Ir al contenido principal

Observación


Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista. 
Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los licores allí ofrecidos. Sin embargo, lo mismo te encontrabas caballeros de traje y corbata que personas semidesnudas manteniendo una conversación. En el lateral había un pequeño escenario con una pareja – no sabría decir si hombre y mujer o del mismo género – practicando un sencillo misionero con la peculiaridad de que la persona que permanecía debajo estaba completamente inmovilizada de pies y manos y con un pañuelo cubriendo sus ojos. Después de permanecer observando la escena más tiempo del que creí conveniente, me dirigí a la barra y pedí un ron movido con dos hielos, que a pesar de no saber qué era, pensé que me daría el toque de glamour que yo no sentía y más en aquel terreno inhóspito para mí. Cuando di mi primer sorbo pregunté a la chica cómo funcionaba la sala, pues era mi primera vez; así descubrí que el pasillo que yo creía daba a los baños realmente estaba inundado de pequeñas salas donde practicar desde un trío, mirar a un hombre o mujer masturbándose o ser la pieza observada. Con ella fui saltando de sala en sala observando lo que allí se tramaba a la vez que un calor iba inundando mi entrepierna. Mujeres masturbándose mientras observaban un trío de hombres. Una pareja practicando sadomasoquismo donde ella ejercía en esta ocasión de dominante. Allí recalé un poco más ante mi curiosidad y tentada estuvo mi mano en varias ocasiones en colarse por debajo de mi falda. Sentí un ligero roce en mi hombro izquierdo y mis ojos se quedaron prendados de una espalda tornada, un culito respingón y una mirada desafiante que me dirigió de soslayo el candidato a “fóllame aquí y ahora”.
La última sala, en aquel momento vacía, solía reservarse a los primerizos que aún no estaban preparados para una participación demasiado activa, pero sí para ser observados mientras daban rienda suelta a su placer. Al llegar a aquella puerta de mi copa solo quedaban los hielos y sin pensar la cerré detrás de mí. Vacía de cuerpos desnudos. En el centro un chaise lounge confortable al lado de un espejo de cuerpo entero. Me debatía si dar un paso hacia adelante y descubrir los posibles “mirones” que pudiera haber detrás del cristal o huir. Ganó la inconsciencia, la rebeldía, el sentirse deseada una noche por ojos ajenos, el hacer disfrutar a otros con mis curvas o la falta de ellas. Y me repetía mentalmente “quítate todo menos los tacones”. Apoyé el vaso vacío en el suelo. Frente al espejo fui deshaciéndome del vestido negro con lentitud, recreándome en mí misma, disfrutando de mi desnudez y dejando al descubierto un conjunto de encaje negro comprado para la ocasión aquella misma tarde. La parte inferior estaba a medio camino entra la braguita y el tanga, lo que venía siendo una braguita brasileña, haciéndome así un culito más sexy. Delante del espejo mis yemas acariciaban mi piel como si fueran las del desconocido del pasillo. Mis manos fueron cubiertas por la copa del sujetador mientras acariciaba mis pechos. Los pezones respondieron con rigidez. Y en un acto de rebeldía el sujetador se estampaba contra el suelo. De reojo miré por el cristal y pude comprobar que había varios interesados en cada uno de mis movimientos. Entre ellos “mi desconocido”. El conocimiento de ser observada hizo que el fuego fuera tomando forma en mi cuerpo teniendo como origen mi entrepierna y hasta aquí dirigí mi mano derecha quedando oculta. Rocé mi clítoris y sentí el contraste del frío que aún conservaban mis dedos con la calidez de mis muslos. Moví los dedos con suavidad, encontrando la humedad que emanaba de mí. Aproveché para introducirme dos dedos lo que provocó la inclinación de mi cuerpo. Con mi otra mano me deshice de la última prenda, pues las medias permanecerían pegadas a mi piel, y dejé al descubierto mi sexo. Ya no me sentía temerosa ni cohibida por lo que me trasladé al sofá dando un mejor ángulo de mi cuerpo a mis observadores. Y me masturbé para mí, para ellos. Mi mano, invadida de mis licores, azotaba el clítoris a la vez que alternaba con penetraciones de mis falanges. Me sentía sexy, tremendamente excitada, deseosa de devorarme y entre golpeteos a mi centro del placer alcancé el clímax dejando un cuerpo sudoroso, caliente, extenuado de satisfacerse a uno mismo. Y cuando mis ojos se abrieron vi al desconocido apoyado en la puerta con una mirada salvaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…