Ir al contenido principal

Una de tantas (reeditada)



Llevo un camisón negro corto con una pasacintas fucsia a la altura del pecho. Muy corto. Al caminar, puedes ver como se desvela el movimiento de mis nalgas. Mis pies desnudos caminan de puntillas sobre el frío mármol de un lado a otro de la casa. Tú permaneces apoyado en la barandilla de la terraza, observas mis movimientos, mientras le das sorbos al botellín de cerveza. Escuchas como descompaso las palabras musicales de mi voz con el son que sale del portátil. Llamas mi atención al escuchar tu voz al ritmo de la música, totalmente acorde, en sintonía. Lentamente me acerco a ti, al abrigo de la noche. Tus manos húmedas por el frío rozan mi espalda, provocando que un trueno, atraviese mi columna vertebral. Siento como tu mirada recorre todo mi cuerpo, esmerándose en las zonas que más te gustan. Nuestras miradas se sujetan mutuamente como un helicóptero necesita a su piloto. Jugueteo con mis piernas, porque sé que te gusta mirarlas. 
Introduzco mis manos por debajo de tu camiseta para sentir el roce con tu piel. Las yemas de mis dedos recorren lentamente tu torso; se encuentran con tus pezones, erectos por la excitación de tu cuerpo. Te beso. Tú me coges la cara con ambas manos. Empiezas a darme minúsculos besos en mi carita. Me agarras por la cintura y me sientas sobre la barandilla, quedando mis piernas a tu disposición. Introduces tu mano derecha entre mis muslos, al mismo tiempo que nos besamos y mis manos se encargan de ir bajando tus carzonas. Ahora, yo sigo en camisón y tú, estás sólo tú. Somos dos cualquiera, en el piso nº x, de la ciudad nº y, del país del mañana todavía es posible.
Optamos por inaugurar aquella vieja hamaca, que ya estaba cuando llegamos nosotros. Posas mi cuerpo sutilmente sobre la base del camisón, que ya me arrebataste, por la espalda, en el camino entre la barandilla y la improvisada cama. No nos preocupamos de las posibles miradas furtivas, porque sólo nos esconde la luna. Empiezas besando mi cuello, estremeciendo cada poro de piel. Ahí, en la clavícula, no pares, no pares de besar, porque para mí es como llegar al orgasmo. Te gusta lamer mis pezones, sujetar mis pechos con tus manos. Seguir hacia abajo; donde las caderas, también me besas y vas por la línea de las ingles con tu lengua para acabar en el clítoris. Pero, sólo unos pequeños chupones, los suficientes para sentir tu pene dentro de mi cuerpo y............. despertar. 
-----------------
NOTA: Esta entrada fue originalmente publicada en octubre del 2011 y retirada posteriormente. Hoy vuelve a ver nuevamente la luz. Tal vez, os sirva a vosotros de inspiración. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Somos efímeros. Haz que seamos eternos.

Quiero que tus manos dibujen mis curvas, cuenten mis lunares, obvien mi celulitis, mis cicatrices. Quiero que lamas cada rincón para que después tus labios sepan a nosotros. Quiero que me erices la piel sin necesidad de hielo ni desnudar mi alma. Quiero que tu voz sobre mi oído sea solo mía. Que tu lengua sobre mi clavícula provoque mi primer orgasmo. Quiero que diluvie ahí fuera para templar los calores que evocamos el uno frente al otro. Quiero que me recorras con mimo y salvajismo. Quiero que remuevas mi cuerpo. Prometo sacudirte el tuyo hasta agotarte de ti mismo. Quiero que tu boca sepa a mis labios, que mi lengua absorba tus sudores. Quiero que nos deseemos. Dentro. Fuera. En nuestros cuerpos. Quiero que folles mi mente para desear que nos lo hagamos mutuamente. Quiero calmar mis ansias, mis calores, mi pasión desmedida. No valores esta primera vez. Las mejores veces vendrán después. Quiero que despiertes mi cuerpo de este letargo, que recuerdes a cada una de mis células que su …

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".

Lo que dueles, joder.

-----------------
El ladrón de sueños