Ir al contenido principal

¿serías capaz sólo de leerme?

Adrián encendió la pantalla del ordenador pero hasta que no hubo terminado de colocar sus apuntes sobre la mesa, no se dispuso a trabajar con él. Sin embargo, quedó sorprendido al comprobar que la pantalla de navegación estaba abierta y en la misma una pequeña ventana de conversación parpadeaba. Podría haber optado por cerrarla sin más, pero pocas veces se tenía la oportunidad de observar la vida de alguien tan directamente. Su mesa se encontraba al principio, de las que miran hacia la puerta. Y justo antes de abrirla comprobó que no hubiera alguien observando su osadía. Click. Y la pantalla se le mostró. Sólo había una frase, sólo una: ¿serías capaz sólo de leerme? Una pregunta sencilla, eso creyó él. Por eso, no dudó ni un instante en contestar, ¡por supuesto! La respuesta demoró un minuto, un breve espacio de tiempo, que a él se le antojó inmenso. Del otro lado, le quiso dar un aviso, "una vez que empiece, tendrás que reprimir tus ganas de querer expresarte, ¿lo has entendido bien?". A lo que él contestó sin darle la mayor importancia, pues pensó que no se trataría más que los delirios de amor de alguna joven: "Creo que podré hacerlo".
Y fue así como ella empezó su relato: tras refugiarme en muchas camas en estos últimos seis meses, llegué a la conclusión de que antes de seguir compartiendo mi cuerpo con hombres de diferente condición, debía empezar por mí misma, pues de nada sirve que ellos intentaran darme placer si ni yo misma sabía dónde éste se encontraba. Por ello, ahora me dedico a autocomplacerme a mí misma, buscando las diferentes formas de placer que puedo experimentar. Mi cuerpo desnudo postrado en este chaise lounge, bañado por la luz amarillenta de las farolas y por la luna que las acompaña. Mi pie derecho va subiendo lentamente por mi pierna izquierda con un suave roce hasta llegar a la altura de mi rodilla para volver a bajar. Deslizo una pluma negra desde mi clítoris hasta mis pechos para continuar acariciando la piel de mis brazos hasta terminar en la punta de mis dedos. Ahora yazco extendida sintiendo el roce de la suavidad de la pluma con el tacto de mi piel que se eriza allí por donde aquella pasa. Al sentirla en mi cuello, mis ojos no pueden sino perderse en la oscuridad de la noche, mientras mi mano izquierda se desliza lentamente hacia mi clítoris acariciándolo con las yemas de mis dedos en suaves círculos. ¡Oh, bendita humedad! Mi cuerpo expresando el deseo de sentir, el placer del sexo único. Y mi dedo se desliza lo suficiente para adentrarse dentro de mí......
-¡PARA!, gritó él primero y los pocos asistentes que allí estaban reunidos le miraron con cara de pocos amigos y todos al unísono, con un dedo delante de sus labios, le dijeron ¡chiiiiiiist! Y, a continuación, lo mismo que había gritado lo escribió en la pantalla del ordenador. Entonces, ella borró sus últimas palabras escritas y se desconectó.
Él permaneció perplejo, mirando aquella ventana de chat, donde las palabras se agrupaban unas a otras, y con la firme convicción de que nunca antes había tenido tanta necesidad de escribir y no poder hacerlo.

Comentarios

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…