Ir al contenido principal

Viernes tedioso



       El atardecer hacía ya rato que se había escapado entre las nubes que aquella tarde inundaban el cielo de un gris ceniza. El pequeño edificio que albergaba el despacho de Fiama, apenas estaba frecuentado por el guardia de seguridad, una vez por hora, y la presencia, más que tediosa de la joven secretaria. Su cara oculta, tras una pantalla de 19 pulgadas, solía pasar desapercibida a los clientes que transitaban aquellas oficinas, incluso a aquellos que se sentían obligados a tratar directamente con ella. La falta de planes en su agenda hizo que aquella tarde de trabajo coincidiera con la oscuridad de la noche; emails contestados con la monotonía de quien sabe y hace bien su labor, documentación archivada con la atención necesaria.
            Aquella madrugada, Fiama despertó algo sudorosa, emocionada, por la perversión del sueño que la visitó. En él, ella vestía una minifalda, que nunca hubiera osado a utilizar para el lugar de trabajo, y una camisa blanca, que acentuaba sus pechos, que aunque pequeños, resaltaban bajo la vestimenta. Por ello, al despertar, Fiama, excitada, se lanzó directa a su armario, cambiando una ya manida falda de cuadros, que ligeramente tapaba las rodillas, por su minifalda negra, que marcaba ligeramente las curvas de su cuerpo. A la que le acompañó, una de sus camisas blancas, con abotonadura automática y un ligero escote en pico. Aunque el tacón no era pronunciado, pues la ocasión no era la adecuada, su estilismo resultaba antojoso a la vista de cualquiera. Sin embargo, el día había transcurrido como otro más. La misma rutina. La misma gente. Las mismas miradas.
            Justo cuando se disponía a cerrar su sesión, vio que hacía apenas cinco minutos le había entrado un nuevo correo electrónico, de uno de sus clientes preferidos. Al ver su nombre reflejado, su pensamiento se trasladaba a un morenazo, atlético, apetecible, muy apetecible. Y aquella sonrisa deseosa se marcó ligeramente en su rostro. Sólo había una frase, una. Concretamente una pregunta:
¿Ahora?
            Y, ella, sin dudarlo, sin pensar, respondió con un minúsculo, “si”. Y, al darle a la tecla de enviar, sonó tras la puerta, un ligero pitido, al que le siguió un golpe de nudillos. Extendió su falda y sin presura se dirigió a abrir la puerta. Allí no hubo palabras. Sólo miradas. Sólo sonrisas. Sólo deseo. La espalda de ella golpeada contra la puerta. Los labios de él devorándola. Las manos de Fiama levantando la camiseta de él. Los dedos de él acariciando el trasero de ella, mientras hace desaparecer las bragas. La camisa de ella tapando el ordenador de su compañera, mientras él devora sus pezones con necesidad, acaricia sus pechos con suavidad. Las manos de Fiama desabrochando pantalones ajenos para acabar acariciando la amplitud del pene. Los labios de ella recorriendo la carretera de la espalda de él hasta morder sus nalgas. La lengua de él transitando el cuerpo de Fiama hasta tocar el claxon del clítoris, cada vez más rápido, y más, y más. Las manos de ella impidiendo que él separe sus labios de su entrepierna, entremezclándolos con los mechones de su cabellera. Se estremece su cuerpo entero. Agita. Suspira. Excita. Grita. Y Fiama de espaldas a su compañero de juegos. Su melena va a hacia atrás cuando él le embiste. Ambos gritan. Sudan. Un cuerpo sobre el otro, disfrutando sin más. Sólo eso, sólo ser, sólo deseo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

¿Droga o pasión?

Te deseo. Aquí. Ahora. Tus falanges erizando mi piel. Mi largo cuello convertido en un mapa de tesoros orgásmicos para tus labios carnosos. Tú pisas el acelerador mientras yo me apodero del freno. Tus movimientos circulares bajan directos hacia mi clítoris, ansiando aquello que tanto deseaba, pero que nunca poseyó. Mis yemas prefieren memorizar cada recoveco, cada músculo, cada cicatriz de tu cuerpo. Solo hay una oportunidad para poseerte, para poseernos. Una opción para recordarte en la oscuridad de mis sábanas. Tu lengua ha subido mis revoluciones. Mi mente marca tu espalda, tus brazos, ligeramente tatuados. Desearía ser una parte más de ellos y acariciarte cada noche, perdurando a la mañana siguiente. Has cambiado tu embrague de manual a automático, pero, a veces, resulta más interesante ser de la vieja escuela. Las marchas de cambio agradecen los movimientos de mi mano, adelante y atrás. Las caricias en cada semáforo para absorber tu calor. Las revoluciones en cada salida. Las pa…

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…