Ir al contenido principal

Erase una vez............



Erase una vez un cuento de esos que no tienen final feliz. Tres jóvenes sentadas en la mesa de un bar. Madera cuadrada con un par de sillas, cada una de manera y color diferente; al otro lado, un cómodo banco acolchado, de color negro aterciopelado. La primera en llegar fue la que conocemos como Cenicienta. Pidió un cóctel de cava con algo que siempre olvidaba, pero que le daba un color azulado intenso que a ella le encantaba observar. Sin esperar a que le llegara su pedido se dirigió hacia el baño. Al salir, su falda larga, heredada de su madrastra y un viejo jersey de una de sus tan preciadas hermanas, habían desaparecido y ahora sus piernas vestían unas medias negras con tacones de siete centímetros que llegaban por encima de sus rodillas. La minifalda, era de gasa negra, y justo encima le acompañaba una seria camisa blanca, abotonada hasta el último suspiro.
Cuando ella se acercó a la mesa, su copa ya estaba servida, y Blancanieves sonreía a los siete pretendientes que aparecían justo allí donde ella estuviera. Parecían fotocopias de un mal molde que nunca nadie hubiera querido llegar a probar.
Y, por último, siempre tarde, llegó la Bella Durmiente, con cara de recién levantada de la siesta.
-No sé a quién se le ocurriría esto de bendecirme con la narcolepsia, bienaventurado autor, que ayer me quedé dormida en medio de un placentero beso, se quejó la Bella Durmiente.
-¿Todavía en la búsqueda del príncipe?, soltó Cenicienta al aire y las tres comenzaron a reír.
-¿Quiénes son esos?, preguntó retóricamente Blancanieves. Ah, sí, esos que suponen deben salvarnos de este mundo, como somos taaaaaaaaaaan frágiles, expresó ella irónicamente.
-¿No decían que vendrían a salvarnos?, demandó Cenicienta. Rubio, rubio, con ojos azules y un zapatito de cristal.
-Pues, puestos a pedir yo los prefiero morenos de ojos negros, pero ni por esas, oye, así que mientras tanto habrá que seguir buscando. Y, Blancanieves, echó una ojeada al local en busca de alguno interesante.
-¡Despierta, Bella Durmiente!, le sacudió Cenicienta. Ahí viene uno directamente a ti.
-Ése ha estado ya con tantas que ni se acuerda que el mes pasado lo hicimos en el baño de la nueva disco de Siempre Jamás.
-No le dejarías buen recuerdo, le dijo Cenicienta para picarla, a la par que le guiñaba un ojo.
-Buen recuerdo no me dejó él a mí, que ni ganas tengo de repetir y mira que desde entonces no he catado varón, puntualizó Bella Durmiente.
-Bienvenida al club, aunque tal vez sea mejor darte el pésame que tanta ausencia de varón ahoga el corazón, suspiró Blancanieves.
Y entre copas de alcohol, risas nocturnas y anécdotas de sábanas pasaron las horas muertas hasta las tres de la mañana. Y otra noche más el príncipe se perdió entre palabras ideales y sueños imposibles. 
-----------------
Éste ha sido uno de mis ejercicios del taller donde había que alterar un cuento clásico, pero como me dice el profesor, yo no soy de finales felices, ni de seguir lo que me dicen. 

Comentarios

  1. Me ha encantado, de principio a fin.
    ¡Lo mejor de todo es que ellas siguen siendo princesas! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Chica Huracán! Me encanta tu última frase. ;) Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Escape

Trato de buscar la inspiración a golpe de cama. Devoro unos labios como si nunca me hubieran alimentado antes. Siento su humedad transferida a mi oxidada boca. Recorro su bíceps solo para recordarlo entre las sábanas. Acaricio sus cicatrices sin saber quiénes se las hicieron. Este trato no conlleva preguntas indiscretas. Todo se vuelve rápido, ansioso, pasional, el deseo de sabernos poseídos y de marcarnos mutuamente. Evitamos miradas ocultas tras el velo de la sexualidad. Mi lengua lame su cuello, absorbe su olor. Mis dientes dejan huella en el centro de su aureola. Su espalda es testigo del paso de mis uñas en cada embestida, recuerdos perecederos que emanan de su sonrisa. Su pene siente mi calor interno, lo acoge con desesperación. Una única vez. Dos cuerpos depositados en un viejo colchón. Un pensamiento, el del sexo. Otro pensamiento, el de no volverse a ver.

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…