Ir al contenido principal

Manual de instrucciones


            Se recomienda que en las primeras ocasiones sólo se deba hacer uso en caso de aburrimiento o en solitario. No nos hacemos responsables de las posibles consecuencias que pueda llegar a ocasionarle a usted o a sus convecinos. Si lo cree necesario, disponga música de fondo o, dado el caso, películas porno o webs amateurs, a su elección.
  1. Utilice mejor prendas holgadas que faciliten el acceso y si olvida el uso de la ropa interior se sentirá más desinhibido o desinhibida. 
  2. Le aconsejo que se ubique en el salón, en el sofá que le resulte más cómodo. La cama es demasiado corriente. 
  3. Aligere su mente de cualquier barrera emocional o social y simplemente sea capaz de trasladarse al placer, al suyo propio. 
  4. Cierre los ojos y comience a desabrochar los botones de su camisa con una sola mano.
  5. Su lengua se encarga de humedecer sus labios a la par que les ofrece pequeños mordiscos.
  6. Retire su camisa, dejando su cuerpo completamente desnudo. 
  7. Si es de su gusto, puede dejar corridas las cortinas, ofreciendo ese toque de atrevimiento y emoción de poder ser vistos, provocando el correspondiente aumento del placer.
  8. Humedezca dos de sus dedos, que se encargarán de endurecer sus pezones.
  9. Acaricie lentamente su cuello con las yemas de sus dedos y continúe bajando por entre sus pechos y hacia su ombligo.
  10. Si hubiera optado por conservar su ropa, tal vez sea hora de retirarla. Si, por el contrario, es comedido en sus actos, puede introducir su mano lentamente por debajo de su vestuario. Dígame, ¿siente la erección de su cuerpo? o, en el caso contrario, ¿siente la humedad del suyo?
  11. Acarícielo lentamente, de arriba a abajo. Primero, utilice sólo la punta de los dedos. Después, haga partícipe al resto de la mano.
  12. Si lo desea, puede ofrecer pequeños pellizcos o fricciones en la punta.
  13. Se recomienda que alterne la intensidad.
  14. Recuerde que no importa la meta, sino disfrutar durante el trayecto.
  15. Disfrute de cada caricia, del tacto, de sus propios gemidos, de la humedad de su cuerpo.
  16. Usted, dirigiéndose a sí mismo hacia su propio placer.
  17. Su cuerpo le va pidiendo más pasión. Su mano se mueve más rápido. Los gemidos son más sonoros. Su mano se agarra con fuerza al cojín del sofá.
  18. La excitación está muy cerca de ser culminada. Y cuando sea incapaz de parar, grite con más deseo.
  19. Y, ahora, respóndase, ¿a quién ha imaginado desnudando o, dado el caso, quién le desnudaba a usted?
  20. Utilizar varias veces por semana y, por supuesto, disfrutar.
            Éste es nuestro particular manual de instrucciones que esperemos sea de utilidad y con fácil montaje.

Comentarios

  1. Me gusta la idea,original,está gracioso. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, miúda. Pretendía más bien ser sensual, pero en fin... diría que "no estoy para la ocasión".

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Si sólo lo crees, es que las instrucciones no son muy útiles. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…