Ir al contenido principal

Anónimo




-¿Por qué desapareciste?, le preguntaba ella con curiosidad al desconocido que tenía frente a sí, mientras le miraba por encima de sus gafas negras, porque ella se había olvidado de volver a subírselas, demasiado inmersa en los dos ojos negros que se habían depositado justo en frente de ella. 
-Te volviste demasiado curiosa, respondió él con total tranquilidad, mientras le daba una calada a un cigarrillo. Unas facciones duras, marcadas. Una mirada agresiva, pero unos ojos enigmáticos, cautivadores. Una tez dorada por los rayos de un sol que se debió mostrar sólo para él. 
-¿Y por qué has aparecido?, le interrogó ella, con esa sonrisa tímida, que le aparecía cuando los nervios le traicionaban. 
-Ahora el curioso soy yo, contestó con una sonrisa pícara y una sonrisa provocativa, a la par que apagaba el cigarrillo contra la acera. 
Fue entonces, cuando ella empezó a controlar la situación. Los nervios fueron desapareciendo. La provocación se adueñó de su mirada. Su pensamiento se felicitó porque aquella mañana hubiera elegido una minifalda negra y una camisa blanca, dejando a la vista una suave piel, aún blanquecina, intacta, pura, reservada por el invierno. 
-¿Y qué es lo quiere saciar tu curiosidad?, le consultó ella, mientras mordía su labio inferior intencionadamente y apoyaba su pierna derecha sobre la pared para mostrarle su muslo.
Él se debatía entre mirar las piernas de ella o cómo mordía suavemente el labio, lo que empezaba a ponerle algo nervioso y su entrepierna empezaba a despertar del letargo. 
Ella comprobó que él se encontraba demasiado ocupado observando su cuerpo, por lo que se vio obligada a llamar su atención para atraerlo hasta aquel momento, hasta ellos dos, hasta aquel encuentro de dos desconocidos.
-¿No querías preguntarme algo?, le dirigió ella con una sonrisa en los labios. Pero, puedes tomarte tu tiempo, no hay prisa, observa lo que quieras, le lanzo ella con osadía pícara y una mirada de soslayo.
Él, en vez de sentirse cohibido, lentamente recorrió el cuerpo de ella a través de sus dos ojos negros, por cada una de sus curvas, como si fueran sus manos quienes lo estuvieran recorriendo. Y al cruzarse sus miradas, la miró profundamente y le dijo, casi en un susurro, a escasos centímetros de su cuerpo: "mucho mejor de lo que imaginaba cuando te leía". Y dulcemente, le depositó un beso en la mejilla, un beso inocente. Lo único inocente que habría entre ellos, lo único inocente que obtendría la noche de ellos dos juntos.
Veinte minutos después, él la estaba follando contra la mesa del comedor, aún con la minifalda puesta, y los botones de la camisa rota. Las cortinas corridas. Cada gemido de ella, era un embiste más profundo de él. Sus manos en las caderas de ella controlando cada movimiento. A veces, la cogía de su melena y tiraba de ella hacía atrás cuando la polla la empujaba hacia adelante. Gemidos cada vez más altos. Cachetes en las nalgas. Sacó su pene del cuerpo de ella y con un gesto de petición silencioso, ella descendió de rodillas hasta que sus labios se encontraron con la polla de él. La saboreó con su lengua a lo largo de todo su esplendor. Acarició el glande con la punta de la misma, para acabar introduciéndolo en su boca. Le dio todo su calor, su humedad. Y tan sólo, con el uso de sus labios, introdujo completamente el pene hasta el fondo. Una y otra y otra vez. Sentía el roce de los labios, el calor de su boca. Los movimientos cada vez más intensos y rápidos. La respiración de él más agitada. Pequeños jadeos emitía su garganta. Sus ojos cerrados de placer inmenso. Él, una súplica para parar. Ella, una continuación de masturbación. Él, avisando del alcance del clímax. Ella, esperando recibirlo. Siente el calor del cuerpo de él como invade su boca y a continuación permite que descienda por su garganta. Sabor agridulce. Él la coge al hombro y la lleva hasta una cama a medio hacer. La deposita. Y en lateral, comienza a follarla sin parar, hasta que los gemidos de ella son cada vez más fuertes. Su cuerpo, primero se tensiona, después cuando alcanza el clímax se relaja. Sus uñas arañan los hombros de él. Muerde sus labios mientras él le penetra. Y acaba suplicándole que pare, no más.


---------


PD: Es un estilo un poco más agresivo de lo que acostumbro pero hay que probar, a ver qué os parece. Dedicado a Thooor (él ya sabe quien es) que pedía un estilo más atrevido, y a F.B. que hacía mucho pedía una escena completa. Ya me diréis si lo he conseguido. ;)

Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños