Ir al contenido principal

¿Cuándo me dejarás ganar?

Tres gotitas blancas en los surcos de su boca, pero su mano sigue acompañando a los movimientos de su boca, hasta que él lanza el último suspiro al aire......... Dirige su brazo derecho por detrás de su espalda y la deposita sobre el colchón. Sus pechos yacen tapados sutilmente por los mechones de pelo que se han escapado de su trenza. Su tersa piel de porcelana sólo está cubierta por una minifalda negra que él pidió expresamente no fuese aún retirada. Alzó los brazos de ella por encima de su cabeza, suavemente, con caricias, sin miradas. Una muñeca sobre la otra depositada. Fueron atadas con la corbata negra que él le retiró a ella hace aproximadamente una hora. Un nudo firme pero delicado. Las yemas de sus dedos bajan recorriendo sus brazos hasta sus axilas, para acabar en sus pechos. Pezones erectos por el frescor que entra por la ventana. Un casto beso en los labios le dedica él, pero ella le sigue buscando con su lengua. Sólo sus propios labios la reciben. Él está recorriendo su cuello con su lengua, con sus labios, con pequeños mordiscos hasta llegar a su clavícula.........ahí se para con un dulce beso......alza su mirada hacia ella.......y vuelve a besar esa porción de su cuerpo con intensidad, como si estuviera besando sus labios. Ella encoge su cuerpo, se estremece desde los tobillos hasta las orejas. Y de ojos cerrados, siente que los labios de él la están besando muy lentamente, por fuera. Ella pacientemente espera que su espacio sea invadido por unos labios carnosos, por una lengua traviesa.......Un beso ansiado, provocado, único y final. Y sus manos tratan de zafarse de la corbata que antes sujetaba su camisa blanca, deseosa de acariciar su piel, recorrer su mandíbula, marcar su columna vertebral, pellizcar su trasero, pero sólo puede arrimar su cuerpo a su piel caliente y morena. Respirar su olor. Oír sus susurros. Él tira de la trenza obligándola a levantar la cabeza, así puede continuar marcando el recorrido; su lengua húmeda por entre sus pechos, besos intensos en las caderas. Sus manos se deslizan por la cremallera de la falda y empieza a retirar ésta con lentitud, dejando a la vista la desnudez absoluta de la jugadora. Tres castos besos en el pirineo. Ella deseosa de él. La punta de su lengua recorre todo su territorio, absorbe su humedad. Clava sus ojos en los de ella cuando se para en el punto concreto, donde ella le suplica en silencio. Primero lame el clítoris con sutileza, de arriba a abajo; poco a poco va incrementando su intensidad, a la par que suben los decibelios de sus gemidos. Las manos de él firmes sobre las caderas. Succiona el clítoris durante breves segundos y continúa con sus movimientos claros y concisos hasta provocar que ella deshaga el nudo de sus muñecas y sus manos se entremezclen con los mechones de él. Iris disperso. Extremidades extendidas. Garganta ahogada por los gritos y.......placer, placer, placer provocado por él. 

Comentarios

  1. Este texto le hace subir a uno el tono vital. ¡Vaya ardor de Ardid!
    Va a resultar que hay algo nuevo bajo el sol: tú.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con estas bajas temperaturas que por lo menos la imaginación sea ardiente.... Yo prefiero esconderme bajo la luna ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Confesó

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…