Ir al contenido principal

Una de tantas (reeditada)



Llevo un camisón negro corto con una pasacintas fucsia a la altura del pecho. Muy corto. Al caminar, puedes ver como se desvela el movimiento de mis nalgas. Mis pies desnudos caminan de puntillas sobre el frío mármol de un lado a otro de la casa. Tú permaneces apoyado en la barandilla de la terraza, observas mis movimientos, mientras le das sorbos al botellín de cerveza. Escuchas como descompaso las palabras musicales de mi voz con el son que sale del portátil. Llamas mi atención al escuchar tu voz al ritmo de la música, totalmente acorde, en sintonía. Lentamente me acerco a ti, al abrigo de la noche. Tus manos húmedas por el frío rozan mi espalda, provocando que un trueno, atraviese mi columna vertebral. Siento como tu mirada recorre todo mi cuerpo, esmerándose en las zonas que más te gustan. Nuestras miradas se sujetan mutuamente como un helicóptero necesita a su piloto. Jugueteo con mis piernas, porque sé que te gusta mirarlas. 
Introduzco mis manos por debajo de tu camiseta para sentir el roce con tu piel. Las yemas de mis dedos recorren lentamente tu torso; se encuentran con tus pezones, erectos por la excitación de tu cuerpo. Te beso. Tú me coges la cara con ambas manos. Empiezas a darme minúsculos besos en mi carita. Me agarras por la cintura y me sientas sobre la barandilla, quedando mis piernas a tu disposición. Introduces tu mano derecha entre mis muslos, al mismo tiempo que nos besamos y mis manos se encargan de ir bajando tus carzonas. Ahora, yo sigo en camisón y tú, estás sólo tú. Somos dos cualquiera, en el piso nº x, de la ciudad nº y, del país del mañana todavía es posible.
Optamos por inaugurar aquella vieja hamaca, que ya estaba cuando llegamos nosotros. Posas mi cuerpo sutilmente sobre la base del camisón, que ya me arrebataste, por la espalda, en el camino entre la barandilla y la improvisada cama. No nos preocupamos de las posibles miradas furtivas, porque sólo nos esconde la luna. Empiezas besando mi cuello, estremeciendo cada poro de piel. Ahí, en la clavícula, no pares, no pares de besar, porque para mí es como llegar al orgasmo. Te gusta lamer mis pezones, sujetar mis pechos con tus manos. Seguir hacia abajo; donde las caderas, también me besas y vas por la línea de las ingles con tu lengua para acabar en el clítoris. Pero, sólo unos pequeños chupones, los suficientes para sentir tu pene dentro de mi cuerpo y............. despertar. 
-----------------
NOTA: Esta entrada fue originalmente publicada en octubre del 2011 y retirada posteriormente. Hoy vuelve a ver nuevamente la luz. Tal vez, os sirva a vosotros de inspiración. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Observación

Había llegado a la ciudad por un asunto laboral y mi estancia allí se me estaba haciendo tediosa. El camarero del bar del hotel me habló entre confesiones y vinos sobre un local fuera de los registros comunes donde la imaginación no daba cabida ya que todo, absolutamente todo, estaba a la vista.  Esperaba el taxi que me llevaría a mi destino entre nerviosa y emocionada por adentrarme en un nuevo mundo y por desconocer qué aventuras me depararía la noche. Pagué una considerable entrada ante un portero igual de robusto como discreta era la puerta. Cuando se cerró detrás de mí, respiré hondo y avancé por el pasillo. La siguiente puerta me dio paso a una imagen esperpéntica por la mezcla que allí se encontraba. Una barra sencilla repleta de los mejores y más caros jugos del mercado, custodiada por dos señoritas que parecían sacadas del último desfile de Victoria Secret más que dos simples camareras que cubrían sus ocho horas de trabajo. En el centro, repleto de mesas donde degustar los l…

Pensar menos, actuar más

Y si dejas de esconderte entre palabras y empiezas a descubrir tus bazas. Y si nuestras conversaciones intermitentes pasan a convertirse en suspiros profundos. Y si yo dejo de buscarte en otoño, tú dejas de hacerlo en verano y empezamos un vendaval de estaciones entre las sábanas. Y si dejamos de sentir el frío y prendo fuego a tu entrepierna. Y si nos dejamos de suposiciones y desnudamos nuestros cuerpos. Y si yo como tu boca y tú pierdes tu lengua entre mis labios. Y si mi clítoris late por ti exigiendo una invasión en toda regla. Y si mi boca cubre tu glande y se humedecen mutuamente. Y si dejamos de jugar a esta lotería de seducción sin preámbulos y nos adentramos en los preliminares. Y si tú atrapas mis gritos con tu lengua y yo me convierto en tu madrugada. Y si tú pides y yo te digo cómo me gusta. Y si yo desempolvo mis muslos al embiste de tus caderas. Y si no dejamos para mañana el placer que podemos sentir hoy. Y si esto fuera una realidad en vez de palabrería.

Recuerdos

Cuando despierto tengo su boca entre mis piernas y me debato entre el enfado por tener tal descaro o emitir un ligero gruñido mientras entrelazo mis manos con su pelo. Y, sin darme cuenta, mi cuerpo ha elegido la segunda opción cuando mi mente ni siquiera había empezado a esgrimir los argumentos. Pequeños besos en los muslos, ligeramente húmedos para dejar marcado el camino de vuelta a la cordura, pero se tornan calientes cuando sus labios se posan con suavidad sobre mi clítoris. Despliega su lengua entre mis labios. Recibe mi humedad con una ligera sonrisa y la mueve arriba y abajo. Introduce la punta dentro de mí tomando la temperatura de mi anatomía. A continuación, con mi cuerpo a toda marcha, da pequeñas sacudidas en mi clítoris. Alterna los círculos con rayas en diferentes sentidos. Según aumenta su ritmo mi espalda se despega del colchón. Mis gemidos se tornan tan sonoros que opto por tapar mi boca, pero en un movimiento rápido siento mis muñecas atrapadas entre sus dedos al la…