Ir al contenido principal

Querer lo suficiente


¿Sabes qué día es hoy?
- ¿¡Domingo!?, respondió dubitativamente ella sin quitar la vista del periódico.
- Puede. No, hoy es 22 de agosto.
- ¿Y?
- Hoy hace tres meses que no hacemos el amor.
- ¿Y?
- Me gustaría que no fuera así. Quisiera que fuéramos como una pareja normal que de vez en cuando se funden en uno sólo.
- No veo por qué tenemos que ser como cualquiera. Nunca me ha gustado ser "normal".
- Ya.
Trás varios minutos de silencio absoluto, él seguía debatiéndose internamente. Cogió fuerzas y alzó la voz para que ella le escuchara.
- ¿Ya no te sientes atraída por mí?
- ¿Por qué lo preguntas?
- Porque ya no hacemos el amor.
- Me pareces un chico muy atractivo, con un cuerpo escultural. Estaría loca si no me sintiera atraída por ti.
- Entonces, no entiendo por qué ya no hacemos el amor.
- No lo sé.
- Ya no te quiero.
- ¿Ya no me quieres?, preguntó ella con la mirada impasible.
- Sí, te quiero.
- Parece que no te aclaras.
- Te quiero, pero de otra manera. Ya no te quiero como antes. Ya no quiero tus abrazos, ni tus besos, ni tu cuerpo desnudo, ni tu mirada sobre mí.
- Si ya no me quieres, ¿qué haces aquí?
- Porque te sigo queriendo por todo lo que hemos compartido juntos. 
- ¿Y qué vas a hacer?
- Tal vez debería irme.
- Tal vez.
- Esta discusión no nos lleva a ninguna parte.
- No estamos discutiendo. Estamos hablando.
- Tal vez ése sea el problema. Las parejas deben discutir.
- ¿Por qué?
- Porque es la única forma de evolucionar, de madurar en la relación.
- No entiendo por qué debemos hacer las cosas porque lo hagan los demás. 
- Yo tampoco te entiendo a ti.

Pasados unos minutos, él avanza hacia la puerta.
- ¿Dónde vas?, le pregunta ella al verle irse sin mirarla.
- Me voy.
- ¿Cuándo vas a volver? 
- Cuando te vuelva a querer lo suficiente para desear hacerte el amor.

       Ella sintió sus pisadas alejándose de la puerta, incluso intuía que no miraría atrás. Hacía tiempo que ansiaba que aquello pasara. Ella nunca se atrevió a hacerlo. Le admiró a él por dar el paso que ella tantas veces suplicaba mientras dormía a su lado. Aquella última vez que hicieron el amor, lo sintió. Sintió que todo había cambiado. Que su corazón hacía tiempo había dejado de acelerarse cuando él la acariciaba o la besaba. Ya no se querían. Ambos lo sabían. A veces es difícil romper con la simple rutina de una relación. Ahora ya había acabado.

Comentarios

  1. Absolutamente precioso, de verdad, en pocas palabras has estampado lo difícil que es romper con alguien con quien has estado mucho tiempo.

    Besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, es un relato corto o tiene continuación? En pocas palabras se dice todo. En fin.. rutina

    ResponderEliminar
  3. Una historia un poco penosa, pero real como la vida misma

    ResponderEliminar
  4. Hola!! soy nueva en tu blog y realmente me ha gustado mucho como me has transmitido la situacion tan triste que muchas parejas viven cada dia, no hay amor, pero hay miedo al dolor, a dañar...tengo ganas de leer mas!!!

    ResponderEliminar
  5. Aveces es necesario ser sincero, no solo con terceras personas, sinó contigo mismo. Es bueno pensar las cosas en frío, reflexionar sin contradicciones, pensando exclusivamente en lo mejor para los dos. Es mejor cortar las cosas cuanto antes, de raíz, antes de que sea demasiado tarde y la herida sea irreparable. Por encima de todo tienes que estar bien contigo mismo, no debes engañarte pensando que es lo que no es, no debes dejarte llevar por tu imaginación, si no funciona a otra cosa mariposa :)

    Abrazos purpúreos y risas con sabor a chicle (=

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tod@s por vuestros comentarios. Sobre tu pregunta, Eineel, se trata sólo de un pequeño texto. Aunque nunca se sabe cuando puede servir de inspiración para otro. Besos.

    ResponderEliminar
  7. es verdad! llega un momento en el que se debe acabar, pro el bien de ambos...
    precioso blog! siento no haberlo descubierto ants xD y gracias por tu comentarios!! cada vez que veo uno sonrio ^^

    ResponderEliminar
  8. jo dan ganas de no empezar nada.. jej un beso

    ResponderEliminar
  9. Escalofriante y maravilloso por lo real y desinteresado. No sufri, no padeci, no senti nada. Y eso, supongo, es lo que los personajes de tu texto desean expresar: nada. Ya no había amor ni dudas. Estaban juntos solo por la costumbre de verse uno al lado del otro.
    Me gusto mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. fíjate en unas líneas lo q has escrito y sentido; antes, durante y después...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…