Ir al contenido principal

Tensión por whatsapp

Marta se encontraba dormitando en el sofá cuando un pequeño pitido seguido de una intensa vibración le hizo regresar a la realidad. Extendió el brazo derecho para coger su Smartphone y pudo comprobar que había un whatsapp que decía:

-Hola, ¿cómo estás?

Ella, un poco extrañada, pues no estaba dentro de sus contactos, le preguntó:

-¿Quién eres?
-¿Tan pronto me has olvidado?, reescribió rápidamente al otro lado de la pantalla.
-Creo que te has confundido de persona, le dijo ella.
-Yo nunca me confundo, Marta, querida.

Entonces sus manos empezaron a temblar.

-¿Cómo has conseguido este número?, le preguntó con temor.
-Ya te dije que te encontraría, todo es cuestión de tiempo.
-Olvídame, por favor. Vive tu vida sin mí.
-Estás equivocada, querida, se trata de NUESTRA vida. ¡¡Recuérdalo!! Juntos hasta que la muerte nos separe.
-¿Y será por eso que ya has estado a punto de matarme dos veces? ¿Es que no es suficiente? ¿A esto lo llamas amor?
-Te quiero tanto, Marta, que soy capaz de matarte para hacer que nuestro amor sea eterno.
-Eso no es amor, ¡JODER!, ¡Yo ya no te quiero! ¡No eres el hombre con el que me casé! ¡No te reconozco!
-Eres tú la que ha cambiado, la que se va fijando en otros hombres como una vulgar zorra pero yo te llevaré por el buen camino, te enseñaré a ser una buena esposa, ¡no te preocupes, cariño!
-Yo nunca volveré contigo. El amor no es marcarme la espalda con tu cinturón ni follarme sólo cuando tú decidas aunque yo diga que no. Me has maltratado y violado y ya he dicho, ¡BASTA! Si alguien tiene que morir, te aseguro que trataré de no ser yo. ¡No te voy a dejar ganar esta lucha!

Marta desconectó su teléfono. Le quitó la tarjeta SIM. Recogió sus cosas en una pequeña maleta; ya estaba acostumbrada, pues llevaba cinco mudanzas en menos de un año, tres ciudades distintas, pero siempre la acababa encontrando. Era hora de tomar las riendas de su vida. Frente al lector de salidas del aeropuerto, eligió uno al azar. Allí estaba su nueva vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS CONSECUENCIAS

EL HIJO Desde el quicio de la puerta observaba como yacía en su ancho sofá, ligeramente inclinado hacia atrás, mientras hojeaba el periódico del día. Yo no entendía cómo aún malgastaba esa porción de dinero cuando podías tener acceso a toda esa información a través de una pantalla. Pero allí estaba él, leyendo detenidamente, las particularidades escabrosas del mundo. Desde hacía días me movía entre la desconfianza y la absurdez. Y aunque ganaba siempre esta última, el ronroneo de que algo no marchaba bien iba y venía a mi cabeza. Marchó el viernes pasado con su ligera maleta y el pasaporte en la mano alegando que había surgido un imprevisto, de difícil reparación, recalcó, en una de las fábricas que su compañía tenía repartidas por el mundo, y requerían su presencia. Y allí nos quedamos mi madre y yo, sentados en la mesa de comedor, frente a una cena que siempre era hecha con esmero y cariño. No recuerdo que ella pronunciara palabra. Limpió sus labios con una servilleta de lino y emitió…

Carta de despedida a un desconocido

Buscando palabras que no consigo encontrar para ti, cuando tantas veces te he inundado con ellas. Pensamientos caóticos, sentimientos incoherentes, deseos irrefrenables. Y ahora lo único que consigo encontrar son lágrimas derramadas borrando estas letras. Un adiós de almohada es lo que hemos tenido, cuando ni siquiera llegamos a tener un hola de mirada traviesa. Un adiós de las siete de la mañana silencioso, oculto, misterioso, como fue y será siempre tu presencia, como te gustó que fuera. Hubo tantas despedidas, pero duele saber que ésta es la definitiva, que ya no habrá miradas atrás, ni conversaciones nocturnas.
Dos vidas tan opuestas que el capricho de la vida quiso unir para volver a desunir sin oportunidad ni opción. Un esperar nada y la nada es lo que hemos obtenido.
Recuérdalo siempre: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres".
Lo que dueles, joder.
-----------------
El ladrón de sueños

No pacto

Alicia reservaba cada viernes para sí misma. Tras una larga semana de trabajo intenso, se sumergía en su bañera de patas doradas e iba sintiendo como los músculos de su cuerpo se descontraían lentamente. Un recorrido que comenzaba por los dedos de sus pies y desembocaba en los cabellos de su cráneo. El olor a rosas de las sales se fundía con los toques ligeramente amaderados de la botella de vino que descansaba en el bidé. Temperaturas contradictorias dentro de aquel particular espacio. La música entraba suavemente por sus oídos sin hacerle perder la concentración de las hojas que yacían entre sus manos. Cuarenta minutos después, su cuerpo descansaba en un mullido sofá y sus pupilas se perdían frente a la pantalla buscando una conversación nocturna de su interés. Conscientemente, le buscaba a él. Aquel que calentaba sus sueños desde hacía casi dos meses. Sin identidades. Una descripción ligera para que ambos no pudieran reconocerse en su pequeña ciudad. Unos ojos verdes allí. Una mele…