Ir al contenido principal

Manual de instrucciones


            Se recomienda que en las primeras ocasiones sólo se deba hacer uso en caso de aburrimiento o en solitario. No nos hacemos responsables de las posibles consecuencias que pueda llegar a ocasionarle a usted o a sus convecinos. Si lo cree necesario, disponga música de fondo o, dado el caso, películas porno o webs amateurs, a su elección.
  1. Utilice mejor prendas holgadas que faciliten el acceso y si olvida el uso de la ropa interior se sentirá más desinhibido o desinhibida. 
  2. Le aconsejo que se ubique en el salón, en el sofá que le resulte más cómodo. La cama es demasiado corriente. 
  3. Aligere su mente de cualquier barrera emocional o social y simplemente sea capaz de trasladarse al placer, al suyo propio. 
  4. Cierre los ojos y comience a desabrochar los botones de su camisa con una sola mano.
  5. Su lengua se encarga de humedecer sus labios a la par que les ofrece pequeños mordiscos.
  6. Retire su camisa, dejando su cuerpo completamente desnudo. 
  7. Si es de su gusto, puede dejar corridas las cortinas, ofreciendo ese toque de atrevimiento y emoción de poder ser vistos, provocando el correspondiente aumento del placer.
  8. Humedezca dos de sus dedos, que se encargarán de endurecer sus pezones.
  9. Acaricie lentamente su cuello con las yemas de sus dedos y continúe bajando por entre sus pechos y hacia su ombligo.
  10. Si hubiera optado por conservar su ropa, tal vez sea hora de retirarla. Si, por el contrario, es comedido en sus actos, puede introducir su mano lentamente por debajo de su vestuario. Dígame, ¿siente la erección de su cuerpo? o, en el caso contrario, ¿siente la humedad del suyo?
  11. Acarícielo lentamente, de arriba a abajo. Primero, utilice sólo la punta de los dedos. Después, haga partícipe al resto de la mano.
  12. Si lo desea, puede ofrecer pequeños pellizcos o fricciones en la punta.
  13. Se recomienda que alterne la intensidad.
  14. Recuerde que no importa la meta, sino disfrutar durante el trayecto.
  15. Disfrute de cada caricia, del tacto, de sus propios gemidos, de la humedad de su cuerpo.
  16. Usted, dirigiéndose a sí mismo hacia su propio placer.
  17. Su cuerpo le va pidiendo más pasión. Su mano se mueve más rápido. Los gemidos son más sonoros. Su mano se agarra con fuerza al cojín del sofá.
  18. La excitación está muy cerca de ser culminada. Y cuando sea incapaz de parar, grite con más deseo.
  19. Y, ahora, respóndase, ¿a quién ha imaginado desnudando o, dado el caso, quién le desnudaba a usted?
  20. Utilizar varias veces por semana y, por supuesto, disfrutar.
            Éste es nuestro particular manual de instrucciones que esperemos sea de utilidad y con fácil montaje.

Comentarios

  1. Me gusta la idea,original,está gracioso. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, miúda. Pretendía más bien ser sensual, pero en fin... diría que "no estoy para la ocasión".

      Eliminar
  2. buenos consejos, creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sólo lo crees, es que las instrucciones no son muy útiles. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…