Ir al contenido principal

Tres


      Eran tres, cada una con su propia historia. Hace tiempo, tuvieron un pasado en común, unos secretos compartidos. Ahora, ahora sólo son simples desconocidas colocadas en rincones diferentes de la vida, del carácter. El tiempo mermó su historia, sus conexiones. Sólo quedan pequeños hilos trasparentes y viejas fotos guardadas en un cajón. Tal vez, su amistad acumuló demasiado polvo; no hay bayeta que limpie tantos años de separación. Fueron una generación, pero en este momento ya pertenecen a otra. Una ama de casa dedicada a cocinar, sin pretensiones de crecer, una jugadora de corazones que nunca se acuerda de reciclar y, por último, aquélla que siente que la amistad se ha desmoronado como un castillo de arena al ser golpeado por una suave ola y siente como su pequeño corazón ha perdido una pieza de la esquinita derecha. La tristeza le invade a cada silencio. Tal vez la amistad siempre había sido etérea y sólo en este preciso instante se ha evidenciado la fragilidad que unía sus manos.

Comentarios

  1. una historia triste u.u pero suele pasar
    saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Una pena pero se dice que las amistades hay que cuidarlas día a día...
    Un Beso :)

    ResponderEliminar
  3. Me enamora tu cabecera, es mágicamente bella!
    un besito grande.

    ResponderEliminar
  4. Sobre lo de que no hay bayeta capaz de limpiar anyos de separación. Si hablas de separación física, creo que hay sentimientos grandes y firmes que no entienden de distancias, y no llega a acumularse el polvo sobre las amistades que se cuidan, aun a pesar de kilómetros.

    Si la separación es emocional, entonces sí que el polvo pesa. Incluso aunque vivan puerta con puerta...

    ResponderEliminar
  5. Opino igual que Gacela al 100%. Aunque hay tantas amistades efimeras... pero quiza cuando pasen los años, a pesar de convertirse en seres tan diferentes, se alegren de un reencuentro, estrechen sus manos o se besen las mejillas y sonrian de corazon.

    ResponderEliminar
  6. Tomamos diferentes rumbos, dejamos atras el pasado para tomar nuestras propias decisiones, y, en ocasiones, ya no podemos regresar.
    Eso le paso a su amistad. No queda nada.
    Siempre tan directa y profunda. Es un placer pasar por aca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A veces pasa. Cuesta caminar con la mano dada cuando cada una camina hacia un sitio distinto... Al final se sueltan. Pero bueno, a mí me gusta pensar que no todo se pierde, que llevo la suma de lo que hubo antes en mí. Un abrazo! Volveré a leerte! :)

    ResponderEliminar
  8. mmm..que complicadas son las relaciones de amistad, y mas cuando se cuelan en ellas la distancia y el tiempo...
    muah!:)

    ResponderEliminar
  9. Dios me ha puesto hasta los pelos te punta jaja
    Lo has escrito tu ? Porque es precioso
    Soy tu nueva seguidora
    Un beso

    taravanc.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. buuf! sin llegar a ama de casa me he sentido identificada... y un nudito en la garganta.
    me quedo a pasear por tu sitio
    :)

    ResponderEliminar
  11. sabes que creo que una amistad siempre se puede retomar solo q debe ser en un momento indicado y como dices tiene demasiado polvo.! hay q saberlo desempolvar, pero en este caso cada una es lo q la otra no es y eso a la final resulta interesante. =)

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  12. Siempre quedará el recuerdo de la unión anterior, ¿no?

    ResponderEliminar
  13. A veces puede ser así cada quien le pone el final que desea porque si uno continua su amistad siempre estará viva en el corazón y para ayudar en cualquier momento de la vida.

    Que tengas una Feliz Navidad con mucha energias y buenas vibras en el corazón. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  14. Son esas cosas de la vida que por mucho que quieras, no puedes evitar. Y cuando te das cuenta te ves llena de nostalgia. Pero dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, y mejor haberlo vivido que no. muá

    ResponderEliminar
  15. Las amistades son algo precioso y muy preciado. Hay que cuidarlas con esmero :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…