Ir al contenido principal

Tres


      Eran tres, cada una con su propia historia. Hace tiempo, tuvieron un pasado en común, unos secretos compartidos. Ahora, ahora sólo son simples desconocidas colocadas en rincones diferentes de la vida, del carácter. El tiempo mermó su historia, sus conexiones. Sólo quedan pequeños hilos trasparentes y viejas fotos guardadas en un cajón. Tal vez, su amistad acumuló demasiado polvo; no hay bayeta que limpie tantos años de separación. Fueron una generación, pero en este momento ya pertenecen a otra. Una ama de casa dedicada a cocinar, sin pretensiones de crecer, una jugadora de corazones que nunca se acuerda de reciclar y, por último, aquélla que siente que la amistad se ha desmoronado como un castillo de arena al ser golpeado por una suave ola y siente como su pequeño corazón ha perdido una pieza de la esquinita derecha. La tristeza le invade a cada silencio. Tal vez la amistad siempre había sido etérea y sólo en este preciso instante se ha evidenciado la fragilidad que unía sus manos.

Comentarios

  1. una historia triste u.u pero suele pasar
    saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Una pena pero se dice que las amistades hay que cuidarlas día a día...
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  3. Me enamora tu cabecera, es mágicamente bella!
    un besito grande.

    ResponderEliminar
  4. Sobre lo de que no hay bayeta capaz de limpiar anyos de separación. Si hablas de separación física, creo que hay sentimientos grandes y firmes que no entienden de distancias, y no llega a acumularse el polvo sobre las amistades que se cuidan, aun a pesar de kilómetros.

    Si la separación es emocional, entonces sí que el polvo pesa. Incluso aunque vivan puerta con puerta...

    ResponderEliminar
  5. Opino igual que Gacela al 100%. Aunque hay tantas amistades efimeras... pero quiza cuando pasen los años, a pesar de convertirse en seres tan diferentes, se alegren de un reencuentro, estrechen sus manos o se besen las mejillas y sonrian de corazon.

    ResponderEliminar
  6. Tomamos diferentes rumbos, dejamos atras el pasado para tomar nuestras propias decisiones, y, en ocasiones, ya no podemos regresar.
    Eso le paso a su amistad. No queda nada.
    Siempre tan directa y profunda. Es un placer pasar por aca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A veces pasa. Cuesta caminar con la mano dada cuando cada una camina hacia un sitio distinto... Al final se sueltan. Pero bueno, a mí me gusta pensar que no todo se pierde, que llevo la suma de lo que hubo antes en mí. Un abrazo! Volveré a leerte! :)

    ResponderEliminar
  8. mmm..que complicadas son las relaciones de amistad, y mas cuando se cuelan en ellas la distancia y el tiempo...
    muah!:)

    ResponderEliminar
  9. Dios me ha puesto hasta los pelos te punta jaja
    Lo has escrito tu ? Porque es precioso
    Soy tu nueva seguidora
    Un beso

    taravanc.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. buuf! sin llegar a ama de casa me he sentido identificada... y un nudito en la garganta.
    me quedo a pasear por tu sitio
    :)

    ResponderEliminar
  11. sabes que creo que una amistad siempre se puede retomar solo q debe ser en un momento indicado y como dices tiene demasiado polvo.! hay q saberlo desempolvar, pero en este caso cada una es lo q la otra no es y eso a la final resulta interesante. =)

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  12. Siempre quedará el recuerdo de la unión anterior, ¿no?

    ResponderEliminar
  13. A veces puede ser así cada quien le pone el final que desea porque si uno continua su amistad siempre estará viva en el corazón y para ayudar en cualquier momento de la vida.

    Que tengas una Feliz Navidad con mucha energias y buenas vibras en el corazón. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  14. Son esas cosas de la vida que por mucho que quieras, no puedes evitar. Y cuando te das cuenta te ves llena de nostalgia. Pero dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, y mejor haberlo vivido que no. muá

    ResponderEliminar
  15. Las amistades son algo precioso y muy preciado. Hay que cuidarlas con esmero :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…