Ir al contenido principal

¿Cuándo me dejarás ganar?

Tres gotitas blancas en los surcos de su boca, pero su mano sigue acompañando a los movimientos de su boca, hasta que él lanza el último suspiro al aire......... Dirige su brazo derecho por detrás de su espalda y la deposita sobre el colchón. Sus pechos yacen tapados sutilmente por los mechones de pelo que se han escapado de su trenza. Su tersa piel de porcelana sólo está cubierta por una minifalda negra que él pidió expresamente no fuese aún retirada. Alzó los brazos de ella por encima de su cabeza, suavemente, con caricias, sin miradas. Una muñeca sobre la otra depositada. Fueron atadas con la corbata negra que él le retiró a ella hace aproximadamente una hora. Un nudo firme pero delicado. Las yemas de sus dedos bajan recorriendo sus brazos hasta sus axilas, para acabar en sus pechos. Pezones erectos por el frescor que entra por la ventana. Un casto beso en los labios le dedica él, pero ella le sigue buscando con su lengua. Sólo sus propios labios la reciben. Él está recorriendo su cuello con su lengua, con sus labios, con pequeños mordiscos hasta llegar a su clavícula.........ahí se para con un dulce beso......alza su mirada hacia ella.......y vuelve a besar esa porción de su cuerpo con intensidad, como si estuviera besando sus labios. Ella encoge su cuerpo, se estremece desde los tobillos hasta las orejas. Y de ojos cerrados, siente que los labios de él la están besando muy lentamente, por fuera. Ella pacientemente espera que su espacio sea invadido por unos labios carnosos, por una lengua traviesa.......Un beso ansiado, provocado, único y final. Y sus manos tratan de zafarse de la corbata que antes sujetaba su camisa blanca, deseosa de acariciar su piel, recorrer su mandíbula, marcar su columna vertebral, pellizcar su trasero, pero sólo puede arrimar su cuerpo a su piel caliente y morena. Respirar su olor. Oír sus susurros. Él tira de la trenza obligándola a levantar la cabeza, así puede continuar marcando el recorrido; su lengua húmeda por entre sus pechos, besos intensos en las caderas. Sus manos se deslizan por la cremallera de la falda y empieza a retirar ésta con lentitud, dejando a la vista la desnudez absoluta de la jugadora. Tres castos besos en el pirineo. Ella deseosa de él. La punta de su lengua recorre todo su territorio, absorbe su humedad. Clava sus ojos en los de ella cuando se para en el punto concreto, donde ella le suplica en silencio. Primero lame el clítoris con sutileza, de arriba a abajo; poco a poco va incrementando su intensidad, a la par que suben los decibelios de sus gemidos. Las manos de él firmes sobre las caderas. Succiona el clítoris durante breves segundos y continúa con sus movimientos claros y concisos hasta provocar que ella deshaga el nudo de sus muñecas y sus manos se entremezclen con los mechones de él. Iris disperso. Extremidades extendidas. Garganta ahogada por los gritos y.......placer, placer, placer provocado por él. 

Comentarios

  1. Este texto le hace subir a uno el tono vital. ¡Vaya ardor de Ardid!
    Va a resultar que hay algo nuevo bajo el sol: tú.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con estas bajas temperaturas que por lo menos la imaginación sea ardiente.... Yo prefiero esconderme bajo la luna ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños