fueron una generación, pero en este momento ya pertenecen a otra. Una ama de casa dedicada a cocinar, sin pretensiones de crecer, una jugadora de corazones que nunca se acuerda de reciclar y, por último, aquélla que siente que la amistad se ha desmoronado como un castillo de arena al ser golpeado por una suave ola y siente como su pequeño corazón ha perdido una pieza de la esquinita derecha. La tristeza le invade a cada silencio. Tal vez la amistad siempre había sido etérea y sólo en este preciso instante se ha evidenciado la fragilidad que unía sus manos.

Comentarios

  1. una historia triste u.u pero suele pasar
    saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Una pena pero se dice que las amistades hay que cuidarlas día a día...
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  3. Me enamora tu cabecera, es mágicamente bella!
    un besito grande.

    ResponderEliminar
  4. Sobre lo de que no hay bayeta capaz de limpiar anyos de separación. Si hablas de separación física, creo que hay sentimientos grandes y firmes que no entienden de distancias, y no llega a acumularse el polvo sobre las amistades que se cuidan, aun a pesar de kilómetros.

    Si la separación es emocional, entonces sí que el polvo pesa. Incluso aunque vivan puerta con puerta...

    ResponderEliminar
  5. Opino igual que Gacela al 100%. Aunque hay tantas amistades efimeras... pero quiza cuando pasen los años, a pesar de convertirse en seres tan diferentes, se alegren de un reencuentro, estrechen sus manos o se besen las mejillas y sonrian de corazon.

    ResponderEliminar
  6. Tomamos diferentes rumbos, dejamos atras el pasado para tomar nuestras propias decisiones, y, en ocasiones, ya no podemos regresar.
    Eso le paso a su amistad. No queda nada.
    Siempre tan directa y profunda. Es un placer pasar por aca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A veces pasa. Cuesta caminar con la mano dada cuando cada una camina hacia un sitio distinto... Al final se sueltan. Pero bueno, a mí me gusta pensar que no todo se pierde, que llevo la suma de lo que hubo antes en mí. Un abrazo! Volveré a leerte! :)

    ResponderEliminar
  8. mmm..que complicadas son las relaciones de amistad, y mas cuando se cuelan en ellas la distancia y el tiempo...
    muah!:)

    ResponderEliminar
  9. Dios me ha puesto hasta los pelos te punta jaja
    Lo has escrito tu ? Porque es precioso
    Soy tu nueva seguidora
    Un beso

    taravanc.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. buuf! sin llegar a ama de casa me he sentido identificada... y un nudito en la garganta.
    me quedo a pasear por tu sitio
    :)

    ResponderEliminar
  11. sabes que creo que una amistad siempre se puede retomar solo q debe ser en un momento indicado y como dices tiene demasiado polvo.! hay q saberlo desempolvar, pero en este caso cada una es lo q la otra no es y eso a la final resulta interesante. =)

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  12. Siempre quedará el recuerdo de la unión anterior, ¿no?

    ResponderEliminar
  13. A veces puede ser así cada quien le pone el final que desea porque si uno continua su amistad siempre estará viva en el corazón y para ayudar en cualquier momento de la vida.

    Que tengas una Feliz Navidad con mucha energias y buenas vibras en el corazón. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  14. Son esas cosas de la vida que por mucho que quieras, no puedes evitar. Y cuando te das cuenta te ves llena de nostalgia. Pero dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, y mejor haberlo vivido que no. muá

    ResponderEliminar
  15. Las amistades son algo precioso y muy preciado. Hay que cuidarlas con esmero :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…