Ir al contenido principal

Erase una vez............



Erase una vez un cuento de esos que no tienen final feliz. Tres jóvenes sentadas en la mesa de un bar. Madera cuadrada con un par de sillas, cada una de manera y color diferente; al otro lado, un cómodo banco acolchado, de color negro aterciopelado. La primera en llegar fue la que conocemos como Cenicienta. Pidió un cóctel de cava con algo que siempre olvidaba, pero que le daba un color azulado intenso que a ella le encantaba observar. Sin esperar a que le llegara su pedido se dirigió hacia el baño. Al salir, su falda larga, heredada de su madrastra y un viejo jersey de una de sus tan preciadas hermanas, habían desaparecido y ahora sus piernas vestían unas medias negras con tacones de siete centímetros que llegaban por encima de sus rodillas. La minifalda, era de gasa negra, y justo encima le acompañaba una seria camisa blanca, abotonada hasta el último suspiro.
Cuando ella se acercó a la mesa, su copa ya estaba servida, y Blancanieves sonreía a los siete pretendientes que aparecían justo allí donde ella estuviera. Parecían fotocopias de un mal molde que nunca nadie hubiera querido llegar a probar.
Y, por último, siempre tarde, llegó la Bella Durmiente, con cara de recién levantada de la siesta.
-No sé a quién se le ocurriría esto de bendecirme con la narcolepsia, bienaventurado autor, que ayer me quedé dormida en medio de un placentero beso, se quejó la Bella Durmiente.
-¿Todavía en la búsqueda del príncipe?, soltó Cenicienta al aire y las tres comenzaron a reír.
-¿Quiénes son esos?, preguntó retóricamente Blancanieves. Ah, sí, esos que suponen deben salvarnos de este mundo, como somos taaaaaaaaaaan frágiles, expresó ella irónicamente.
-¿No decían que vendrían a salvarnos?, demandó Cenicienta. Rubio, rubio, con ojos azules y un zapatito de cristal.
-Pues, puestos a pedir yo los prefiero morenos de ojos negros, pero ni por esas, oye, así que mientras tanto habrá que seguir buscando. Y, Blancanieves, echó una ojeada al local en busca de alguno interesante.
-¡Despierta, Bella Durmiente!, le sacudió Cenicienta. Ahí viene uno directamente a ti.
-Ése ha estado ya con tantas que ni se acuerda que el mes pasado lo hicimos en el baño de la nueva disco de Siempre Jamás.
-No le dejarías buen recuerdo, le dijo Cenicienta para picarla, a la par que le guiñaba un ojo.
-Buen recuerdo no me dejó él a mí, que ni ganas tengo de repetir y mira que desde entonces no he catado varón, puntualizó Bella Durmiente.
-Bienvenida al club, aunque tal vez sea mejor darte el pésame que tanta ausencia de varón ahoga el corazón, suspiró Blancanieves.
Y entre copas de alcohol, risas nocturnas y anécdotas de sábanas pasaron las horas muertas hasta las tres de la mañana. Y otra noche más el príncipe se perdió entre palabras ideales y sueños imposibles. 
-----------------
Éste ha sido uno de mis ejercicios del taller donde había que alterar un cuento clásico, pero como me dice el profesor, yo no soy de finales felices, ni de seguir lo que me dicen. 

Comentarios

  1. Me ha encantado, de principio a fin.
    ¡Lo mejor de todo es que ellas siguen siendo princesas! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Chica Huracán! Me encanta tu última frase. ;) Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños