Ir al contenido principal

Anuncio pre-navideño


            Se busca chico atractivo que no sepa que lo es porque seamos realistas los que saben que lo son no están alcance de cualquiera o abren la boca y dejan de interesarte. Un poco loco y borde, sin llegar a ser gilipollas. Requisito imprescindible que le guste leer, en mayor o menor medida. Hay mujeres que dicen que esto no existe. Yo sigo creyendo en los casos raros. Deberá darlo todo, porque las medias tintas es perder el tiempo. Si no quieres estar aquí, no haces falta. Se prefiere independiente a bombardeo de mensajes, noticias o cualquier otra vía existente. Si queremos saber qué hace alguien en todo momento, estaríamos enganchadas a Telecinco. Ya sabemos que lo del trabajo ahora está un poco jodido, pero, por favor, los calienta sillones y "dedimandos" que se abstengan. Si tu ropa te la compra tu madre o no sabes qué es visitar una tienda dos veces por año, también puedes olvidarte. Reconozcámoslo, seamos más o menos feos, queremos al lado a alguien que se cuide, se preocupe de su imagen, porque eso ayudará que nosotras nos cuidemos más. Deportistas punto extra. Superdeportistas punto negativo que luego nos sentimos mal porque no nos cuidamos tanto. Somos así. Yo ya lo tengo asumido. Vosotros deberíais empezar a hacerlo. Hay más, pero reconozcámoslo, el 50 % habrá dejado de leer en el cuarto párrafo. Lo demás ya lo tratamos cara a cara.

            Éste fue el anuncio que Melba decidió publicar dos semanas antes del inicio de las Navidades cansada de ser invitada a cenas y comidas, comidas y cenas y tener que responder siempre que iría sola, como si esto fuera un virus en extinción y ella la única que no hubiera encontrado aún la cura. Siempre las mismas caras, los mismos bares y los mismos ligones que te podían consideran su segunda, cuarta o décima opción, según de mal se hubiera dado la noche. Y una vez más, el vestido negro tirado en el suelo del vestidor y los zapatos de tacón descansando en la entrada. Conversaciones sin aliciente. Sonrisas forzadas. Mentiras disculpadas y salidas huidizas apoyadas en que una del grupo desconocía el camino a casa.

Dos días llevaba el anuncio publicado y no había obtenido ningún mensaje.  Las 3.43 de la mañana del viernes antes de las fiestas. Melba intentaba conciliar un sueño que decidió perderse entre los gritos de los de arriba o de los de abajo, ya había perdido la cuenta. Su teléfono se iluminó.

La primera y única respuesta llegó.

            Respuesta: Yo busco mujer con curvas pero bien distribuidas. Por supuesto, si están todas en la parte superior, punto extra. No es necesario que haga ejercicio, ya lo haremos juntos. Abstenerse enamoradas “perdías” y recién dejadas; no soy psicólogo, si queréis uno, seguro que tenéis unos cuantos amigos de esos que están siempre ahí para escucharos, hasta que, ¡coño!, alguno de ellos tiene valentía y os dice que lleva años aguantando vuestras lágrimas derramadas por Luis, por Alberto,  porque SÍ está enamorado de vosotras. ¡SURPRISE! Reconocerlo, en el fondo lo sabíais pero os jodía admitirlo. Por supuesto, me gusta que se cuide, que se vista (aunque estando conmigo la preferiré siempre desnuda) y que tenga hobbies, pero eso ya lo iremos viendo.

            Melba se queda perpleja porque esperaba una respuesta, no un anuncio de cómo un tío busca chicas, así que algo indignada le escribe.

            Disculpa, esto es para responder a mi anuncio, si quieres poner uno, es en la página principal de la sección. Y, si las buscas con tetas, asegúrate que sean reales, no vayas a decepcionarte en el momento clave.

            Respuesta: Mi anuncio está puesto en el lugar correcto. Sólo pedías sin ofrecer nada, así que me tocaba pedir a mí para ver si tú cumplías mis demandas. Si es así hacemos trato. Y ya te diré si decepcionas cuando te vea.

            Ponía abstenerse gilipollas. Gracias.

            Respuesta: Yo prefiero llamarme satírico nivel extremo. Con tu anuncio de exigencias “para mí las quisiera yo” ninguno más se ha atrevido a contestar. Puedes considerarme tu único candidato o tu mejor candidato, lo que importa es el resultado.
 



Comentarios

  1. Tu historia me ha parecido muy divertida y con ese punto irónico que sólo se encuentra en personas con inteligencia y con espontaneidad. Punto extra!

    Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras. Son muy halagadoras. Me alegra verte por aquí. ¡Feliz Año Nuevo!

      Eliminar
  2. Me parece un relato muy bueno. Desde que comienzas mantiene el interés hasta la moraleja final.
    En cuanto al tema, abordado con mucha gracia, con el amor ocurre como con la fortuna: no gustan de que corran en su seguimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pitt. Me alegro de que te haya gustado y de verte por aquí, por supuesto. ¡Cuánto más se busca, más se esconde! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…