Ir al contenido principal

Una de tantas (reeditada)



Llevo un camisón negro corto con una pasacintas fucsia a la altura del pecho. Muy corto. Al caminar, puedes ver como se desvela el movimiento de mis nalgas. Mis pies desnudos caminan de puntillas sobre el frío mármol de un lado a otro de la casa. Tú permaneces apoyado en la barandilla de la terraza, observas mis movimientos, mientras le das sorbos al botellín de cerveza. Escuchas como descompaso las palabras musicales de mi voz con el son que sale del portátil. Llamas mi atención al escuchar tu voz al ritmo de la música, totalmente acorde, en sintonía. Lentamente me acerco a ti, al abrigo de la noche. Tus manos húmedas por el frío rozan mi espalda, provocando que un trueno, atraviese mi columna vertebral. Siento como tu mirada recorre todo mi cuerpo, esmerándose en las zonas que más te gustan. Nuestras miradas se sujetan mutuamente como un helicóptero necesita a su piloto. Jugueteo con mis piernas, porque sé que te gusta mirarlas. 
Introduzco mis manos por debajo de tu camiseta para sentir el roce con tu piel. Las yemas de mis dedos recorren lentamente tu torso; se encuentran con tus pezones, erectos por la excitación de tu cuerpo. Te beso. Tú me coges la cara con ambas manos. Empiezas a darme minúsculos besos en mi carita. Me agarras por la cintura y me sientas sobre la barandilla, quedando mis piernas a tu disposición. Introduces tu mano derecha entre mis muslos, al mismo tiempo que nos besamos y mis manos se encargan de ir bajando tus carzonas. Ahora, yo sigo en camisón y tú, estás sólo tú. Somos dos cualquiera, en el piso nº x, de la ciudad nº y, del país del mañana todavía es posible.
Optamos por inaugurar aquella vieja hamaca, que ya estaba cuando llegamos nosotros. Posas mi cuerpo sutilmente sobre la base del camisón, que ya me arrebataste, por la espalda, en el camino entre la barandilla y la improvisada cama. No nos preocupamos de las posibles miradas furtivas, porque sólo nos esconde la luna. Empiezas besando mi cuello, estremeciendo cada poro de piel. Ahí, en la clavícula, no pares, no pares de besar, porque para mí es como llegar al orgasmo. Te gusta lamer mis pezones, sujetar mis pechos con tus manos. Seguir hacia abajo; donde las caderas, también me besas y vas por la línea de las ingles con tu lengua para acabar en el clítoris. Pero, sólo unos pequeños chupones, los suficientes para sentir tu pene dentro de mi cuerpo y............. despertar. 
-----------------
NOTA: Esta entrada fue originalmente publicada en octubre del 2011 y retirada posteriormente. Hoy vuelve a ver nuevamente la luz. Tal vez, os sirva a vosotros de inspiración. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ictus

Ya está aquí otra vez esta puta. Podría dejar de darme el coñazo de una jodida vez. Ahora me obligará a levantarme, a beberme esa mierda de café que hace y comerme unas galletas porque nunca tiene tiempo para hacerme un desayuno en condiciones. Menuda suerte tiene de que no pueda enseñarle cómo cojones tratar a un hombre. ¡Maldita la hora que me dio este puto ictus! La muy zorra que pretendía abandonarme, ¿quién coño se había creído que era ella? Que le pego, dice. Mas tenía que haberle pegado para que aprendiera a respetarme. Ella es la que me debe respeto a mí que para eso soy su marido. Seguro que ahora aprovecha para tirarse a cualquiera, la muy puta. ¡Qué suerte tiene que no me pueda mover de esta jodida silla! Pero soy yo quién ríe el último. Ahora no podrá dejarme nunca, sonrío mientras la miro, y me mira con extrañeza.
–Déjame, coño, ya. ¡No necesito tu ayuda, joder!
–Como quieras, pero o empiezas a tratarme con respeto o tendrás que apañártelas tú solito.
–¿Dónde crees que…

Querido diario

Querido diario,
Hoy venía desarreglado, como si no hubiera tenido tiempo a arreglarse. Tal vez, se haya desnudado para otra. Aunque eso ya no me importa. Hace tiempo que sus aventuras dejaron de importarme, y sin embargo, no consigo escapar de aquí. Parece que este maldito anillo bloquea mis fuerzas, mi voluntad. Hace tiempo que dejé de existir. Ya no existe la Aurora de antes o, por lo menos, hace tiempo que dejé de reconocerme frente al espejo. También dejé de buscar mi reflejo porque odiaba lo que en él veía.  Al principio, te culpabilizas por la situación. Te convences a ti misma que aquello es pasajero, que ha sido un hecho aislado, producto del stress, de la tensión o de cualquier otra cosa nimia que en aquel momento te parece lo más grande del mundo. Pero se repite una y otra vez. En cualquier momento. En cualquier situación. Cualquier día. Intentas prepararte, como si fuera necesario un ejercicio de meditación para calmar su ira, aunque el ejercicio lo hacía yo. Mi ira no ex…

Desconexión

Las oposiciones estaban pasando factura al matrimonio. Luis estaba cada vez más cansado. A veces se dejaba llevar por el estrés y Marcela debía respirar hondo para no coger las maletas y marcharse hasta que finalizaran. No había tregua entre ellos. Trabajar. Estudiar. El calendario parecía haberse parado y el once de abril marcado en rojo se alejaba en vez de estar cada vez más próximo. Marcela empezó a utilizar ropa sexi mientras paseaba desnuda por casa; incluso tuvo el intento, fallido hemos de decir, de cocinar ligera de ropa, pero Luis parecía tener un antifaz que le impedía ver todo aquello que no estuviera ligado con la Física. Hasta que ella se cansó. Ya habían pasado dos meses sin un beso, ni una caricia y ya ni hablamos de puro sexo. Él estaba inmerso en el tema siete mientras Marcela, ataviada con una braguita en forma de falda y un sujetador que le daba un toque de dominatriz, se metió por debajo de la mesa. Empezó a desabrocharle el pantalón hasta quedar a la luz un pene…